Humor Gráfico, Joaquim Bosch, Luis Sánchez, Número 71, Opinión
Deje un comentario

Tuits desde el juzgado

Por Joaquim Bosch / Viñeta: Luis Sánchez. Viernes, 3 de marzo de 2017

@JoaquimBoschGra

La fiscal Madrigal no siguió en su puesto por rechazar las presiones del ministro Catalá. Tremendo el titular. Así no se suprime la corrupción. La Fiscalía no debe ser sucursal del poder político, ni servir a intereses partidistas.

Los fiscales que luchan contra la corrupción reciben más presiones que los propios corruptos.

Fiscalía y Gobierno apoyaron la prisión incondicional de los titiriteros, pero no la de Iñaki Urdangarin.

El ministro Catalá justifica seis indultos diciendo que la prevaricación no es corrupción. A este paso prevaricar no será ni siquiera delito.

Indultos sin explicación. El Gobierno perdona hoy la prisión a seis funcionarios que prevaricaron.

Esperanza Aguirre asegura que es muy dura la condena de prisión por el caso Gürtel. No ha dicho nada de que es muy duro robar a toda la sociedad.

Un dictador fascista no debe tener un mausoleo público pagado por una sociedad democrática. Que Francisco Franco vaya al cementerio que diga su familia.

Hay que limpiar la política de corruptos. Pero sin olvidar que no habría corrupción sin empresarios marrulleros que se enriquecen sobornando.

Llama la atención que las empresas implicadas en la corrupción suelen estar muy identificadas, pero no se inician investigaciones específicas cuando hay indicios de corrupción contra los políticos. Como si las empresas estuvieran por encima del bien y del mal. En determinados casos me parece que están más cerca del mal.

En Twitter varios empresarios me han dicho que lo suyo es ganar dinero como sea y que no tienen por qué entrar en cuestiones morales. Como sea, implica al margen de la ley, si hace falta, y efectivamente sin el menor escrúpulo.

Confieso que me he espantado estos días cuando desde determinados ámbitos catalanes se ha dicho que con el nuevo estado independiente tendrían que destituir al ochenta por ciento de los magistrados y sustituirlos a dedo. ¿Esos jueces nombrados por el poder político aclararían de verdad la corrupción de los cargos públicos catalanes? Así se va de Guatemala a Guatepeor.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Luis Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *