El Koko Parrilla, Humor Gráfico, Número 67, Opinión, Rosa Regàs
Deje un comentario

Monarquía republicana

Por Rosa Règas / Viñeta: El Koko Parrilla. Viernes, 6 de enero de 2017

@rosaregas

Cuando se hizo pública la decisión de Suárez de no plantear a los españoles en referéndum, Monarquía o República, se nos ocurrieron unas pocas reflexiones. Primera y evidente, que Suárez pensaba que ganaría la República. Segunda, ¿por qué habían aparecido “pensadores” afines a la Monarquía según los cuales nunca hoy, en el mismo referéndum, ganaría la República, significando que mucho ha cambiado la ideología política de la sociedad? Yo no creo que haya cambiado sino que hoy somos más indiferentes.

Y tercera reflexión, ¿y qué si hubiera ganado la República? ¿Sería la democracia española peor de lo que es? La República, con su origen en la legalidad y su objetivo en el progreso de los pueblos, no podría haber sido peor que una Monarquía nacida e instaurada a partir de la dictadura. Tal vez, como lo fue en 1936, lo fuera para las clases dominantes ajenas a los valores republicanos de igualdad, libertad, justicia, solidaridad y decencia (implícita, pero que yo añado por mi cuenta porque debería ser hoy un valor autónomo e imprescindible). Aun siendo pesimistas, ¿habrían sido peores que hoy el panorama de corrupción pública y la decadencia de nuestras cultura y sanidad? Imposible. Así que a Suarez no debió iluminarle el Espíritu Santo cuando negó al pueblo ese referéndum.

Dicen los “pensadores” que hoy no hay tanta fe en la República como entonces. Es fácil pontificar sin un referéndum que lo avale. En todo caso, ¿es que alguien ha olvidado el maltrato que ha recibido la República durante los 40 años de dictadura y aún hoy, en democracia? Se habla mucho de la paz con que se desarrolló la tan admirada Transición que no partió de la legalidad sino de la dictadura, y en cambio nunca se habla de cómo llegó la República a España tras la dictadura de Primo de Rivera y toda una Historia de monarquías absolutas feroces que llevó al pueblo, tan esclavizado ya, a salir enloquecido a la calle al grito de Vivan las cadenas en favor del rey absoluto por excelencia, Fernando VII, y en contra de la Constitución de 1812 y la obra legislativa progresista de las Cortes de Cádiz. De esa Historia pasamos a la República también sin un tiro, es más, con una alegría social desbordante solo enturbiada y pisoteada por una derecha tan poco demócrata que fomentó la subversión y apoyó con fervor el golpe de Estado de un ejército decimonónico que acabó con el progreso, con un modo de gobernar al que aún no nos hemos acercado, como tampoco hemos alcanzado el nivel de educación conseguido en cinco años ni el de servicios sociales ni la igualdad de derechos entre hombres y mujeres ni tantos otros logros que no caben en esta página.

La República ha recibido y recibe maltrato oficial constante. Pero ahí está como modelo para quien quiera y sepa ver y como esperanza en una España mejor.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@Elkokoparrilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *