Humor Gráfico, Iñaki y Frenchy, Joaquim Bosch, Número 74, Opinión
Deje un comentario

Tuits desde el juzgado

Por Joaquim Bosch / Viñeta: Iñaki y Frenchy. Viernes, 14 de abril de 2017

@JoaquimBoschGra

Me resulta preocupante que se equipare a Carrero Blanco con verdaderas víctimas del terrorismo, que fueron asesinadas por representar democráticamente a la sociedad. Carrero ocupó durante décadas los más destacados cargos de una dictadura especialmente sanguinaria, que perpetró asesinatos, torturas y todo tipo de crímenes contra la humanidad. Los chistes sobre Carrero, contados por millones de personas, siempre han sido una sátira contra ese régimen opresor y no implican justificación del terrorismo en una sociedad democrática. Mantener el mausoleo faraónico de Franco en el Valle de los Caídos sí que es enaltecer el terrorismo de Estado. Y humillar injustamente a sus víctimas.

Son tiempos complicados para la libertad de expresión. Hay una gran cruzada contra el humor crítico, porque molesta, irrita y enfurece al poder político y religioso.  La idea de terrorismo solo puede concebirse en el marco de un Estado de Derecho y de una sociedad democrática. Ante una dictadura que practica el terrorismo de Estado e impide los derechos fundamentales, no puede sorprender que haya todo tipo de respuestas. De hecho, legitimar esa dictadura implicaría convertir en delincuentes a todos lo que lucharon pacíficamente por la democracia. Y eso sería inaceptable.

Para sonreír un poco. En La Sexta Columna nos pidieron a varios participantes en el programa que leyésemos ante la cámara un chiste sobre Carrero Blanco. En mi caso he de confesar con absoluta franqueza que nunca me ha entusiasmado el humor negro. Pero creo que no se puede criminalizar a quienes les guste. En todo caso, las respuestas nos demuestran los niveles de restricción de las libertades a los que estamos llegando.

Me parece preocupante que se consolide una jurisprudencia que diga que bromear sobre el número dos de Franco es apoyar al terrorismo. No entiendo cómo ahora se puede ver a ETA por todos los lados, cuando hace años que no hay asesinatos.

Las leyes sobre delitos de odio pretenden evitar las conductas que generen riesgos para determinados sectores de la población. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dicho que solo se puede castigar con prisión a alguien en estos casos si está apoyando de manera directa o indirecta que se produzcan conductas violentas. La sátira contra una dictadura está muy lejos de todo eso.

Cualquier día van a canonizar a Carrero Blanco y a presentarlo como un gran benefactor de la humanidad. Forma parte de cierto “blanqueo” de todo lo que fue la dictadura de Franco y del olvido de quienes lucharon por la democracia y las libertades.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

IÑAKI Y FRENCHY

@inakiyfrenchy76

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *