El Koko Parrilla, Humor Gráfico, Jose Antequera, Número 69, Opinión
Deje un comentario

El zumbadillo Trump

Por J. Antequera / Viñeta: El Koko Parrilla y El Petardo. Viernes, 3 de febrero de 2017

@jantequera8

Con democracias como la que quiere imponernos Trump no hacen falta dictaduras. Pero una democracia tan añeja y solvente como la norteamericana debería contar con algún tipo de filtro o control de calité para evitar que le den el carné de presidente de USA al primer zumbado que pasaba por allí, o sea por Washington DC. Porque esto de colocar a cualquiera en el trono del mundo no es serio. La primera potencia del planeta tendría que tener eso que ahora llaman cordón sanitario, eso que se aplica en España a los rojos bolivarianos de Podemos, que no hacen daño a nadie, solo se matan entre ellos mismos. Pero lamentablemente no lo hay. Para mí que se debería hacer un test psicotécnico al aspirante antes de dejarlo entrar en la White House, como se hace a los maquinistas de la Renfe, y así confirmar que el candidato está en sus cabales, que no va fumado o lleno de grifa, que no le da por salir desnudo a la calle, que no tiene el armario lleno de sombreros de Napoleón, que no juega con patitos de goma en la bañera y que no escucha voces en su cabeza que le susurran para que apriete el botón nuclear.

Esto de llegar a presidente de Estados Unidos tendría que tener un control, una supervisión, un algo, coño, que no estamos hablando de simples tesoreros del PP, que cualquiera vale siempre que tenga una mujer ciega y sorda, sea capaz de trincar y repartir la pasta entre todos. Lo que no puede ser es que se siente en el despacho oval un señor de neurona pirada que cuando se enfada parece un toro embolado, un trastornado que está gagá. En menos de dos semanas, el vaquero horteraza del pelo pajizo ha conseguido poner de acuerdo en su contra, como esa familia que conspira para meter al abuelo perturbado en el manicomio, a los republicanos de pedigrí con los demócratas de Bernie Sanders, a los musulmanes con los católicos, a los de Brooklyn con los del Bronx, a Facebook con Apple, a los indios sioux con los cherokees y al sindicato de actores con los abueletes de la Academia de Hollywood. Solo ha faltado que Bush Jr. dijera que Trump le parece demasiado facha para su gusto. Normal, nadie quiere ir de la mano de un perturbado, de un imprudente, de un majara. Obama asegura que los valores americanos están en peligro, pero en realidad hay mucho más en juego que todo eso. Está en juego la salud mental de un pueblo y la credibilidad de un sistema que es capaz de permitir que un tipo que no está en sus trece llene la Casa Blanca de cortinas doradas como en un concurso hortera de belleza. ¿Qué será lo próximo, nombrar consejero de Estado al Pato Donald por tocayo? ¿Poner a Pepe Viyuela, flamante fichaje de Podemos, a arreglar el problema palestino? ¿Colocar a su caballo de senador o de embajador en Rusia, como hubiera hecho Calígula o Jesús Gil con su Imperioso? El decreto de Trump que prohíbe la entrada de inmigrantes en el país (él gobierna a golpe de decreto, como los dictadores de la más baja estofa) no solo es la obra de un tirano con trazas de megalómano sino toda una declaración de filosofía política que pretende enterrar lo mejor de la raza humana. Trump es como aquel primer Fraga de la Transición que prometía limpiar la calle de pobres, vagos y maleantes (hasta usa los mismos tirantes). Pero cuidado con el hombre que habla de poner las cosas en orden. Poner las cosas en orden significa poner las cosas bajo su control, eso lo sabemos por Diderot.

Como buen neoliberal ludópata experto en economías de casino, Trump, y otros trumpillos locuelos que pululan por el mundo (no olvidemos que él es solo el confalón de una moda ultra que se extiende por todo el orbe) mide la grandeza en términos económicos, mayormente en dólares, de ahí que para él no signifique absolutamente nada ni la madre Constitución americana, ni Abraham Lincoln, ni la carta de Derechos Humanos, ni Martin Luther King ni la bandera de las barras y estrellas, que él solo tiene una bandera: la del dólar americano. Trump gobierna a golpe de decreto, que es como vivir a golpe de talonario, pero lo peor de todo no es eso. Lo peor es que cualquier trastornado con dinero puede llegar a presidente de la primera potencia del mundo sin que nadie le diga nada ni le haga un simple test de alcoholemia, como sería lo lógico. Y eso no es serio. Eso en España nunca pasaría. ¿O sí?

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@Elkokoparrilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *