Jose Antequera, Número 62, Número 63, Opinión
Comentarios 14

El pisito de Espinar

Por José Antequera / Foto: Efe (Emilio Naranjo)

José Antequera

@jantequera8

Anda la derechona (con el apoyo del Grupo Prisa y algunos socialistas rabiosos que parecen salidos de la Falange Auténtica) buscándole las cosquillas y los escándalos a Podemos para terminar de darle la puntilla a lo poco que queda ya de la maltrecha izquierda española. Hasta Anson ha insinuado que circula por ahí un dosier secreto del CNI sobre Pablo Iglesias que, de ver la luz, terminaría de raíz con la carrera política del señor de la coleta. Pues si lo tiene que lo saque, coño, a qué santo viene tanto avisar con que viene el lobo. Y es que, desde que Pedro Sánchez concedió su histórica e histérica entrevista póstuma a Jordi Évole, en la que denunció presiones de El País y de las empresas del Ibex 35 para evitar un Gobierno de coalición entre partidos de izquierda, se ha abierto una nueva caza de brujas, una nueva temporada cinegética contra el rojo bolivariano y todo sociata que tenga la tentación de coquetear con el malvado Podemos.

La entrevista de Évole, ese periodista capaz de arrancarle el corazón al entrevistado con una simple pregunta y una sonrisa de niño travieso, ha hecho caer muchas caretas, entre ellas la del todopoderoso Juan Luis Cebrián, que tras echar espumarajos por la boca ha puesto a trabajar a sus plumillas y les ha dado orden expresa de rebuscar en los parvularios donde recibieron clase los podemitas, en los despachos desangelados de las universidades y en los botellones de Vallecas, con el fin de sacar cualquier cosa que pueda servir de noticia y reciclarlo como escándalo periodístico. Lo último es ese mayúsculo affaire atribuido a Ramón Espinar, el portavoz de Podemos en el Senado y candidato a liderar la formación en la Comunidad de Madrid, quien por lo visto se sacó unas pesetillas con la venta de una vivienda de protección oficial para jóvenes en Alcobendas cuando era un estudiante de 21 años y ni siquiera se dedicaba a la política. Al parecer el chico quería comprarse un pisito, como todo joven de su edad, y su sueldazo imperial de 400 euros al mes, ese pastón que fijan entre la patronal y el señor Guindos para que los universitarios puedan empezar a labrarse un futuro, no le llegaba para la hipoteca, de manera que le pidió un préstamo a la familia, como hace todo hijo de vecino. Luego, como no podía hacer frente a la letra mensual, Espinar decidió vender el apartamento, que no era precisamente el ático de Marbella de Ignacio González, ni la mansión de Paco Granados, ni siquiera el yatecito de nada en el que Felipe se solaza entre los piratas del mar Caribe, sino más bien un cuchitril de 60 metros cuadrados que da para picadero estudiantil de fin de semana y poco más. Y hasta ahí el escandalazo mundial, hasta ahí lo que ha dado de sí el último caso Watergate ibérico destapado por el magnate de la cutreprensa hispánica, o sea Cebrián. ¡Qué trama organizada e internacional más compleja, qué vergüenza para un país, qué estafa multimillonaria que ha hecho tambalear los cimientos mismos de la economía patria! Desde los latrocinios de Al Capone no se había visto nada igual, ni siquiera el caso Gurtel, las tarjetas black o la trama Púnica, todo ello sin duda mucho menos grave que el asunto de la casa de los horrores de Espinar.

Así que el muchacho, que tras esto ya sabe lo que es probar la hiel de la política española en su sabor más amargo, ha tenido que salir a dar explicaciones ante los periodistas de por qué compró el pisito o lo dejó de comprar, quién le concedió el préstamo, si la hipoteca era a cinco o a veinte años y si las cortinas eran estampadas o a juego con el sinfonier. Ya nos hubiera gustado que los gerifaltes del PP (y los del PSOE) hubieran sido así de rápidos en convocar ruedas de prensa para explicar tanto paraíso de Panamá, tanta comisión del tres por ciento, tanto hotel de masajes, tanta coca y putiferios varios en los que se han gastado nuestro dinero durante todos estos años. Pero pasaron las décadas y estuvieron callados como tumbas, o mintiendo como bellacos, hasta que llegaron los jueces de la Audiencia Nacional con las rebajas y al final todos ellos han terminado saliendo de las cloacas del Estado y desfilando para vergüenza y oprobio de los dos grandes partidos. Ayer, en la kafkiana rueda de prensa que se vio obligado a convocar Espinar, se dieron cita todos los medios, mayormente los más interesados en el casillo, los de Prisa y La Razón, la Brunete mediática (solo faltaban Inda y Marhuenda, estarían cobrando las minutas de la Sexta Noche) y como hienas de colmillo retorcido e hillilo de baba colgandera, esperaban, codo con codo, todos a una, como una nueva brigada Político Social, a que apareciera la joven víctima de su auto de fe para hincarle el diente y despellejarla viva. Desde el principio se vio que querían hacer pasar a Espinar por el nuevo Rodrigo Rato de Podemos, el Francisco Granados de la formación morada, o ‘El Bigotes’ de los bolivarianos, solo que enseguida se vio que la cosa no daba para mucho más. Eso sí, la comparecencia sirvió para que el muchacho, con cara de póker y gesto resignado, terminara dándose cuenta de dónde se ha metido y en qué consiste en realidad este juego sucio de la política española, este thriller de venganzas, traiciones, emboscadas, ventas de almas al mejor postor, convolutos, conspiraciones, chantajes y operaciones secretas para arruinar la vida de todo aquel que ose plantarle cara al Ibex 35. Espinar, ya te han desvirgado, hijo. Ahora ya sabes de qué va este rollo.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

14 Kommentare

  1. Manuel Costa dicen

    El ensañamiento de los medios con los Contestatarios, ya es de sobra conocido. Pero lo peor , para mi, es ver como desde una supuesta izquierda TAMBIÉN se utilizan, el dinero ,la posición familiar y el nivel cultural para entrar en las listas, para mi es de un clasísmo , viejo, rancio y mas de lo mismo , nada nuevo.

  2. carlos dicen

    Por tus obras te conocerán , y todo necío confunde valor y precio.
    El valor de una persona tras una mala acción , independientemente del precio, puede echar por tierra su honestidad, su moralidad y su decencia ya sean 10 o 1000000.

  3. Esther dicen

    De verdad esta noticia, que no tendría que haber sido tal, provoca tantos ríos de tinta?? Creo que muchos en España habéis perdido el norte. Si a alguien se le descalifica por tan poco y luego se permite otros 4 años devun gobierno podrido en corrupción, mala señal, amigos, muy mala señal.

  4. Félix dicen

    Yo tengo aun dudas, mi hijo no le han concedido ninguna vivienda ni VPO ni VPT, que me da lo mismo su nombre, pero eso si, la casta es la que coloca a sus bastaros gracias a sus contactos y los favores que puede ofrecer, y parec, solo digo parece, este es el caso
    Papa que trabaja en Caja Madrid, y conoce al político del ayuntamiento, al presidente de la cooperativa y a los de CCOO que la construyen, habla con sus amigos y su hijo resulta agraciado con la vivienda
    El chico no tiene posibles, y papa que cobra un paston y que puede disponer de dinero extra con las tarjetas blak le presta o le dona, no lo ha aclarado el chico, y no es lo mismo, el dinero para la entrada.
    A pesar de ser universitario, no se da cuenta, el chico, ni el bancario, pide y le conceden hipoteca, cosa harto difícil en estos tiempos si no demuestras una capacidad de pago, y mira que cuando llega la primera letra no tiene para pagar, y decide vender, le dicen que se dé de baja en la cooperativa y le devuelven el dinero menos los gastos habidos, pero no, decide vender por el máximo permitido, y nadie sabe si hubo alguna propina o no antes de firmar en el despacho adjunto del notario, y cobra 30000 € más de lo pagado
    Díganme, si este Sr hubiera dispuesto de millones ¿Habría conseguido mas viviendas de esa promoción?
    Lo ganado es chocolate del loro, pero son más del doble de lo que yo cobro de pensión con 35 años de cotización total, eso si los últimos seis por no encontrar trabajo en España, en el extranjero, y me conceden 70 euros al mes más

  5. María dicen

    Muy buen artículo. He saboreado cada palabra. Ha sido un placer leerte José Antequera.
    A mi, cada vez que oigo la palabra piso, me viene a la mente una historia y dos protagonistas: la reina de los desahucios y su hijísimo, José María Aznar Botella.

  6. Concha Alarcón dicen

    Yo creo que la mayoría de jóvenes de 21 años ni sueñan con comprase un piso. Y menos que su familia les dé la entrada. Los jóvenes alquilan entre varios. Al menos los que yo conozco.

  7. @segadora69 dicen

    Mientras sangramos a Espinar no hablamos de otra cosa. No es defensa, es realidad. Tenemos un gobierno de vergüenza, una oposición de verguenza y amenazas de que el CNI sabe de nosotros lo que no sabemos ni nosotros. Si tanto saben y ésto es todo lo que sacan a relucir, y lo pública El País y la cadena Ser creando una cortina de humo para que se nos desvie el pensamiento, sintiéndolo mucho, es manipulación, y joder, que fáciles somos de manipular.

  8. Cristina dicen

    Sólo por corregir algo, la vivienda no era de protección oficial, sino una VPT (vivienda de precio tasado), luego que éste hecho sea noticia es realmente absurdo…
    Enhorabuena por el artículo.

  9. Dario dicen

    Se nota que este es un periodista de rigor…un texto lleno de realidad y dejando las cosas claras

  10. Joyluz dicen

    Sr. José Atequera,
    Entiendo que Ud. minusvalore el tamaño del piso del Sr. Espinar para restar importancia a su presunta falta, tildándolo de cuchitril y picadero estudiantil, pero me gustaría recordarle que somos muchas las familias de cuatro o más miembros, las que nos vemos obligadas a vivir en un piso de dichas o incluso menores dimensiones (y eso si hay suerte y se puede pagar una letra o alquiler ). Sepa que me he sentido muy ofendida por su descripción del apartamento y espero que la próxima vez que escriba Ud. un artículo piense más en la situación real de la mayoría de las personas de este país.
    De cualquier forma me alegro por Ud. y el Sr. Espinar, ya que su nivel adquisitivo actúal les permite calificar el apartamento como cuchitril. Y si alguna vez tanto Ud. como el Sr. Espinar necesitan de algún empleado, No duden en contactar conmigo ya que no me importaría tener un nivel más cercano al suyo.

  11. Fausto dicen

    ¿Te parece mal, que se le pida explicaciones? que por cierto son ridículas sus justificaciones de como accedio a una VPO con un protocolo de concesión estricto se lo den por la geta a una persona sin oficio, sin cargas familiares que encima tiene una BECA y un padre con 170.000 euros anuales ..¿Esa es el CV de quién abandera la decencia?.

    ¿ “Así que el muchacho, que tras esto ya sabe lo que es probar la hiel de la política española”?

    Lo triste es el que espera respetando y votó al “cambio”, el pobre no sabia que el “cambio” era su VPO.

    Es delito, tonto, necio, cutre, mezquino y de risa.

    El pueblo no olvida y no es tan tonto. Si esto se lo hace a un necesitado y s ela suda que no hará con los de la “coca”.

  12. Luis Cruz Miravet dicen

    Ni tanto ni tan calvo. Ni el caso Espinar elimina la corrupción masiva y sistémica del PPSOE, ni Espinar ni su familia han obrado como familia ejemplar. Por ejemplo, mis hijos jamás han obtenido una beca pública, pese a su buen rendimiento académico, como consecuencia de la renta familiar. Se ve que un Consejero de la antigua Caja Madrid ganaba menos que mi unidad familiar, una familia de clase media con un único ingreso procedente de trabajo asalariado. La suerte también unge a la familia Espinar con la concesión discrecional de un piso por parte de una cooperativa afín a CCOO, sindicato vinculado a los enjuagues de Blesa en Caja Madrid. No, no hay modélica conducta en la familia Espinar ni en su vástago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *