El Koko Parrilla, Humor Gráfico, Jose Antequera, Número 67, Opinión
Deje un comentario

Reyes destronados

Por José Antequera / Viñeta: El Koko Parrilla. Viernes, 6 de enero de 2017

@jantequera8

Llegan sus majestades de Oriente, tan puntuales y cumplidores como siempre, solo que este año vienen algo más vilipendiados y maltrechos que de costumbre. Para visitar a los niños europeos (los que aún crean en ellos, porque muchos andan ya con el ligue de Facebook y pasan de estas cosas) sus majestades habrán tenido que sortear numerosas trampas y peligros, como el cerco genocida de Al-Asad, los bombazos de ISIS en Turquía, la cabalgata independentista de Puigdemont, la biuti facha de Madrid que controla el desfile para que Carmena no les cuele un rey mago republicano o uno gay, y en ese plan. Quiere decirse que vivimos en un mundo en el que nadie cree en nada ni respeta nada, ni siquiera el cuento maravilloso de los vejetes viajeros de Oriente que antaño simbolizaron la magia de los sueños y que hoy se instrumentaliza como reclamo de consumo fácil, tradición pisoteada y arma política arrojadiza. Cada cual manipula a sus sufridas majestades a su antojo, no ya para sacarles el consabido regalillo, que sería lo lógico, sino para utilizarlas en función de sus propios intereses. Hemos perdido la ilusión y la inocencia definitivamente y hoy en Barcelona no veremos desfilar a Melchor, Gaspar y Baltasar, sino a unos mossos d’esquadra entredudosos y travestidos de Reyes Magos repartiendo, a diestro y siniestro, esteladas y panfletos entre los niños inocentes de las Ramblas y Canaletas. La Navidad, en general, ha quedado para que la Pedroche dé la campanada en Sol con sus translúcidos vestidos de carne exótica, mientras los reyes de Oriente se han convertido en una troika bancaria que marca el día grande del consumismo navideño en el calendario de la pírrica economía española.

Los entrañables magos cada vez se parecen más a ese caduco tripartito parlamentario (PP/PSOE/Ciudadanos) en el que nadie cree y que ha desplegado un cordón sanitario alrededor de los bárbaros y contagiosos podemitas. A Rajoy se le ha puesto toda la cara de un Melchor acabado y decrépito, Rivera ejerce de heredero Gaspar que empieza a controlar al camello y Baltasar debe ser sin duda el enviado socialista que trabaja en negro, a la espera de que llegue el deseado mesías. Antes, cuando éramos niños, los Reyes Magos venían cargados de oro, incienso y mirra, aunque no supiéramos muy bien qué demonios era la mirra, pero nos tragábamos el cuento. Hoy sospechamos y nos tememos con razón que sus majestades de Oriente vienen cargados de tarjetas blacks, de comisiones ilegales y de cuentas en Suiza. La Iglesia, como no renueva ni moderniza su iconografía milenaria, ha visto cómo a los honrados monarcas de Oriente, a punto de la prejubilación, los adelantaban por la derecha los publicistas del Corte Inglés, Bill Gates con sus juguetitos electrónicos que agilipollan al personal y el americanizante y ario Papá Noel. El grueso barbudo lapón fabricado por la Coca Cola es en realidad un infiltrado del capitalismo salvaje, un agente de los Lehman Brothers, que no es un grupo musical, sino la multinacional para la que trabaja ese hombre orondo que al grito irritante de jou jou jou entra por la chimenea para colocarnos una subprime o una hipoteca basura que termina por arruinarnos irremisiblemente. Lo cual que al final medio país se queda a dos velas, sin calefacción y a la intemperie, o sea desahuciado. Papa Noel es racista como Donald Trump, por eso nunca llega a los niños de Alepo, mientras que los Reyes Magos eran más mediterráneos, más mestizos y sureños, más nuestros, y nos hermanaban con los pueblos de Oriente.

Todo ese espíritu se ha pervertido, todo se ha tornado mercantil, sórdido, vacío y oscuro. Nos ciegan los focos de neón de los centros comerciales, nadie cree en otra magia que no sea la magia de Irina Shayk saliendo en ropa interior de una caja con lazo rojo, la magia anestesiante del anuncio de colonia, la magia del dinero, y hasta los culebrones navideños de Harry Potter y marcianitos verdes de Star Wars se ruedan en serie, a granel, pervirtiendo la artesanía del cine solo para que cuatro fulanos de Hollywood puedan dar el pelotazo cinematográfico del siglo. Nosotros, de pequeños, éramos mucho más felices con los juguetes pobres de toda la vida, con aquellos Reyes Magos austeros, inocentes y atrasados, pero todavía auténticos. Peponas tuertas y lloronas, muñecos de cuerda barnizados con pintura mala, trenes eléctricos que siempre se atrancaban en medio de la vía, cándidos patinetes y rudimentarias cámaras de Cinexin que proyectaban en la pared desconchada del comedor, como sombras chinescas, dibujos en blanco y negro del Tío Gilito y el Pato Donald. Pruebe usted a regalarle a un niño de hoy en día una película muda que funciona al tran tran, a golpe de manivela. Se la tirará a la cara sin dudarlo. Todo lo que no sea la videoconsola tonta, el robot terrorífico, el dron ultrarrápido y el Iphone 6 será inmediatamente rechazado por barato y cutre. De ahí para arriba. Pero no nos pongamos apocalípticos. No todo está perdido. Al menos este año sus majestades han llegado a tiempo para atizarle con una buena bolsa de carbón a Federico Trillo, fatuo embajador en London, trilero con esmoquin que jugaba a la ruleta de la muerte con los aviones chatarra y nuestros bravos soldados. Los fantasmas valientes del Yak se han revuelto en sus tumbas y han regresado del Más Allá para montarle un consejo de guerra al señoritingo cartagenero. Los fantasmas siempre vuelven por Navidad, ya lo decía Dickens. Se lo tiene merecido el exministro. Por haber sido un niño malo.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

PEDRO EL KOKO PARRILLA

@Elkokoparrilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *