Número 62, Opinión, Sergio Rodríguez
Deje un comentario

Movida universitaria

Por Sergio Rodríguez / Foto: RTVE

SERGIO RODRIGUEZ

Sergio Rodríguez

Cara a cara con los fachas. Recuerdo allá por el año 81 cuando un grupo de fascistas que provenian, básicamente, de la facultad de Derecho, entraron en nuestro recinto universitario. Uno de ellos con una pistola. Revuelo, gritos, carreras. Teníamos una asociación cultural, bastante de izquierdas, con un local en la planta primera, y allí nos reunimos y decidimos formar una fila, una barricada humana para que no pasaran. Así lo hicimos. Y nos pusimos frente a frente con los provocadores. Miradas como disparos. Nosotros desde la parte superior de la escalera, los fachas en el hall de entrada… A los pocos minutos llegó la policía. Los fachas por patas. Y fue muy gracioso porque lo que era habitual en otros momentos (registro de melenudos, barbudos y con indumentaria “roja”) se transformó: La policia controlando la salida y deteniendo a los que iban repeinados, vestidos al estilo barrio de Salamanca, etcétera. A mí, por ejemplo, un policía que podría ser perfectamente el mismo que me dio de porrazos en la manifestación contra la Ley de Autonomia Universitaria días antes me dijo: “Pasa, chaval”. Y detrás de mí y delante, registrando a los encorbatados y engominados. La pistola apareció en un inodoro de uno de los servicios. Así era la vida universitaria. Había provocadores y otros… Principio de acción y reacción.

Desmesura informativa. Estoy asustado por la desatada violencia de los estudiantes de la Autónoma realzada por la SER. Los crímenes del GAL del señor X, a su lado, una minucia de aprendices. Terrorífico.

Hay que ver cómo está la Universidad Pública. Mucho más tranquila la Universidad Católica de Lovaina, dónde va a parar. De ahí hasta sale a veces un presidente, mire usted, con ciertas ayudas…

¿Para cuándo Felipe académico de número? Cebrián debe sentirse solo.

Estos chicos terroristas de la Autónoma no han estado en el Mayo del 68, seguro. Como Felipe y Cebrián, ahora sociedad limitada.

¿No os ha extrañado que el Carmona no estuviera en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche durante el motín? No ha debido sonarle el despertador. A mí me ha pasado a veces.

Gato blanco o gato negro, no importa; lo que importa es que provoque a perroflautas. Pensamiento feli(pi)no.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *