Humor Gráfico, Número 73, Opinión, Sergio Periotti, Víctor J. Maicas
Deje un comentario

Sí, han prostituido la palabra austeridad

Por Víctor J. Maicas / Viñeta: Periotti. Viernes, 31 de amez

Víctor J. Maicas

Tal como dijo el presidente de Uruguay, José Mujica, al referirse a las políticas restrictivas que se han producido en Europa, y que por cierto han golpeado duramente a la clase media y a los que menos tienen, yo también considero que han prostituido la palabra “austeridad”, pero, además, considero que dichas medidas nos llevarán, tarde o temprano, a un callejón sin salida de consecuencias imprevisibles. Pero para entender mejor lo que les estoy diciendo, me gustaría que leyeran este párrafo:

“La bolsa de Wall Street sufrió una caída espectacular provocando la ruina de muchos inversores así como también el cierre de empresas y el hundimiento de bancos. Pero esto no afectó solo a los EE.UU., sino también a muchos más países, incluida Europa. El capitalismo financiero hizo que se produjera una superproducción que sin duda originó una gran especulación, pero evidentemente todo lo que se producía no se conseguía vender puesto que los salarios de los trabajadores no daban para más, por lo que finalmente dicha superproducción desembocó en una gran burbuja que estalló en mil pedazos. Con la quiebra de los bancos, muchas de las empresas supervivientes a la susodicha burbuja especulativa sucumbieron también al cortarse drásticamente los créditos. Y esto, lógicamente, provocó un gran aumento del desempleo. El ultraliberalismo económico, que nunca ha sido partidario de la intervención del Estado en la economía y menos aún de las ayudas sociales a través de los impuestos a los que más tienen, dejó en la miseria a millones de personas a lo largo y ancho del mundo”. 

Bien, pues… ¿creen que este párrafo que he entrecomillado y resaltado en negrilla se refiere a esta crisis financiera que estamos padeciendo desde hace varios años? Pues si piensan eso están equivocados, ya que habla de lo que sucedió a principios del pasado siglo, durante aquellos “felices años 20” que desembocaron en el crack del 29. Es más, para que nadie pueda decir que soy subjetivo y mi única intención es criticar sin motivos el nuevo neoliberalismo que nos están imponiendo, si buscan a través de internet encontrarán muchas informaciones referentes a aquel crack de 1929 que, a grandes rasgos y en líneas generales, les contarán lo mismo.

Pero supongo que, una vez leído esto, muchos de ustedes tendrán curiosidad por saber qué es aquello que sucedió a partir de entonces y qué tipo de medidas se adoptaron para superar tan nefasta situación. Pues bien, para seguir siendo lo más objetivo posible, les dejo con otro fragmento que en cierto modo también les dirá lo mismo que otras informaciones que cuentan esa etapa de la historia (algo que he comprobado personalmente a través de la red):

“La crisis originó, además del espectacular aumento del desempleo, de la quiebra masiva de las empresas y del hundimiento del crédito por la situación de los bancos, que determinados gobernantes apostaran por la austeridad (como fue el caso del presidente de los EE.UU. Herbert Hoover), cosa que propició un recrudecimiento de la crisis hasta que finalmente el presidente Roosevelt (que acababa de llegar a la presidencia al ganar las elecciones de 1932), cambiara la austeridad por el “New Deal”.

 Sí, así es como acaba este nuevo párrafo. El New Deal, un programa puesto en marcha por Roosevelt en el cual el Estado intervenía en la economía y en la sociedad, dando protección a los más desfavorecidos, estimulando el gasto público mediante inversiones en infraestructuras, subiendo los impuestos a los más ricos e intentando controlar una banca especulativa que había abocado al país a la ruina total.

¿Pero qué es lo que se está haciendo ahora en Europa? Pues en resumidas cuentas, todo lo contrario, ya que se ha tratado de imponer un sistema de austeridad en el cual, una vez se ha concedido a la banca todo el dinero que necesitaba, se aprieta las tuercas a la población con recortes en sanidad, en educación y con salarios por los suelos que en nada ayudan a mantener uno de los primeros mandamientos del capitalismo: el consumo. Y por supuesto, los que más tienen apenas pagan impuestos amparados por las exenciones fiscales y por esos paraísos fiscales que siguen tan vivos como siempre. Cierto es que la bolsa vuelve a ir viento en popa y que la prima de riesgo ha bajado considerablemente, pero no es menos cierto que el paro sigue casi estancado, que cada vez hay más niños y familias por debajo del umbral de la pobreza y que los salarios continúan cayendo en picado. Es decir, “su” macroeconomía va viento en popa pero la economía de las gentes va de mal en peor. Veremos hasta cuándo podremos aguantar esta situación y es que algunos, lejos de hacer autocrítica e imitar las políticas keynesianas que aplicó Roosevelt tras el crack del 29, de lo único que se preocupan es de desprestigiar a formaciones políticas como Podemos ya que está destapando las vergüenzas de los que nos han estado gobernando durante las últimas décadas y que, por desgracia, todavía lo siguen haciendo a pesar de sus nefastas políticas (en la actualidad ya hay muchos ciudadanos que incluso trabajando, no consiguen llegar a final de mes; ¿es ese el futuro que nos espera, con salarios de miseria, copago sanitario, tasas universitarias por las nubes y pensiones de risa mientras unos cuantos aumentan enormemente sus fortunas?).

Sí, así es, en cierto modo, ya lo dijo el admirable presidente de Uruguay, José Mujica: en Europa, además de no haber encontrado políticos inteligentes, han prostituido el significado de la palabra “austeridad”.

En fin, pues por mucho que nos pese, en líneas generales y salvo honrosas excepciones, por desgracia esto es lo que hay…

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

SERGIO PERIOTTI

Sergio Periotti

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *