Artsenal, Humor Gráfico, Joaquim Bosch, Número 62, Opinión
Deje un comentario

El vaciamiento del Estado de Bienestar

Por Joaquim Bosch / Ilustración: Artsenal

JOAQUIM BOSCH 2

@JoaquimBoschGra

Estuve en el acto solemne de Apertura del Año Judicial en Valencia. En medio de tantas reflexiones sobre el grave deterioro de nuestro sistema judicial, llego a la conclusión de que lo que falla es la concepción económica que se está imponiendo. Se trata del pensamiento único que quiere dejar sin contenido los derechos sociales y recortar al máximo todos los servicios públicos, también la Justicia, aunque así se cause daños enormes a la gente. Esos planteamientos son incompatibles con nuestro sistema de derechos fundamentales y también con la idea de dignidad de la persona: ni siquiera se respetan unos mínimos que los poderes públicos han de asegurar. La regla general es la precariedad mal pagada, como acaba de indicar la jurisdicción europea. En esa disyuntiva entre derechos o barbarie nos jugamos el futuro inmediato.

Nos aseguraron que serían devueltos los miles de millones de euros que el Gobierno aportó para ayudar a las entidades bancarias. Hoy ya sabemos que eso no ha sido cierto. Ese dinero era de toda la sociedad y salió de recortes muy intensos de los derechos sociales. De recortes en sanidad, educación, justicia, prestaciones públicas, lucha contra la violencia de género. Con esas enormes aportaciones económicas se tapó un agujero bancario originado en iniciativas privadas irresponsables, que hemos tenido que pagar entre todas y todos, mientras hay minorías que se han enriquecido ilegítimamente. Hemos rescatado a quienes no lo merecían, a cambio de vaciar de contenido nuestro sistema de derechos sociales.

Maltrato en el hogar. Acudí a dar una conferencia sobre violencia de género y desigualdad social en Mallorca, durante un máster en la Universitat de les Illes Balears. El derecho penal es relevante en el castigo de los agresores, pero es una respuesta tardía, porque el daño ya se ha producido. Hay que incrementar las medidas educativas para cambiar los roles sexistas predominantes y mejorar la protección policial y el análisis de riesgos. Y apostar por la protección social de las mujeres maltratadas, para que rompan la dependencia económica, con alternativas habitacionales y apoyo asistencial suficiente. Todo ello contrasta con el cierre en los últimos años de gran parte de la oficinas de atención a la víctima y con recortes del Gobierno de más del 30%. Contra la violencia machista, sobra la propaganda y falta voluntad efectiva de actuar contra el maltrato.

*Joaquim Bosch es ex portavoz de la Asociación Jueces para la Democracia

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *