Ada Colau, El Petardo, Humor Gráfico, Número 75, Opinión
Deje un comentario

Nadie sabe nada

Por Ada Colau / Viñeta: El Petardo. Viernes, 28 de abril de 2017

@AdaColau

Esperanza Aguirre declarando en un juzgado. Mariano Rajoy tendrá que hacerlo en breve. Artur Mas cada vez más salpicado por la trama del 3 por ciento. Ignacio González detenido. Marhuenda imputado. La corrupción subiendo en el ranking de problemas que más preocupan a la gente… Y aún así ya nada nos sorprende, ya sabemos lo que viene ahora: Esperanza Aguirre dirá que no sabía nada. Mariano Rajoy dirá que no sabía nada. Aunque dirigió campañas para Aznar, aunque comió y cenó con su amigo Bárcenas incontables veces (“Luis sé fuerte”)… él no sabía nada. Artur Mas dirá que no sabía nada. Que la conversación publicada con el confeso Prenafeta entra dentro de la “normalidad”. Pero escuchadla, porque no es tan grave lo que dicen como lo que se da por entendido (“un señor que quiere facilitar… COSAS… ¿me explico?”). En esos silencios y eufemismos, que son ya un código normalizado, está la esencia de un sistema que se pudre. Todavía estamos pagando obras con las que financiaron sus cargos y sobresueldos, sus cómplices voceros y sus campañas faraónicas. Hay algo muy revelador en la confesión de Prenafeta. No tanto en el porcentaje, el 3 y hasta el 4 por ciento de comisión. Eso ya lo sabíamos. Más bien en la frase “era lo habitual en el mercado”… en el MERCADO. Ese mercado que según Rajoy, Mas, Aguirre, González y Marhuenda, se autorregula. Ese mercado al que han venerado y entregado nuestros servicios públicos, troceados, privatizados para beneficio de sus amigos… ese “mercado”, el suyo. El de los que se proclamaban “los mejores gestores del bien común”. Frente a la indecencia, construyamos desde abajo una democracia sin silencios, eufemismos ni sobreentendidos. Pongamos los mecanismos para que la corrupción ni salga impune, ni salga a cuenta. Uno de ellos es sencillo: no votar a corruptos ni a quien ha comido y cenado entre corruptos pero, aun así, “no sabe nada”.

Política para el ciudadano. Los ayuntamientos somos las administraciones que más deuda hemos reducido y más superávit hemos generado… ¿Y qué hace Montoro? Ir a por nosotros, atacar la autonomía municipal a través de la nueva propuesta de presupuestos. No sólo pretende impedir que utilicemos lo ahorrado en beneficio de los ciudadanos, sino que ahora pretende frenar los procesos de municipalización en servicios básicos clave. En Barcelona, por ejemplo, hemos remunicipalizado escuelas infantiles, estamos trabajando para recuperar la gestión pública del agua, hemos puesto en marcha una operadora energética municipal y estamos creando un servicio funerario público que ofrecerá precios asequibles. Por supuesto, estos procesos atacan intereses privados de grandes compañías que hacen enormes beneficios a costa de especular con bienes de primera necesidad. Por eso, los grandes lobbies no han tardado en ir a reclamar al Partido Popular que actúe contra los ayuntamientos que pretendemos recuperar y reforzar servicios públicos de calidad. Una vez más, Montoro nos recuerda para quién gobierna el Partido Popular: para unos pocos, para sus amigos, para esos que luego les ofrecen sillones bien pagados en sus consejos de administración. Pero se equivocan si se creen que nos vamos a rendir: ayuntamientos como Barcelona, Madrid, Valencia o Zaragoza seguiremos haciendo frente común para defender el interés general y los servicios públicos frente a la política del derroche (el de ellos), la austeridad (para el resto), las privatizaciones y la corrupción generalizada del PP.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@petardohuelva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *