Editoriales, El Petardo, Humor Gráfico, LaRataGris, Número 73
Deje un comentario

Editorial: El crimen de Cassandra

Viñeta: La Rata Gris y El Petardo. Viernes, 31 de marzo de 2017

   Editorial

La condena de un año de cárcel contra Cassandra Vera, la tuitera que bromeó con el atentado de Carrero Blanco, es una muestra más de lo perniciosa que ha sido la última reforma de la ley de seguridad ciudadana, la conocida como Ley Mordaza. La sentencia no solo es absurda, sino cruelmente desproporcionada, ya que condena a una joven estudiante a perder su beca, a no encontrar trabajo en el futuro, ya que estará marcada para siempre en su certificado de penales, y a arrastrar hasta el final de sus días la mancha injusta de alguien que sin serlo ha sido tratada como una terrorista, tal como ha asegurado la propia muchacha tras conocer el fallo. Sin duda, lo que se hace con esta chica es condenarla a la muerte civil, además de que ha sido utilizada como chivo expiatorio para dar un escarmiento y advertir al resto de la población de que la fiesta de la libertad de expresión se ha terminado. Y todo por unos simples tuits. Todo por atreverse a hacer humor y sátira –un derecho reconocido a cualquier persona en una sociedad democrática–, con un personaje del franquismo que murió hace cuarenta y cuatro años y que dicho sea de paso, con sus políticas totalitarias llevó un sufrimiento inmenso y nefasto a buena parte de la sociedad española. El crimen de Cassandra ha sido decir que “Henry Kissinger regaló a Carrero Blanco un trozo de luna y ETA le pagó un viaje a ella” o “Spiderman versus Carrero Blanco”. Según la Audiencia Nacional, tales frases, acompañadas en ocasiones de “elocuentes imágenes”, refuerzan “aún más su carácter de descrédito, burla y mofa” a una víctima del terrorismo, por más que el atentado contra el expresidente del Gobierno tuviera lugar en 1973, puesto que “la lacra del terrorismo persiste”.

La sentencia, que algunos juristas de reconocido prestigio ya se han apresurado a calificar de “disparate jurídico”, avala la teoría de que en la judicatura española persisten tics de otros tiempos que deberían estar felizmente superados y abre inquietantes incógnitas. ¿En qué lugar deja esta polémica sentencia a la democracia española? ¿Qué imagen daremos los españoles al resto del mundo cuando el recurso de apelación de Cassandra llegue al Tribunal de Estrasburgo y la sentencia sea corregida, como no puede ser de otra manera? Sin duda, la de un país que no ha superado aún la sombra negra de cuarenta años de dictadura, la de un país donde la libertad de expresión parece cada vez más amenazada, la de un país donde soltar chistes con personajes históricos supone un pasaporte directo para la cárcel. Pero además, la resolución de la Audiencia Nacional abre otras cuestiones preocupantes. ¿Qué va a pasar a partir de ahora con los periodistas que cumplen no solo con su función de informar, sino con la de transmitir una opinión libre y legítima a la sociedad? ¿Tendrán que aplicarse ellos mismos el cilicio de la autocensura para no herir la sensibilidad de los familiares de un dictador y terminar sentados en el banquillo de la nueva Audiencia Inquisicional? Pero es que además, detrás del silencio que se autoimpondrán los periodistas tras empezar a sentir en su piel el miedo a la querella de la Fiscalía, detrás del temor que les obligará a atemperar, suavizar y modular sus palabras y sus discursos hasta hacerlos inocuos e inofensivos para el poder, llegará la hora de los artistas. ¿Podrá un novelista, un dramaturgo o un cineasta dar rienda suelta a su creatividad, sin límites ni cortapisas, como debe suceder en cualquier país democrático? ¿Se repetirán nuevas sentencias contra simples titiriteros por poner en escena una función crítica y satírica con el Gobierno?

El miedo es libre, decía el filósofo, pero el miedo termina calando en una sociedad e incluso llega a ser contagioso, como en aquella novela de George Orwell, 1984, donde los ciudadanos son controlados por un Gran Hermano que todo lo ve, donde los medios de comunicación son sometidos y reducidos a la mordaza, y la cultura, sobre todo la más incómoda para el poder, totalmente proscrita y abolida. No estamos muy lejos de la utopía distópica que plantea Orwell en su magnífica novela, ni de la peripecia de Winston Smith, el protagonista de la historia que decide rebelarse contra un Gobierno totalitario que ha instaurado una Policía del Pensamiento para controlar cada uno de los movimientos de sus ciudadanos y que castiga incluso a aquellos que delinquen solo por el mero hecho de atreverse a pensar por sí mismos. Tras esta sentencia que condena a prisión a una tuitera no estamos ya ante un escenario futurista, ni ante exageraciones de agoreros apocalípticos y pesimistas. La libertad de expresión en España está seriamente amenazada, como han concluido respetados organismos internacionales, y hoy la caza de brujas se dirige contra el ciudadano que escribe cuatro tuits inofensivos y después se dirigirá contra el periodista que publica una columna sarcástica de opinión y más tarde el peso de la mordaza caerá sobre los artistas porque qué es eso de ejercer la sátira y la ironía.

Con todo, lo más indignante no es que los mismos políticos de la derechona española que en su día se rasgaron las vestiduras con los atentados de París y que incluso se pusieron al frente de la manifestación, sujetando muy dignamente la pancarta de Yo soy Charlie Hebdo, aplaudan hoy este fusilamiento judicial contra una muchacha que pensaba ingenuamente que vivía en un país de libertades cuando no era así, una joven que está empezando a vivir y que a partir de ahora deberá arrastrar una mancha tan injusta como indeleble. Si se está a favor de la sátira como medio vehicular de la libertad de expresión y de contrapeso político se está con todas las consecuencias. Lo contrario es caer en la hipocresía y la demagogia. No se puede ser solo un poco demócrata. O se es o no se es. Alguien no es un auténtico demócrata mientras no tolera el derecho del otro a emplear contra él la sorna, la mordacidad y la sátira, aunque resulte hiriente, tenga razón o no. Ahora la derecha cavernaria justifica la sentencia contra Cassandra alegando que sus tuits eran de “mal gusto”. Pero contra gustos no hay disputas, como cantaba el maestro Serrat. Por la peligrosa senda que ha abierto la Audiencia Nacional de prohibir el humor y la sátira con un personaje histórico que fue asesinado hace ya más de cuatro décadas, y cuyo pensamiento político totalitario no solo es para hacer humor con él sino para echarse a llorar, llegaríamos al disparate de tener que condenar a alguien por calificar a Felipe II de beato meapilas, o por llamar inútil incompetente a Fernando VII o por tildar a la fogosa Isabel II de “zarina follarina”. No sabemos si mañana nos encontraremos con una querella de la Fiscalía por hacer un chiste malo con aquella monarca ibérica del siglo XIX cuya lista de amantes era más larga que la de imputados del PP y su ardor sexual, más poderoso que la radiación de Fukushima, conocido en toda España.

Francisco Umbral, uno de nuestros grandes columnistas, maestro de la ironía y la sátira, dedicó algunas columnas a Carrero Blanco, líneas tan sutiles y brillantes como estas: “Sí que sería el momento de explicar políticamente biografías tan levantadas como la de Carrero”. O esta otra: “Todavía el último documento producido por Carrero Blanco, otro gran ojeador de masones, lo llevaba consigo, cuando le volaron los papeles, con él incluido”. El maestro Umbral tuvo la suerte de vivir en una España en libertad donde se podía decir casi cualquier cosa. Hoy parece que los tiempos han cambiado. Hoy nos acercamos más al 1984 de Orwell.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@LaRataGris

@petardohuelva

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *