Humor Gráfico, Luis Sánchez, Número 74, Opinión, Víctor J. Maicas
Deje un comentario

¿Siguen en vigor algunas prácticas feudales?

Por Víctor J. Maicas / Viñeta: Luis Sánchez. Viernes, 14 de abril de 2017

Víctor J. Maicas

¿Realmente creen que a nivel económico las prácticas feudales desaparecieron totalmente hace siglos? Según nos cuenta la historia en la Edad Media los reyes (que eran los que “en teoría” mandaban) necesitaban a los señores feudales (que eran los que realmente tenían el poder por medio de sus ejércitos y riqueza) para seguir manteniendo su estatus y sus privilegios.

Así las cosas, dichos señores feudales quedaban exentos en cierto modo de “pagar impuestos” (no fuera cosa que “se enfadaran” y por lo tanto se rebelaran), a la vez que se encargaban precisamente de cobrar los impuestos a la única clase social que no tenía ningún tipo de poder, es decir, al pueblo llano.

Pero esto no sólo lo vemos estudiando la historia, sino que también lo observamos en multitud de películas en donde todos podemos apreciar las injusticias de aquella época poniéndonos, por consiguiente, del lado del más débil y desprotegido (son innumerables los films relacionados con esto, desde Robin Hood a todo tipo de secuelas en ese sentido).

No obstante, curiosamente la ciudadanía en general de hoy en día no es consciente de que en cierto modo dichas prácticas siguen en la actualidad, puesto que la población tiene la percepción de que dicha situación hace muchos siglos que pasó ya a la historia. Pero bajo mi punto de vista, considero que se trata de una percepción bastante irreal provocada, sin lugar a dudas, por ese abrumador dominio de los medios de comunicación por parte de los más poderosos que nos dan a entender que en la actualidad hemos avanzado tanto en la justicia social que ya apenas existen injusticias al menos en las sociedades más desarrolladas. Siempre nos suelen decir: “la justicia es igual para todos” (y supongo que incluso habrá muchos que se creen hasta tal afirmación).

Pero verán, comparando de forma rápida aquella época medieval con lo que sucede hoy en día, por ejemplo vemos que un número muy considerable de políticos (que como los reyes en la antigüedad son los que “en teoría” mandan) necesitan a los milmillonarios (que como los antiguos señores feudales tienen realmente el poder por medio de una enorme acumulación de capital) para continuar manteniendo su estatus y sus privilegios.

Por lo tanto, los milmillonarios (haciendo el símil, los antiguos señores feudales) en la actualidad quedan exentos en cierto modo de pagar impuestos no sea cosa que “se enfaden” (véanse por ejemplo las SICAV, los paraísos fiscales y esa enorme rebaja que se ha ofrecido en los últimos tiempos a los más pudientes en relación a los proporcionalmente ya pocos impuestos que pagaban). Pero a pesar de todo, quizá algo sí ha cambiado en la actualidad, puesto que en la época de hoy en día estos “nuevos señores feudales” ya no se tienen que dedicar a cobrar los impuestos al pueblo llano debido a que en la actualidad de esa ardua tarea se encargan sus vasallos los políticos (algunos de esos que “en teoría” nos hacen creer que tienen el poder pero que en muchas ocasiones dan la sensación de ser una especie de mercenarios muy bien pagados).

En fin, pues por no extenderme demasiado, simplemente añadiré que después de esta especie de pequeña metáfora histórica en forma de reflexión que acabo de hacer en voz alta, pienso que cada cual puede opinar evidentemente lo que quiera o desee, pero yo particularmente estoy convencido de que en el fondo determinadas prácticas feudales todavía están muy vigentes hoy en día, a pesar de lo que nos quieran hacer creer los más poderosos a través de muchos de esos grandes medios de “desinformación” que controlan casi por completo y que, en definitiva, manipulan la percepción de la realidad a su antojo para así seguir dominando el mundo y a la incauta población que lo habita.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Luis Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *