Número 73, Opinión, Tonino Guitián
Deje un comentario

Tierra de lodo

Por Tonino Guitián

@toninote

Yo creo –en mi fuero interno, porque aquí nadie suelta prenda– que Amadeu Fabregat convenció al entonces president de la Generalitat Joan Lerma para crear un órgano de propaganda que pudiera anular el poder subyugador del populismo con mala uva del diario valenciano Las Provincias. Harían un medio de comunicación tan sutil como una pompa de jabón. Un mundo artificial paralelo donde confluyera y dominara el idioma, la idiosincrasia de los pequeños pueblos, el periodismo dulce, las mares de Déu, la señora Vicenta y todos los escaparates y collares de cuentas necesarios para atraer a los nativos y se unieran en un nacionalismo suave y permisivo. Así pues, cuando Canal 9 Ràdio se configuró inicialmente como un medio serio y sostenible, Amadeu envió a José Ramón Lluch para desfigurarlo con el ácido de su ignorancia, no fuera aquello a parecerse a una Catalunya Ràdio (en su factura, no en la cuestión idiomática que sería absurdo) o a Radio 3 en su manera de comunicar. La televisión fue degenerando sola y cuando la recibieron los ideólogos del PP tenían ya el trabajo hecho, sólo hubo que aumentarlo y llevarlo a la ruina para que fuera inviable y venderlo a algún amigo. Sin embargo, con la llegada de las redes sociales, que funcionan mucho mejor con la gasolina del odio y la mala leche, la lucha a favor de algo es mucho más complicada que la lucha contra algo. Desde hace años, destruir es más fácil que construir, y hay muchos destructores que llevan años de recorrido por delante. Conclusión: combatir una mierda con otra mierda conlleva enviar todo a la mierda.

20/3/2010: Carta enviada a un periódico digital: “Me gustaría que la Asociación de Agencias de Publicidad de la Comunidad Valenciana tomara ejemplo y denunciase los contratos con Orange Market… pero NO HAY HUEVOS”.

¿Qué te iba a decir yo? Ah, sí: La reforma laboral, ¿te la estás comiendo en versión original o con subtítulos?

¡No te desanimes nunca, no hay nada imposible! ¡Mira la familia Blasco-Císcar!

La mujer elige libremente sobre su útero y su cuerpo y por eso casi todos los vientres de alquiler son mujeres pobres del Este.

Hasta el Conde Drácula tiene su corazoncito. Lo que sobra es gente con estacas.

Los expertos en sueño insisten en la necesidad de desconectar de las redes sociales al menos media hora antes de meterse en la cama, pero también hay una costumbre que te puede reportar unos cuantos beneficios, tanto en el plano físico como emocional: dedicar cinco minutos a hacer un ejercicio de agradecimiento para valorar todo lo bueno que te ha ocurrido en el día. Hacer esto te puede ayudar a mejorar tu tolerancia al estrés y tu capacidad de hacer frente a situaciones adversas y, lo que casi es mejor, te ayudará a tener más energía durante el día y a dormir mejor. Dos psicólogos, Emmons y McCollough, analizaron las consecuencias que tiene la gratitud en nuestro bienestar físico y emocional. Gratitud que, por cierto, tiene hasta su propio día mundial, el de “dar las gracias”, que este año se ha celebrado el 4 de febrero. “Nuestra mente lo controla todo. Cuando estamos en un estado de agradecimiento y felicidad nuestro cuerpo se vuelve más resistente a la enfermedad”, nos cuenta Roser. Y añade: “Nuestras células se mueven al ritmo de nuestros pensamientos internos”.

El efecto látigo existe. El “efecto látigo” o “bullwhip effect” es un fenómeno muy conocido en logística y hace referencia a los grandes desajustes que pueden darse entre la demanda real de los consumidores y la demanda de los actores intermedios que participan en la cadena de suministro, afectando tanto al stock en las estanterías metálicas de los puntos de venta como al almacenamiento en los grandes almacenes paletizados de los centros de distribución. Perros fuertes y poderosos, perros de caza que no controlan el movimiento de su rabo y que, movidos por sus insultos, dañan con asiduidad a sus cuidadores.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *