Humor Gráfico, L'Avi, Número 75, Opinión, Óscar González
Deje un comentario

Hora de retratarse

Por Óscar González / Viñeta: L’Avi. Viernes, 28 de abril de 2017

@Morgoski

Podemos ha planteado esta mañana una moción de censura contra Mariano Rajoy, el pobre hombre que no se enteraba de nada mientras sus amigos, personas de confianza y hasta enemigos iban desmontándonos el Estado poco a poco. Lo han hecho apenas 24 horas después de presentar una alternativa al proyecto de Presupuestos Generales del Estado en forma de enmienda a la totalidad, algo que muchos recibimos con interés después de que algunas de las últimas acciones comunicativas del partido (como la cutrez del Tramabús) nos dejasen algo fríos.

La alternativa a los Presupuestos, puramente keynesiana, apuesta por una relajación de los objetivos de déficit, que se situarían en un 3,7% del PIB, frente al 3,1 recogido en la propuesta de los Populares, y supondría un gasto adicional de alrededor de 20.000 millones de euros. Con ellos se abordarían, entre otras medidas, las primeras fases de la transición hacia un modelo energético sostenible, un plan de ingresos mínimos para las familias más vulnerables, un plan de empleo gestionado por los ayuntamientos y focalizado en los parados de larga duración, así como la recuperación del IPC como índice de referencia para la revalorización de las pensiones.

Por el lado de los ingresos, la propuesta confía en obtener alrededor de 4.000 millones por el mero efecto multiplicador del gasto y el crecimiento de la actividad económica, algo que parece sensato. A su vez, pondría en marcha una serie de medidas como el impuesto directo a la banca y las grandes fortunas o la eliminación de algunos de los agujeros negros del Impuesto de Sociedades que las grandes empresas utilizan para bajar su factura fiscal. En total, unos 7.500 millones de recaudación adicional sobre la propuesta del PP, que también incluirían la tan necesaria reforma de las cotizaciones de los autónomos.

La proposición acepta matizaciones y mejoras, pero pone en el debate público que existen alternativas razonables a las políticas de recorte que el Partido Popular nos ha vendido como la única salida viable. Y lo hace con la seriedad suficiente para no poder ser desdeñada. Un paso en la buena dirección.

Por su parte, la moción de censura anunciada esta mañana es la respuesta lógica ante la precipitación de acontecimientos vivida en los últimos días. Esperanza Aguirre declarando, llorando y dimitiendo ─en ese orden─, Rajoy citado a declarar (que aportará poco, porque esos temas seguro los lleva su marido) o los oscuros tejemanejes para apartar fiscales de los casos de corrupción han sido más de lo que cualquier cortina de humo alcanza a tapar.

Conviene, pese a todo, no llamarnos a engaño: la moción de censura fracasará casi con total seguridad. El PSOE ya ha manifestado que no apoyará la iniciativa, y lo mismo ha hecho el PP de los chinos, esos que llevan por bandera la regeneración democrática y la lucha contra la corrupción, pero no dudan en hacer de bastón para que los ladrones de la cueva de Ali Babá sigan gobernando en el Estado o las diversas comunidades autónomas.

Servirá, no obstante, para que unos y otros queden perfectamente retratados, si es que quedan dudas aún sobre el pie del que cojean. En medio de la tormenta de mierda, no cabe ponerse de perfil, porque te manchas igual.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

L'Avi

@AviNinotaire

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *