Alfredo Piermattei, Humor Gráfico, Número 67, Opinión, Tonino Guitián
Deje un comentario

Año nuevo, vida vieja

Por Tonino Guitián / Ilustración: Alfredo Piermattei. Viernes, 6 de enero de 2017

@toninote

Hoy exactamente cumplo un año que estoy tomando solo agua, ninguna gota de refresco ni zumos; cero cerveza 0 alcohol; seis meses comiendo frutas y verduras, sin frituras, sin pan ni bollería y haciendo deporte. Hago carreras por la mañana e incluso bajo el sol y la lluvia. Nada quita mi disposición… Voy en bici a todas partes. He dejado el tabaco y todos los malos hábitos: leer el periódico, las noticias, la adicción a internet, los porros, la cocaína, el móvil sólo lo uso para hacer fotos y llamadas telefónicas. Me he levantado a las 5:00 AM todos los días y corrido hasta 7:00 AM, luego me ducho y paso mi día súper animado… En fin, no sé de quién es ese texto, pero me pareció súper motivador para el 2017. Así que quise compartirlo contigo.

Respecto a lo de la Gran Vía de Carmena… Lo de la Gran Vía no tiene nombre, pero es que lo de las Navidades no tiene nombre bajo ningún gobierno en una capital que sólo tiene un centro y que enloquece bajo el estímulo de las compras obsesivas, el alcohol y las pelucas de colores cada año.

Estoy en el Palacio Imperial de Hofburg y soy teniente de húsares. Han preparado una fiesta y están organizándola en la sala de música. De repente aparece Aznar vestido de emperatriz Sisí, con el abanico sobre el bigote y el corsé marcándole los abdominales flácidos y le grito sin poder contenerme “¡ME PIDO EL PRIMER BAILE!”

El impagable espectáculo navideño de ese familiar que habla mientras mastica el pavo dando lecciones, se chupa los dedos con sonido de ventosa y critica a los demás… (De mis recuerdos, hace cinco años, todo sigue igual)

Te he visto ondulando bajo las cucardas, penosamente, trabajosamente, pero sé que mañana serás del aire. Hace mucho supe que no eras un animal terminado y te pregunto: ¿Te han advertido que esas dos molestias aún invisibles serán tus alas? ¿Te han dicho cuánto duelen al abrirse o sólo sentirás de pronto una levedad, una turbación y un infinito escalofrío subiéndote desde el culo?

Esa forma de estar en el mundo única, capaz de contagiar al más reacio, de animar al más desesperado. Beneficiosa en estado puro. Con todas las letras. No hay tiempo, ni dolor, ni rabia que puedan borrar semejante espíritu.

La imagen de vikingos con cuernos en los cascos se debe a lo siguiente. Los vikingos paganos realizaban sus enterramientos con cascos y aparte cuernos para que el difunto bebiera. Cuando se descubrieron los primeros esqueletos en la época Victoriana se creyó erróneamente que los cuernos se habían desprendido de los cascos y los artistas románticos pronto difundieron grabados, cuadros e imágenes de vikingos empleando cascos con cuernos. El razonamiento Victoriano era además plausible en tanto en cuanto otras culturas más antiguas sí usaban cuernos en sus yelmos, casi siempre de forma simbólica o decorativa. La verdad es conocida por los historiadores desde hace largo tiempo pero la imagen quedó firmemente grabada en el imaginario popular.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@PiermatteiHumor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *