El Petardo, Humor Gráfico, Número 77, Opinión, Óscar González
Deje un comentario

Escrupulosidad variable

Por Óscar González / Viñeta: El Petardo. Viernes, 26 de mayo de 2017

@Morgoski

De acuerdo, crucifiquemos a Pablo Echenique en el mástil de la bandera de la Plaza de Colón de Madrid. Resulta que va el tío y se pilla un asistente para unas horas diarias y no le hace contrato ni lo da de alta en la Seguridad Social. En su defensa, alega haber creído que el trabajador en cuestión era autónomo y estaba al día en sus obligaciones, pero se marca una media verónica cuando le piden que presente las facturas por servicio y dice que no se las reclamó al empleado. Meses atrás también admitió estar al tanto de que esta persona había estado trabajando en negro, porque no le daba para pagarse la cuota de autónomo, pero que había mantenido la relación con él para no dejarlo tirado. Hasta aquí, lo que podríamos considerar hechos probados. Y dudo que esté en discusión que la conducta del secretario de organización de Podemos ha estado bastante lejos de ser correcta.

Sin embargo, suponiendo que nos permitan convertir la plaza en cuestión en nuestro Gólgota nacional, no desaprovechemos el espacio. Plantemos también cruces para todos aquellos pequeños hosteleros que tienen camareros que trabajan ocho y diez horas pero sus contratos son de media jornada, para todos los autónomos que echan mano de la familia para ayudar a sacar adelante sus negocios, para aquellos que tienen becarios y contratos de formación para hacer encaje de bolillos y cuadrar sus cuentas a final de mes. También a esos autónomos que trabajan todo el año pero solo se dan de alta cada tres meses, cuando tienen que facturar.

Y, suponiendo que todavía nos queden un par de metros cuadrados vacíos después de tamaña limpieza, no perdamos la ocasión de colgar también a los que no han pedido una factura por ahorrarse treinta euritos de IVA, ni a los que venden cedés y películas pirateadas en el top manta ni, por supuesto, a los fontaneros que vienen a arreglarte la cisterna y te cobran en negro o al hijo de nuestro amigo Manolo, que sabe un huevo de informática, y nos formatea de gratis el ordenata de casa a cambio de la voluntad y a veces ni eso. Puestos a deformar la realidad, este último caso es el más dañino, ya que nos movemos entre la economía sumergida y la explotación de menores. Para estos, además de la crucifixión, propongo cincuenta latigazos.

Propongo también que la cuadrilla encargada de clavar en las cruces a los indignos esté compuesta solo de personas que jamás hayan pagado o cobrado “en B”, ni que nunca hayan ayudado en el negocio de un amigo o un familiar. Que nunca hayan colaborado en una mudanza y después hayan sido invitados a unas cervezas (pago en especie) o que hayan tenido la suerte de no necesitar nunca recurrir al trabajo en B. Fijo que habría hordas de candidatos, faltaría más.

Esto no va de si Echenique ha infringido la normativa o no (que también). Si así se determina, habrá de ser sancionado, como cualquiera. El problema es que Echenique se ha convertido en un símbolo para muchos, y llenar de mierda los símbolos del que se identifica como enemigo es una de tantas maneras de combatirlo. El problema es que hay gente echándose las manos a la cabeza y pidiendo su idem porque un representante público tendría que ser ejemplar y a ver con qué cara va Podemos ahora a exigir cuentas a nadie. Porque en no-sé-qué-país del norte un político dimitió por una multa de tráfico y ese es el modelo a seguir. Porque estamos hartos de ladrones. Porque queremos que nos representen los puros, no la gente normal, la que se equivoca y hace cosas discutibles para ir tirando. Porque siempre será más fácil señalar con el dedo las miserias del de al lado que los abusos del que está enfrente, que por lo general es bastante más poderoso que el compañero.

Mientras no entendamos que el problema no suelen ser los individuos sino un sistema que machaca a los de abajo para mantener a los de arriba tranquilos, seguiremos pidiendo cabezas cada vez que a uno de los nuestros le descubran una cagada mundana. Porque, hoy por hoy, estamos más dispuestos a pensar que quien trabaja en negro o paga un servicio sin IVA lo hace porque es un listo, un vividor, un aprovechado.

Eso sí, qué grande el Madrid con Florentino, Balón de Oro para Cristiano y Messi MVP de la Liga. Con esos tenemos menos escrúpulos. Por lo que sea.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@petardohuelva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *