Alaminos, Humor Gráfico, Javier Montón, Número 68, Opinión
Deje un comentario

Del racismo, el ministro Zoido y Ana Belén

Por Javier Montón / Ilustración: Jorge Alaminos. Viernes, 20 de enero de 2017

@jjmonton

Que haya periódicos capaces de publicar cosas como ésta en tamaño destacado (subtítulo de una noticia a cinco columnas: “La Policía Nacional detiene a dos menores de 17 años y a un tercer implicado de 20 años y rumano”), no habla bien de la redactora que firma la pieza ni de sus superiores. Además, desprestigia a una profesión que hace tiempo que dejó de ser un oficio y que sigue precipitándose por el abismo de la banalidad más inane. Y, más veces de las soportables, directamente se convierte en un insulto a la inteligencia. Ya pueden gastarse dinero las administraciones en campañas de concienciación, ya se pueden organizar simposiums y jornadas de integración de los inmigrantes que, mientras siga perpetuándose ese desprecio atávico al extraño, al diferente, a quien habla raro, al que a veces contribuyen los medios aunque sea de forma inconsciente, la batalla estará perdida.

Escuchar al nuevo ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, me produce una tranquilidad tremenda. La misma que cuando te acaban de anestesiar antes de una operación, que ni sufres ni padeces.

En días como hoy, con inundaciones, carreteras cortadas, colegios cerrados y emergencias varias por el frío, recuerdo las palabras de un secretario o subsecretario de Estado, o director general, lo mismo da, que hace años afirmó solemne: “La situación es alarmante, pero no preocupante”.

Muchas veces hay más sabiduría en un simple título de libro que en las quinientas páginas que contiene. No vine para quedarme, se llaman las memorias de César Vidal. Uno se queda mucho más tranquilo y con ganas de darle las gracias a la editorial.

Creía que en 2017 sería diferente, pero se sigue diciendo “ganazas”, “pintazas y “abrazo”. Vaya pues.

¿Qué lleva metido en la boca Cárdenas cuando habla? ¿Su propio cuello?

Quien pensase que Juan Cruz no iba a decir la suya en el ‘caso Piqué-Tebas’ es que no conoce al pequeño escritor ilustrado canario. El problema llegará cuando el fallecido sea él. Es posible que asistamos entonces a la primera necrológica escrita en diferido.

“Tos productiva”. Mi enhorabuena al creador del eufemismo.

Ana Belén, Goya de Honor. Mátame camión. Le vi madera de actriz desde que la vi brillar en Zampo y yo. Sólo el payaso loco le hacía sombra.

Loquillo ha recibido la Medalla de Oro de las Bellas Artes. Bajamos tanto el listón que nos acabará aplastando.

Todavía no he escrito ningún libro, pero he borrado unos cuantos. Voy por el buen camino.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@litoralgrafico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *