Humor Gráfico, Joaquim Bosch, Luis Sánchez, Número 67, Opinión
1 comentario

Carta a los Reyes Magos: majestades, mejoren la Justicia…

Por Joaquim Bosch / Ilustración: Luis Sánchez. Viernes, 6 de enero de 2017

@JoaquimBoschGra

Tenemos una corrupción parasitaria que está plenamente instalada en el sistema y hay que arrancarla de ahí, hay que extraerla con firmeza, porque daña a las instituciones y al sistema democrático. Yo no creo que la corrupción conocida sea cosa del pasado, hay que tener en cuenta que los hechos del caso Púnica o del caso Taula y muchos otros son de hace solo unos meses o un año, prácticamente.  Y esto ha sido posible por las leyes y las estructuras institucionales que han permitido la corrupción. Si vamos más allá del balance, tenemos no solo que juzgar estos casos sino dotarnos de medios para evitar que se puedan volver a producir. Los jueces no tenemos recursos suficientes, ojalá los Reyes Magos, o mejor dicho el poder político, nos aporte todo lo que necesitamos.

Hace poco se ha hecho público un estudio muy interesante del Consejo General de Economistas de España analizando los datos de Justicia de los países de nuestro entorno y la realidad es que gastamos la mitad en tribunales que la media europea. Por eso estamos a la cola en número de jueces por habitante, por detrás de Albania o de Moldavia; por eso gran parte de los juzgados están trabajando a más del doscientos por cien y por eso las tramas corruptas tienen más recursos para eludir la acción de los jueces que nosotros para perseguirles. Por tanto, objetivamente hay motivos para preocuparse y para seguir pidiendo que los Reyes Magos, o el poder político, o quien sea, nos faciliten los instrumentos humanos y materiales que necesitamos.

A veces se dice que la corrupción es un mal endémico de nuestro país, pero esto no tiene que ser así. Los atentados del 11M, en poco más de tres años, se resolvieron judicialmente y se sentenciaron de una manera ejemplar. Aquello se consideró que era un problema de Estado y que se tenía que resolver con eficacia y de la manera más clara y rápida posible. Por lo que sea, no se ha considerado que la corrupción sea un problema de Estado y por eso no contamos con los instrumentos suficientes para abordar toda esta problemática.

Cláusulas abusivas. El Gobierno podría explicar por qué se ha consentido a los bancos actuar abusivamente, para ingresar miles de millones de euros sin derecho.

Si el franquismo fuera solo algo del pasado, no habría tanta oposición a quitar sus símbolos.

En Alemania dimitió un ministro por un plagio. Aquí no dimite ni un rector por plagiar, ni un cura por abusar, ni un político por robar.

El FMI pide más recortes en educación y sanidad. Y el Gobierno pagará 5.500 millones a las autopistas privadas. Hubo una vez un Estado social.

El Estado rescata con fondos públicos las autopistas privadas, pero dice que no hay dinero para derechos sociales. Así da gusto ser empresario.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Luis Sánchez

Luis Sánchez

1 Kommentare

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *