Marjo Garel, Número 74, Opinión
Deje un comentario

¿Qué nuevo desorden mundial se nos viene encima?

Por Marjo Garel. Viernes, 14 de abril de 2017

@Marjo_Garel

Difícil mantenerme callada, lo saben quiénes me conocen. Rompo las mangas por los codos de tanto hablar pero es tanto sobre lo que hay que levantar la voz, que llegó un momento que me rebasó y mi cabeza no daba más de sí para ordenar las cosas que me venían a la mente y establecer prioridades.

Todo a la vez, era un maremágnum de tal magnitud como el que en estos momentos se está viviendo. Hace unos días, en una de las páginas que visito, preguntaban a los amigos qué lugar del mundo es aquel al que siempre habíamos deseado viajar y nunca lo habíamos hecho.  Yo me he quedado con ganas de visitar muchos y, en ese momento, pensé que no me apetecía visitar ninguno. Todo esto, antes de que se desatara esta especie de hecatombe mundial que pienso está preparada para aprovechar tanto gasto armamentístico, tanta arma obsoleta guardada en silos y que necesitan quitarse de encima, porque de no hacerlo, la industria se iría a la porra.

La nueva fase comenzó con el gaseado y rociado químico de El Asad sobre la población civil. Qué más da, que mueran de hambre, ahora morirán de hambre y quemados. Y en esas estamos, como siempre, con la población sufriendo, con los refugiados ahogados en el Mediterráneo o muriendo mientras miran las vallas y concertinas, mientras el nuevo “salvapatrias” ataca, dicen, sin previo aviso los aeropuertos de Siria.

Luego, a los tres o cuatro días, llegan las amenazas de los aliados del presidente sirio, Iraq y Rusia, para que el del bisoñé rubio con patas no vuelva a “hacer daño” a sus intereses, porque lo que es a la población, ni unos, ni otros, están de su parte. Dicen que ellos serán contundentes y que utilizarán “la fuerza” contra EEUU. Todo sea por los gasoductos que atraviesan la zona y por el dinero que pueden llevarse calentito y nunca mejor dicho, porque ardiendo está Siria y su pueblo.

Por si esto no fuera suficiente y a modo de desviar la atención general de esa diana ardiente, comienzan a atentar en ¡Europa!, después que el mes de febrero lo calentaran en Turquía, Pakistán, Somalia, Bagdad, etc. etc.  Empiezan en Londres el 22 de marzo, siguen en Amberes, la estación de metro de San Petersburgo, Estocolmo, una iglesia copta en Egipto y al mismo tiempo nos avisan de que un portaaviones de los EE.UU se dirige hacia aguas de Corea del Norte, que está muy tranquilo el presidente King Jong Un y hay que animarlo a que pruebe sus últimas armas, a que dispare contra quien sea, el caso es que se vea con qué potencia cuenta el coreano, no sea que les sorprenda cualquier día saludando desde la Casa Blanca, porque ha sido dejado caer con un dron (de gran tonelaje, por supuesto) y los ha cogido en pañales.  Y para finalizar la madre de todas las bombas que Trump ha dejado caer, como quien no quiere la cosa, sobre Afganistán.

¿Qué “fiesta” nos están preparando a nivel mundial?  Mucho me temo que va a ser explosiva y si nos dedicamos a golpear la piñata, los regalos van a ser sonoros, mascletá continua, país por país, ciudad por ciudad.

Mientras tanto, en mi pequeña Región de Murcia se libra una batalla –Púnica– contra la corrupción. Dimite el presidente y coloca a otro señor, que no se ha presentado a las elecciones en ningún momento y fue defenestrado por el anterior, Alberto Garre, al intentar ocultar los desmanes de su predecesor, el señor Valcárcel.  Yo no sé si los tambores y pitos de burla que siguen a los pasos de Semana Santa en Murcia se pitorrean de cada murciano, y burla burlando, nos colocan a este señor que nadie quiere que sea presidente. Claro está, nadie que no sea del PP o Ciudadanos. Todo para “salvarnos” de un tripartito donde figure Podemos. ¡Santos varones!

Salvados pues, disfrutaremos de las Fiestas de Primavera. Suspiros de tranquilidad de todos los murcianos, mientras regeneramos el Mar Menor, ya reconvertido en estercolero, de peladuras de habas y otros desechos “flotantes”.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *