Artsenal, Humor Gráfico, Joaquim Bosch, Número 76, Opinión
Deje un comentario

Rebelión en la Fiscalía

Por Joaquim Bosch / Viñeta: Artsenal. Viernes, 12 de mayo de 2017

@JoaquimBoschGra

Las diferencias políticas detectadas en la Fiscalía son enormemente negativas en la lucha contra la corrupción porque los abusos de poder en una sociedad democrática solo pueden perseguirse desde espacios de control y vigilancia institucional, especialmente desde los tribunales. Por tanto sí que es muy inquietante que desde el ámbito político puedan producirse presiones o imposiciones. Es cierto que hubo una rebelión de los fiscales anticorrupción más allá de cualquier sensibilidad. La práctica totalidad de los fiscales anticorrupción se negó a que se cuestionara su trabajo cuando existían indicios de delito. Y cuando existen tales indicios han de seguir las investigaciones caiga quien caiga. Por lo tanto, la actuación del fiscal jefe anticorrupción merece muchas aclaraciones y más cuando hemos escuchado las grabaciones entre políticos de bastante relevancia en las que están diciendo que a la cúpula fiscal y a la cúpula judicial no se accede por criterios de mérito o capacidad, no se nombra a los mejores sino a los que son proclives a determinados intereses partidistas, incluso a intereses que pueden llegar a ser delictivos. Visto lo visto, pienso que existen serios problemas en el sistema de división de poderes en nuestro país por las interferencias que se están produciendo. De hecho, el anterior fiscal general, Torres Dulce, tuvo que dejar su cargo cuando discrepó con el Gobierno.  La siguiente fiscal general, la señora Madrigal, no quiso aceptar una serie de imposiciones del ministro de Justicia, según se ha publicado en algunos medios de comunicación, para que se pudiera nombrar al señor Moix. Ambos también tuvieron que dejar su cargo pues parece que, por las grabaciones que se han hecho públicas, determinados jueces se tienen que situar en función de determinados intereses políticos. Yo creo que hay que hablar claro: tenemos una corrupción que está plenamente instalada en el sistema. No es una cuestión esporádica ni puntual.

El ministro Catalá y el Fiscal General del Estado dicen que no habría corrupción ni maquinaciones políticas si fiscales y medios estuvieran calladitos.

El Fiscal Jefe Anticorrupción parece más pendiente de perseguir a periodistas que a corruptos.

Suena mal: el Gobierno quiere cambiar jueces instructores independientes por fiscales dependientes.

La Fiscalía no puede ser el brazo armado del Gobierno y del poder político en la Justicia española.

Rajoy dice que ha perseguido la corrupción. Pero jamás le he visto actuar contra ningún corrupto de su partido hasta que ha ido a la cárcel.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@ARTSENALJH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *