Humor Gráfico, Iñaki y Frenchy, Joaquim Bosch, Número 64, Opinión
Deje un comentario

Tuits desde el juzgado

Por Joaquim Bosch / Ilustración: Iñaki y Frenchy. Viernes, 18 de noviembre de 2016

JOAQUIM BOSCH 2

@JoaquimBoschGra

En una entrevista en el programa Al Rojo Vivo de La Sexta, como magistrado y miembro de Jueces para la Democracia, comenté algunas paradojas sobre la falta de medidas del Gobierno contra la corrupción. Por ejemplo, los corruptos cuentan con expertos para esconder el dinero robado y en los juzgados no tenemos adscritos peritos especializados para perseguirles. El Gobierno no ha querido endurecer las penas para los delitos de corrupción, por lo que a los delincuentes les sale a cuenta y barato cumplir condenas suaves, porque luego disfrutarán a escondidas de todo el dinero que se han llevado. Puede resultar más caro penalmente robar una bicicleta que contribuir a saquear el dinero de toda la sociedad. Hay que apostar por medidas que pongan fin a estos despropósitos.

El caso Espinar. No debo entrar por mi condición de juez en las cuestiones políticas sobre Ramón Espinar y sobre Ana Botella. Sí que diré que el Gobierno tenía cauces para modificar las leyes e impulsar reformas estructurales contra la corrupción. Y no ha querido hacer cambios esenciales. De hecho, las asociaciones de jueces y de fiscales hemos hecho propuestas muy detalladas que no han querido ser escuchadas.

Castigar el sentido del humor es propio de Estados autoritarios. Los memes no se deben criminalizar.

El 39% de los trabajadores son fijos; el resto están parados o precarizados. Los derechos laborales ya son vestigios en los libros de historia.

Lentitud lógica. Hay 2.000 causas por corrupción y en la pasada legislatura no se creó ni un juzgado.

Con penas tan suaves, a los corruptos les sale barato robar y usar luego el dinero escondido.

Los corruptos usan expertos para ocultar el dinero y los jueces no los tenemos para perseguirles.

Hemos tenido unas leyes que han previsto penas de prisión para el inmigrante que pone el top manta para poder sobrevivir y penas de multa en determinados casos para corruptos que perjudican a toda la sociedad. Está claro que la delincuencia de guante blanco tiene un trato muy benévolo y no hay manera de que eso cambie.

La vida sigue igual. Y es difícil que cambie si al frente están las mismas personas con los mismos proyectos. Pero nuestro sistema judicial está en una situación muy crítica, en la que hacen falta grandes transformaciones. Seguiremos insistiendo, a pesar de todo.

Una judicatura poco atenta a los derechos fundamentales de la ciudadanía puede ser fácilmente manejada por el poder político. Es lo que ocurre en las dictaduras. Lo que pasó en el franquismo, sin ir más lejos.

Llama mucho la atención, en las elecciones municipales, cuando hay alcaldes que están claramente implicados en temas de corrupción y se vuelven a presentar, y consiguen mayoría absoluta. Estoy convencido de que también hay un electorado corrupto.

Una de las reformas más discutibles es la que ha endurecido recientemente casi todos los delitos, especialmente los relacionados con la propiedad privada, en esa tendencia creciente a la criminalización de la pobreza. Pero el Gobierno no ha querido aumentar las penas de prisión en los delitos de corrupción. Parece como si la propiedad pública no fuera tan importante.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

IÑAKI Y FRENCHY

@inakiyfrenchy76

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *