Becs, Cipriano Torres, Humor Gráfico, Número 61, Opinión
Deje un comentario

El tío de la cabra

Por Cipriano Torres / Ilustración: Becs

Cipriano Torres

@CiprianoTorres

De paso por Valencia, el sábado me encontraba en casa de amigos. Al cuarto piso, en una gran avenida, cuando al atardecer la luz pinta las cosas con un brillo de yema de huevo, y como parece que el verano se ha instalado para siempre, el ruido amortiguado del tráfico se colaba por las ventanas, pero de repente un nuevo elemento se incorporó al festival. ¿El tío de la cabra? El tío de la cabra, pero sin cabra. Me asomé al balcón. El extraño pasodoble salía de aquel teclado sin afinar sin dar opción a la voz de una mujer que trababa de encajar la letra de cualquier manera. Eran tres. Supuse que el padre, la madre y un crío que iba por las mesas de la terraza del bar pasando al gorra. Cuando el nene acabó de recoger la calderilla el carrillo de la orquesta atronadora se perdió en busca de otra calle, de otra esquina, de otra terraza donde la gente empezaba a cenar.

Supuse que al mismo tiempo, a cientos de kilómetros, Mariano Rajoy encendía un purito sin apenas moverse del sofá con el mando de la tele en la mano yendo de aquí para allá, sin buscar nada concreto. Estaba harto. Había sido un día agotador de sillón viendo el bucle sin fin en que La Sexta convirtió Al rojo vivo, cansado de ver a Antonio García Ferreras dramatizando las noticias que llegaban de “La guerra de Ferraz”, como tituló ese programa que parecía no acabar dedicado a una cosa llamada comité federal del PSOE. Del interior de la casa de mis amigos escuché un ven, ven rápido. Pedro Sánchez ha dimitido. Rajoy encendió otro puro. La merluza de la cena ya estaba en la mesa.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

BECS

Becs

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *