Aitana Castaño, Artsenal, Humor Gráfico, Número 75, Opinión
Deje un comentario

Casa de imputes

Por Aitana Castaño / Viñeta: Artsenal. Viernes, 28 de abril de 2017

@Sairutsa

Mi madre, por el ruido que hacen las puertas de las neveras del restaurante, sabe si la cerveza que estamos cogiendo es para vender o para nosotros. Tuve una profesora en la escuela que de espaldas era capaz de adivinar de quién era el murmullo que se oía tras ella. Y también tuve una jefa que desde la habitación de al lado sabía si estabas cogiendo más folios de los que necesitabas. Pero Esperanza Aguirre no se dio cuenta de que delante de ella estaban robando a los madrileños 25 millones de euros (como poco). Ya… Claro…

Esperanza Aguirre dimite y dice sentirse “engañada y traicionada”. Al resto de españoles nos queda:
A) Robados
B) Vacilados
C) Humillados
D) Real Madrid en el minuto 92.
E) Todos los anteriores.

Compañeros periodistas, plumillas, juntaletras y demás seres comunicacionales: Igual hay que plantearse no publicar nada sobre los casos de corrupción. Y evitar así el efecto llamada. ¿A que la culpa va a ser nuestra?

El PP es una casa de imputes. Hoy: Eduardo Zaplana (podéis pegarme).

Que parece ser que la trama criminal encabezada por el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González (PP), entre otros, desfalcó a las arcas públicas, a través de sus tejemanejes en el Canal de Isabel II, cerca de 25 millones de euros. Pobres. Seguramente si no hubiéramos estado en crisis habría sido mucho más. Y nosotros quejándonos por los recortes. Rediós. Que nos quejamos por todo y ellos sí tienen problemas de verdad…

Si tuviera que votar en Francia el próximo 7M lo haría por Macron. Considero que quedarme en casa porque no me gusta ningún candidato (que es la verdad) sería como votar a Le Pen.

EE.UU ha lanzado por primera vez en combate la bomba GBU-43, de 10 toneladas. Lo ha hecho en Afganistán, contra un objetivo de ISIS, concretamente al parecer una red subterránea de túneles. La llaman La madre de todas las bombas. Es la bomba no nuclear más potente que tiene EE.UU en su arsenal. Todo muy cristiano, de Jueves Santo. Porque es que los cristianos en esta movida mundial somos los pacíficos, por si no lo sabíais.

Para que nos entendamos, ¿os acordáis del atropello de la Calle Mon de Oviedo? Pues si fuera hoy, se lo atribuiría ISIS. En la madrugada del 9 de noviembre de 2002, 37 personas fueron atropelladas en la calle Mon (peatonal, y una de las más concurridas de la noche oventese) por un conductor, Nino José, de origen venezolano y residente en Gijón, que mientras circulaba por la vía a gran velocidad y gritaba “¡Puta Oviedo!” se cargaba, literalmente, a gente que tomaba sus copas, cantaba sus canciones y/o ligaba lo que podía. Cinco de los heridos sufrieron lesiones muy graves. El resto graves o leves. Nino José Rodríguez Novoa fue condenado a 39 años de prisión por acumulación de condenas. Cumplió dos años y medio.

Por cierto. El ataque del otro día al autobús del equipo de fútbol Borussia Dortmund en el que dos personas (un futbolista y un policía) resultaron heridos fue perpetrado por Sergei V., un ruso-alemán de 28 años al que acaban de detener y que, según se ha sabido, buscaba ganar dinero con la caída en bolsa de las acciones del club de fútbol. Pero que también fue ISIS, no os vayais a creer ¿eh?…

Cuando leí a Eduardo Mendoza la primera vez era verano y no me sobraban los libros. Ni dos páginas llevaba cuando pensé: “¿Pero esto qué es? ¿Qué es esta manera de escribir? ¿Cómo será esto de ser el autor, la autora, de un texto que hace reír, que hace sentir alegría?”. Todo eso pensé. Así que Eduardo Mendoza, en aquel verano en el que no me sobraban los libros para leer, provocó en mí mucho más que una sonrisa. Ha recibido el premio Cervantes y contó que descubrió la literatura con el Quijote. Yo descubrí con Mendoza que se puede hacer reír, y mucho, con lo que se escribe, y descubrí también que la sensación es estupenda. Nunca se lo agradeceré lo suficiente. Ni a él ni a la amiga a la que sí le sobró un libro aquel verano y al dejármelo me dijo: “Te vas a reír”.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@ARTSENALJH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *