Aitana Castaño, Número 66, Opinión
Deje un comentario

Jugando con la solidaridad

Por Aitana Castaño  

@Sairutsa

Agradezco y hasta me enorgullezco de que los medios de comunicación del grupo PRISA hayan ayudado a desmantelar el timo de Fernando Blanco, el padre de Nadia que pedía dinero para, supuestamente, financiar los tratamientos de su hija que, supuestamente, tiene una enfermedad de las consideradas raras. Lo agradezco, de verdad, porque jugar con algo como la empatía o la solidaridad de la gente, en un mundo como el de hoy en día es, en mi humilde opinión, de lo más mezquino que nos podemos echar a la cara. Me enorgullece saber que esta profesión a la que pertenezco sirve para desenmascarar a estafadores y me gustaría todavía mas que todos los que trabajamos en ella pusiéramos el mismo empeño que estos días pone el grupo PRISA para desenmascarar a los que nos estafan las pensiones, los sueldos, el dinero público y, tristemente, un largo etcétera.

Venga, vale, lo confieso: Soy establishment de día y bailarina de pole-dance en un tugurio de fama dudosa de noche. Cebrián no miente. PD: Lejos de lo que pueda parecer, lo jodido es encalomase en una barra de fierro y no matase. Lo de establishment es pan comido. Ya veréis qué risas cuando esta semana suba a Casomera y diga en el chigre que soy establishment. Que oye, si lo dice Cebrián…

En la victoria de los ecologistas frente a la ultraderecha en Austria ha sido clave el apoyo de las mujeres. Y lo mas poético de todo es que el candidato ganador se apellida Van Der Bellen, que a mí ya me suena a “belleza” en austríaco y todo. Además, seamos sinceros, el 2016 en tema electoral nos estaba dando un poco de pavor (Añadido: Véase Italia. Renzi anuncia que dimite al perder el referéndum para cambiar la Constitución).

Pues yo había leído Sin noticias de Gurb porque todo el mundo lo había leído y no me gustaba ser menos. Y también había leído La verdad sobre el caso Savolta porque estaba en la librería junto a la que dormía y me gustaba el título. Y resulta que un verano, de esos que me pasaba yo en el fin del mundo conocido currando en labores tales como limpiar habitaciones de hotel y bidones de leche en las heladas aguas del río Cabra, una amiga de esas que te dan cosas como sin darse importancia pero que después son maravillas que te alegras para siempre de tener las cosas y sobretodo de tener las amigas me dijo: “Toma”. Y yo leí el título La aventura del tocador de señoras. Y después lo abrí y leí la historia y cuando el protagonista le dice a un colega africano “no te vayas por los cerros de Uganda”, supe que Eduardo Mendoza iba a quedarse ahí para siempre. A mí, alguien que me haga reír me tiene ganada para toda la vida. Me encanta este Premio Cervantes al humor.

El río Xallas es el único de Europa que desemboca en cascada: La Cascada de Ezaro que los gallegos, como gustan de hacer sonoro todo lo que sale de sus bocas, llaman Fervenza do Ezaro (algún gallego seseante, que también los hay, te dirá Fervensa do Esaro, y te gustará aún mais). El sol con su rojo dibuja en las piedras –enormes “como huevos prehistóricos”– de O Pindo, historias de druidas, de brujas y akelarres. Eso cuentan. Eso crees. Porque así se pone el sol en el fin del mundo.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *