Ada Colau, Humor Gráfico, L'Avi, Número 74, Opinión
Deje un comentario

Abusos, injusticias, desmanes

Por Ada Colau / Viñeta: L’Avi. Viernes, 14 de abril de 2017

@AdaColau

El programa Els Matins de TV3 ha enfrentado en un cara a cara a la concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, con el representante de MKPremium, una inmobiliaria que en los últimos días ha protagonizado un mediático caso de acoso inmobiliario para vaciar de inquilinos un edificio del barrio del Raval, una práctica que por desgracia no sólo es habitual sino que está amparada por una legalidad que las instituciones competentes (Generalitat y Estado) no han cambiado, pese a los dramas humanos que ha provocado la burbuja inmobiliaria. Leyes que olvidan que la vivienda es, antes que nada, un derecho.  Gala Pin se ha enfrentado a un hombre arrogante que ha defendido, con paternalismo machista y absoluto descaro, métodos para echar a los vecinos que quizás sean legales (habrá que verlo en los tribunales) pero son, sin ninguna duda, despreciables éticamente. Vale la pena ver el cara a cara porque lamentablemente escenifica y ejemplifica a qué nos enfrentamos, bastante solos/as, por cierto, como administración municipal. Y apunta hacia dónde hay que ir: crear entre todos un sentido común que presione para cambiar una legislación que se ha pensado para favorecer al fuerte frente el débil. Un sentido común que, sobre todo, empodere a un vecindario consciente, informado de sus derechos y movilizado para defender a sus vecinos y vecinas ante tanto buitre sin escrúpulos. Vecinos y vecinas de Barcelona, tenemos pocas herramientas, pero las que tenemos son vuestras. Si sufrís alguna de estas prácticas, no dudéis en ir a la Oficina de Vivienda de vuestro distrito.

El oligopolio energético lleva años privatizando un bien común y necesario. Impone sus precios, sus condiciones, desentendiéndose de miles de familias que no pueden cumplirlas y a las que condena a la pobreza energética. En las juntas directivas de esas grandes empresas se sientan los mismos que, bajo la promesa de sueldos millonarios, aprobaron las leyes que les favorecen, leyes que han permitido abusos y la vulneración sistemática de derechos básicos. Barcelona está plantando cara a este sistema perverso con las herramientas que tenemos. Hoy, tras el último trámite en en el Pleno de la ciudad, nace Barcelona Energía, una comercializadora pública municipal de electricidad que a partir de 2018 podrá auto abastecer al consistorio y proporcionar energía a 20 mil hogares de Barcelona. Será la mayor eléctrica cien por cien pública y renovable del Estado, y nace con el objetivo de convertirse en un herramienta para que la ciudadanía ejerza su soberanía frente a la tiranía del oligopolio energético.

Siempre hemos dicho que la venta ambulante no autorizada es un problema complejo que tiene que abordarse desde múltiples ámbitos y no tiene una solución mágica. También somos muy conscientes de que una cosa es la venta ilegal y otra muy distinta los vendedores. Detrás de las mantas hay verdaderas historias de dignidad y sacrificio: gente joven que ha tenido que huir de su país de origen y está en su derecho de buscar (como ha hecho la humanidad durante siglos) un futuro mejor y, en muchos casos, la supervivencia de su familia. No podemos permitir la venta no autorizada en las calles. Es una actividad económica y la ley debe ser igual para todos. Pero sí debemos, como ciudad que quiere y tiene el deber de acoger, promover iniciativas que generen oportunidades y alternativas dignas. Hoy se ha presentado DiomCoop, una cooperativa que va a permitir a 15 personas que se dedicaban a la venta ambulante no autorizada regular su situación y tener una salida profesional vendiendo artesanía y productos de comercio justo de forma legal en mercadillos y ferias de la ciudad.

Diom, palabra “wolof” que han elegido como nombre del proyecto, significa DIGNIDAD, FORTALEZA INTERIOR y AYUDA MUTUA. Valores que sienten muy suyos y quieren poner al servicio de la ciudad que los acoge. Llevamos meses trabajando en este proyecto pionero en Europa, y durante el proceso la cooperativa ha tenido relación con más de cien entidades de la ciudad. Es, por tanto, un proyecto colectivo de una ciudad que quiere ser acogedora y garantizar igualdad de oportunidades y alternativas dignas para todo el mundo. Evidentemente, DiomCoop no va a solucionar el complejo problema de la venta ambulante no autorizada. Pero hay cosas pequeñas que tienen el potencial de convertirse en ejemplos simbólicos, y de deshacer prejuicios y cambiar la mirada que tenemos sobre los demás. Esta es, en definitiva, una iniciativa pequeña que hace un poco más grande esta gran ciudad.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@AviNinotaire

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *