Entrevistas, Jose Antequera
Comentarios 3

Pérez Tapias: “Decir que el PSOE se ha ‘podemizado’ es no entender lo que está ocurriendo en el partido”

Pérez Tapias, portavoz de la corriente Izquierda Socialista del PSOE.

Deportes

  Entrevista

Por José Antequera. Viernes, 7 de octubre de 2016

José Antonio Pérez Tapias (Sevilla, 1955) se ha convertido en la voz de la conciencia del PSOE en un momento en que el partido corre serio riesgo de escisión y de quedar reducido a un rol intrascendente en la vida política española. Tras el último esperpéntico comité federal, en el que el sector susanista dio un golpe de timón e hizo caer a Pedro Sánchez (una “rebelión conspirativa y antidemocrática apoyada desde fuera por sectores del mundo económico, financiero y por Europa”, según Pérez Tapias) este filósofo experto en Teología ha asumido el papel de Pepito Grillo del PSOE y se ha atrevido a decir las verdades del barquero. Por encima de bandos y barones, de familias y camarillas enfrascadas en sus luchas internas, Pérez  Tapias ha decidido hablar y denunciar el daño que algunos están haciendo a un partido con 137 años de historia. “El PSOE no ha hecho una buena interpretación de lo que significa Podemos. Si el partido socialista se ha podemizado, como dice Javier Fernández, ¿dónde están los millones de votantes que se han ido a Podemos? La única salida que le queda al partido es mirar a la izquierda”, asegura. Según Pérez Tapias, altavoz de la corriente de opinión Izquierda Socialista y canditado a la Secretaría General que finalmente ganó Sánchez en 2014, el debate en el PSOE debe ir más allá de las caras y los nombres y adentrarse en el terreno de las ideas, de los programas y de las propuestas concretas para volver a conectar con los votantes de izquierda. “Los que dicen que han terminado con Sánchez por el bien del partido se lo pueden ahorrar: la situación ahora es desastrosa”, insiste. Para muchos en Ferraz, Pérez Tapias es el Anticristo, un rojo radical, un amigo de los podemitas y un peligro para el PSOE. Aunque quizá lo más probable es que solo sea un hombre de izquierdas.

¿Ha hablado con Pedro Sánchez en las últimas horas?

No, no he tenido el gusto.

¿Y sabe cómo está él?

No, supongo que tendrá que hacer sus análisis con los que le son próximos, con sus compañeros de la antigua ejecutiva y tendrán que posicionarse también. Hay un debate en el partido que no está ni mucho menos cerrado sino más abierto que nunca. Aquí, por la situación que se ha generado a partir del comité federal, y tras ver cómo transcurrieron las cosas, vemos que los problemas no se han solucionado, más bien se agravaron.

¿Cómo se ha podido llegar a ese punto crítico?

Ha habido una situación que se ha venido gestando desde mucho tiempo atrás; estas cosas no salen de la noche a la mañana, pero a la vista está que se ha actuado con un enorme desacierto. Lo último que vivimos antes del comité fue esa dimisión de los diecisiete miembros de la ejecutiva federal para provocar la dimisión de Pedro Sánchez, que era hasta ese momento el secretario general. Fue un movimiento con connotaciones conspiratorias y aunque es verdad que los estatutos daban pie a ello, no por eso es un juego limpio y yo me atrevo a calificarlo de antidemocrático porque había unos cauces para hacerlo de manera mucho más decente. Era una crítica que podía hacerse. A partir de ahí, se hizo todo para remover a Pedro Sánchez de la Secretaría General en un momento en el que se vislumbraba que podía abrirse camino un pacto parlamentario con Unidos Podemos y otras fuerzas políticas nacionalistas para dar el paso a la posibilidad de un Gobierno alternativo. Entonces claro, era pasar del no a Rajoy, del no al Gobierno popular, del no a la abstención, que eran las posiciones en las que estaba el partido, pero que generaban una situación de bloqueo que no daba más de sí, a convertir ese no en un sí a un Gobierno alternativo de cambio y es en ese momento cuando se activan los resortes para que esa posibilidad se viera bloqueada. Ese es el fondo de esta cuestión. Aquí se verifica lo que algunos sabíamos tras el comité federal de diciembre, después de las elecciones del 20D, cuando se pusieron determinadas condiciones para posibles pactos y esas condiciones, más allá de la literalidad del texto, en el contexto en el que se planteaban, ciertamente no abrían la puerta a un pacto por la izquierda en el sentido amplio, sino que eran condiciones que en ese momento se vio que daban paso a un pacto con Ciudadanos que tampoco prosperó, porque tenía muchas contraindicaciones, por decirlo suavemente.

¿Ha sido un golpe de Estado?

Bueno esa expresión tiene unas connotaciones que todos conocemos, se utilizan en otros contextos, cuando hay una maniobra que desestabiliza a una organización y acaba obligando de una manera muy constriñente a dimitir a una ejecutiva y a sus órganos dirigentes porque no les queda ya espacio. Yo he hablado de una rebelión antidemocrática, esa fue la expresión que utilicé para describir lo que ocurrió. Es verdad que también por el lado de Pedro Sánchez y de los que le acompañaron apoyando su propuesta y su intento se han cometido errores que no han facilitado las cosas. Pero claro, tampoco la situación hay que verla en términos de equidistancia de un lado respecto a otro. La desestabilización y las presiones que se han ejercido desde dentro y desde fuera del partido han sido tremendas, han sido fortísimas, y eso viene de mucho tiempo atrás. Presiones desde el mundo económico, del sistema financiero y desde el mismo ámbito europeo y todo ello canalizado a través de determinadas figuras. Todos sabemos el papel de Felipe González en este contexto, por citar un nombre de todos conocido, y que ha jugado sus bazas en todo este proceso.  Eso se ha traslado al interior del partido, a la dinámica interna y los dirigentes territoriales encabezados por Susana Díaz llevan tiempo llevando a cabo toda esta maniobra por no estar de acuerdo con lo que Pedro Sánchez intentaba hacer. Es verdad que se han cruzado por medio los procesos electorales que hemos conocido, pero la ejecutiva la tienen ellos también, es parte de su responsabilidad, ya sea por los procesos electorales autonómicos o las elecciones generales. Pero tampoco en este caso toda la responsabilidad recaía sobre el secretario general exclusivamente. Venimos de un largo recorrido donde el PSOE ha venido perdiendo apoyo electoral y eso tiene un análisis correspondiente desde el punto de vista histórico del momento en que estamos inmersos.

5

¿Cuánto ha habido de venganza personal contra Sánchez y cuánto de táctica por el bien del partido, como dicen los críticos?

Bueno, lo del bien del partido yo creo que se lo pueden ahorrar porque la situación es desastrosa. Si antes del comité general y de toda esta defenestración del secretario general había la posibilidad de abrir la puerta a ese pacto parlamentario, y no es que estuviera fácil, pero era un camino que se intentaba recorrer, ahora a ese Gobierno alternativo y a esa fuerza se le ha dado un portazo, se le ha echado el cerrojo, y estamos peor que estábamos. Pues nada, a ver cómo salimos ahora de ese dilema con dos extremos negativos: facilitar mediante la abstención que gobierne el Partido Popular o unas terceras elecciones a las que se iría sin alegría. Estamos peor que antes y con un partido mucho más debilitado. Entonces eso que dicen de por el bien del partido aquí no ha sido el caso porque de manera irresponsable no se quisieron prever las consecuencias de todo lo que se estaba haciendo. Por lo demás, en estas cuestiones, en todos estos procesos es verdad que cuando se enconan las relaciones y las situaciones se tensan aparecen esos componentes de vendettas y ajustes de cuentas, pero lo que está en juego va más allá de ello. Y como se ha dicho, y lo hemos formulado por escrito y verbalmente, esto no ha sido tan solo un reajuste en el interior del partido que nos puede llevar a la catástrofe, sino que está en juego qué respuestas se dan. Muchos estábamos pidiendo respuestas a la crisis económica, social, que es también institucional del Estado, no hay que olvidar eso, y respuestas ante la posibilidad de un posible Gobierno del PP, al que como estamos viendo se le ha cruzado el juicio por el caso Gurtel y todas las cuestiones de corrupción en las que se ha visto inmerso de una forma sistémica. Hay que dar respuestas no solo de carácter político sino de dignidad democrática, y eso exigía decir no a Rajoy, no al Gobierno del Partido Popular que se ha mantenido de manera coherente y ante eso parece que un sector del PSOE se lo tomó de una manera tacticista o coyuntural, sin querer sacar las consecuencias de eso, acogiéndose al soniquete de que con 85 diputados no es posible formar gobierno cuando hay muchos gobiernos que se mantienen con esa misma proporción mediante pactos parlamentarios. Claro que es posible.

Como representante de la corriente interna Izquierda Socialista, ¿teme que ahora haya una caza de brujas también contra ustedes? ¿habrá purgas?

Bueno, en un partido que ahora mismo está en serias dificultades ante la misma opinión pública, porque el espectáculo que se dio en el comité federal nos ha puesto en una situación de credibilidad aún más deficitaria, pues si se dedican a hacer purgas será aún peor, las fuerzas quedarán más diezmadas, y la misma imagen más deteriorada para inspirar confianza en los ciudadanos. No será el PSOE capaz de recabar ese apoyo si en lugar de tejer el partido y tratar de buscar una salida decente a la situación se dedican a hacer purgas y a abortar el pluralismo que se da en el Partido Socialista. Y ahí lo estamos viendo, como desde Cataluña se busca una salida que no nos cierre definitivamente ciertas posibilidades. Por eso el mismo Iceta escribe hoy en la prensa que ir a parar a la abstención para dar paso al Partido Popular volverá a dejar maniatado al PSOE, tal como se plantea esa abstención desde una situación de debilidad, y además para dar paso a un Gobierno del PP que ya sabemos lo que opina sobre las cuestiones sobre la crisis de Estado, posiciones inmovilistas, muy cerrado al diálogo, que lo que hacen es incentivar el independentismo en Cataluña. Entonces, abortar todo ese debate en torno a eso sería enrocarse o ponerse una rueda de molino al cuello para hundirse más.

¿Entonces qué debería hacer ahora el partido para no causar más daño del que ya se le ha hecho?

Bueno, hay algunos que en el mismo debate del grupo parlamentario de ayer han vuelto a insistir en tantear algunas posibilidades de Gobierno, pero en fin puede pensarse que es una propuesta quijotesca a estas alturas. Pero hay que empezar descartando vías. Yo sigo pensando, y sostengo, que la solución no es esa posible abstención para que gobierne el Partido Popular porque el Partido Popular no va a dar las respuestas que el Estado y nuestra sociedad necesitan y luego porque desde el punto de vista de las dinámicas parlamentarias la oposición que pueda hacer el Partido Socialista en el futuro, y no en un futuro muy lejano, va a estar muy menguada en sus posibilidades si se da esa abstención. Entonces hay que buscar esas otras vías y ver hasta dónde se puede llegar. Y desde el punto de vista del procedimiento es el momento de defender una consulta a la militancia, es el momento en que la militancia tome la palabra, con una pregunta clara, que permita respuestas inequívocas, en esta situación de interinidad, con una comisión gestora a la que se están encargando tareas que de suyo no van en las competencias de esa comisión gestora, que lo que tienen que hacer es resolver un congreso extraordinario para salir de este impasse. Y luego claro, a falta de una cabeza o de una ejecutiva que esté al frente de todo esto, la gestora está asumiendo responsabilidades que no son suyas, no son de la competencia de una comisión gestora. ¿Qué hacer? Pues el mismo comité federal, yo creo que para recabar el máximo apoyo posible a lo que se decida, que convoque una consulta a la militancia en el plazo más breve posible.

Ayer Javier Fernández, responsable de esa gestora, decía que el PSOE se estaba podemizando y que por eso actuaron, ¿está de acuerdo con esta afirmación?

No, no, yo creo que es un análisis que no se sostiene, por decirlo en términos amables. Creo que un análisis como ese está hecho solo mirando por el retrovisor, no mirando hacia adelante. Además, el mismo Fernández se remitió a épocas pasadas para recordar lo que significó el PSOE y es verdad que hay una historia detrás muy digna y ojalá seamos capaces de prolongarla hacia adelante. Pero estamos en un contexto absolutamente distinto al de épocas pasadas donde no valen las mismas soluciones del pasado. Estamos en un contexto con una izquierda que se ha pluralizado, donde hay que buscar nuevas alianzas, hay nuevos sujetos políticos, hay nuevos problemas sobre la mesa, incluso la crisis de la socialdemocracia que tanto se menciona y es un hecho. No se puede estar en los términos en que antes se pensaba la socialdemocracia en el marco de un Estado nacional hoy rebasado por el mercado global. Todo eso está sobre la mesa y decir que el Partido Socialista se ha podemizado es no comprender lo que está ocurriendo. Además, los mismos hechos lo desmienten: si se hubiera podemizado, ¿qué ha pasado con los millones de votantes que se han marchado del PSOE y se han ido a Podemos?

Seis millones ha perdido el PSOE…

Sí, han sido muchos millones de votantes, bastantes de ellos están apoyando a Podemos y no deja de ser chocante que los que no han levantado la voz con tanto énfasis cuando el partido cedía ante planteamientos neoliberales no ponían el grito en el cielo. Decir que el partido se ha ‘podemizado’ es una salida facilona. Y un análisis que no responde al momento que los hechos nos están planteando. Justamente lo que evidencia Podemos es una situación ante una crisis de representación política que ha dado lugar a que la ciudadanía busque otros cauces para expresar al menos sus aspiraciones. Otra cuestión es cómo buscamos las soluciones. Por lo demás, Podemos tiene que hacer su recorrido porque también tiene sus problemas, pero en este caso si el Partido Socialista tiene que buscar sus soluciones bajo esta premisa en vez de tratar de dialogar con las distintas fuerzas del panorama político actual mirando hacia la izquierda el PSOE no encontrará la puerta de salida.

3

¿Cree que la situación es reversible, se puede coser lo descosido, como dice Susana Díaz?

Sí, la verdad es que esa metáfora está teniendo mucho recorrido. Lo que no es creíble es que quienes han roto el paño sean las mismas personas que se ofrezcan para hacer un remiendo. No es creíble, todo el juego que se está haciendo con la metáfora del coser y descoser como la mítica Penélope, que lo que cose por el día lo descose por la noche, y no se actúa con coherencia y de una manera consistente. El PSOE viene basculando entre unas posiciones y otras, hemos dado el giro imposible desde un inviable e imposible pacto con Ciudadanos para los objetivos que se pretendían, y así lo dijimos algunos, sin buscar la otra solución que es la que se debería haber emprendido desde el principio. Y ahora se bascula desde un enfático no a Rajoy hacia una abstención, lo cual es un desmentido a todo lo que se había dicho.

Y si después de todo lo que se ha montado terminamos en el mismo lugar, sería algo kafkiano…

Claro, claro, es una contradicción que, o se mira de frente, o pasará lo que no quiero pensar: que nos instalemos en un discurso cíclico para sostener esa contradicción ante la propia opinión pública. Aquí hay que exigir ya claridad a todo el mundo porque hay muchos que han nadado y guardado la ropa y que estaban muy confortables detrás del “no” a Rajoy pero sin querer generar las alternativas para que ese mismo “no” tuviera una salida. ¿Qué se pretendía, que el secretario general se chamuscara, se achicharrara, cuando llegara el momento de la abstención forzándola ellos? Pudiera pensarse que es un cálculo tacticista erróneo quien tuviera eso en la cabeza y por ahí estamos viendo que no era el camino adecuado para el futuro del PSOE y el papel que tiene que cumplir en la sociedad española.

¿Cómo calificaría la participación de Felipe González en toda esta historia? ¿Se esperaba algo así del referente y patriarca del PSOE?

Bueno, a mí no me sorprende que Felipe González se manifieste en esos términos porque responde a su trayectoria de los últimos años y en las últimas décadas. Por lo tanto no me sorprende que diga lo que dice. González, cuando entra en juego en la escena pública, lo hace con todo el bagaje que tiene, con toda la historia que lleva detrás, haciendo valer todo ese peso. Claro, se le reconoce una determinada autoridad. Algunos pensamos que el exceso está en la manera en que se sacralizan las declaraciones de Felipe González, como si fueran cuestiones indiscutibles. Felipe González, como cualquier ciudadano, está en su derecho de manifestar en el espacio de la opinión pública lo que crea que debe decir, pero luego los demás, sobre todo en el seno del Partido Socialista, estamos en nuestro derecho de someter a un juicio crítico las opiniones de Felipe González, como lo que pueda decir cualquier otro. Las declaraciones se sostienen según la fuerza de los argumentos, lo que hay que cifrar es la autoridad de quien las dice, y en algunos casos la maneras de proceder de Felipe González yo creo que no redundan en que se vea más reconocida su autoridad.

6¿Que haya barones en un partido socialista no es una contradicción en sí misma por aquello de ser un partido obrero y no de aristócratas?

(Sonríe) Bueno, eso ha sido una expresión que como tantas cosas ha tenido notable éxito mediático y ustedes los periodistas saben de eso. Se ha instalado ya en la terminología usual que se usa para referirse a los secretarios y secretarias de las federaciones del partido, sobre todo a algunos y a algunas que juegan determinado papel, sea por la federación misma que encabezan o por el poder institucional que tienen. Es una expresión totalmente desafortunada, porque el mismo carácter metafórico de la expresión tiene connotaciones muy desagradables. Todo lo que se refiera a baronía, en el imaginario colectivo da lugar a una manera de entender determinadas relaciones, como relaciones de vasallaje, relaciones de sometimiento, esos componentes aristocráticos dan la imagen de una oligarquía del partido que hace y deshace, y ahora algunos dicen que la militancia no tiene que pintar mucho en esto opinando y votando, lo cual confirma esa visión. Un partido oligarquizado que no es capaz de escuchar a sus bases…

Y en el que hay bastantes que ya no son obreros, sino más bien ricos…

Bueno, aquí la cuestión es cómo cada cual ha ido resolviendo su biografía. En este punto lo importante políticamente son las opciones que se defienden, la honradez del recorrido biográfico de las personas y el papel político que se desempeña. Lo que expresa su pregunta es un alejamiento del Partido Socialista de lo que todos entendemos que es su base social, de los sectores sociales a los que tiene que representar. Es verdad que en determinadas situaciones las personas o los colectivos que pueden tener más peso en el partido a lo mejor no facilitan la conexión con esos sectores sociales, y ese diálogo que debe introducirse en la representación política. Lo importante es cómo todo eso se resuelva políticamente.

Luego las bases, los militantes del partido y los simpatizantes se han desconectado del PSOE en los últimos años. ¿Por qué ha sucedido esto?

Ha habido una desconexión muy fuerte, sobre todo a partir de mayo de 2010, y eso se expresó en las elecciones que dieron paso a un Gobierno del Partido Popular. El partido encabezado por Zapatero tuvo un notable apoyo en las segundas elecciones de las que salió un gobierno socialista. En esos momentos el PSOE lideraba muchas aspiraciones de la sociedad española, de los trabajadores y trabajadoras, de los mayores y jóvenes, y además se le reconocía unas prácticas y unas medidas políticas exitosas, tanto de carácter social como de derechos civiles, un cierto papel internacional. Todo eso era positivo, pero en determinado momento eso empezó a desmoronarse con las medidas  de ajuste ante la crisis y luego se llegó a ese momento también lamentable de la reforma constitucional del artículo 135 para introducir la prioridad absoluta en el pago de la deuda pública por parte de las instituciones del Estado. Claro que hay que cumplir con las deudas pero la prioridad absoluta era introducir la cuña neoliberal que maniata al Estado desde la Constitución misma. Aquello estuvo mal presentado, mal resuelto desde el punto de vista del procedimiento, y mal incrustado en la Constitución, como se ha reconocido por algunos de los protagonistas de aquello. Y a partir de ahí el partido socialista confirma lo que venía dándose: cierto alejamiento de cierta base social y una incapacidad de conectar y digamos de reconstruir su propio proyecto. En los programas que salieron de las conferencias y los congresos claro que hubo medidas positivas pero lo que falla es el marco general del proyecto, que no suscita la confianza ni la credibilidad ni el entusiasmo que son necesarios para que la base social se identificara e hiciera suyo ese proyecto. Además hay que descontar, y no es asunto menor, los casos de corrupción que afectaron al partido socialista en algunos lugares. Y eso en un contexto europeo en el que la socialdemocracia europea atraviesa por una crisis fuerte que tiene que ver con esa capacidad de dar alternativas a los ciudadanos. En un momento en que la situación social se hace mucho más compleja, mucho más dura, para millones de ciudadanos y ciudadanas, un partido que no llega a modular más que unos aspectos periféricos, sin entrar a fondo en las grandes cuestiones pues no es percibido con un potencial de alternativa. Eso es lo primero que tiene que solucionar el partido socialista. Y luego tenemos que en algunas comunidades del Estado tampoco ha acabado de presentar el partido un planteamiento creíble sobre una alternativa federal. Siempre andamos entre dos aguas, sin un discurso definido al respecto, sin dar el paso a proponer el reconocimiento de la plurinacionalidad nacional de nuestro Estado y así vemos cómo el partido socialista de Cataluña, el partido socialista de Euskadi, y en Galicia, pierde una base social que no encuentra una alternativa para sus aspiraciones, que no tienen que pasar obviamente por procesos de secesión, sino que requiere otros cauces de reconocimiento.

4

¿Por qué tiene tanto miedo el PSOE a pactar con Podemos?

Eso mismo he pensado yo desde el principio, ya lo decía cuando concurría a aquel proceso de primarias de hace un par de años a la Secretaría General. Entonces se calificaba a Podemos como fuerza emergente siguiendo las tendencias que se iban consolidando y yo proponía que había que dialogar, que había que tratar de articular la izquierda y que el papel del PSOE no podía quedarse solo en la expectativa de mayorías absolutas, que ese momento ya había pasado, e incluso cuando se habla de que el PSOE tiene un proyecto autónomo, pues sí claro, cualquier fuerza política tiene que defender su propio espacio, su propia especificidad, pero autónomo no quiere decir autárquico, es decir, estar en el poder y hacer las reformas en solitario. Ni siquiera en el ámbito del Estado porque vivimos en la Unión Europea, por cierto en momento de penuria política, y las reformas necesitan alianzas que aúnen fuerzas desde distintos Estados para que puedan abrirse paso, si no la Troika acaba impidiéndolas. Con Podemos se tomó una actitud excesiva, cuando no displicente, con aquellas descalificaciones que empezaron a hacerse de manera sumaria, acogiéndose a diversos epítetos: primero diciendo que aquello era populismo, demonizando con ese término lo que significaba Podemos, diciendo que volvían los comunistas, pasando por alto, por cierto, todos los comunistas que acabaron en el Partido Socialista. Yo creo que no hubo una buena intervención, una buena interpretación de lo que Podemos estaba significando. Es verdad que Podemos también ha realizado planteamientos que podían considerarse excesivos y no muy amables respecto al PSOE, pero el PSOE, con la solera que hay que suponerle, con su recorrido histórico, con todo el caudal acumulado, tenía una experiencia política como para afrontar estas cuestiones con otro talante, por utilizar una palabra que circuló mucho en años pasados.

¿Y no será que en el PSOE ya hay mucho acomodado del Ibex35 que no quiere ni oír hablar de los valores de la izquierda?

Sí, claro, aquí lo que ocurre es que muchas veces se mantiene una retórica que luego no se ve acompañada por los hechos y aparece una contradicción entre el discurso que se sostiene y las prácticas que se realizan. Eso, que es algo que puede ocurrir en cualquier partido político, también le puede ocurrir a las personas, pues en el caso del PSOE esa distancia ha sido muy grande. También es verdad que el PSOE, desde sus prácticas de Gobierno, desde todo lo que supone ese entramado de Estado, economía, poderes políticos, sistema financiero, muchas de las cuestiones que ahí se anudan, se atan, acaban trasladándose al interior del partido. Y ahí hay determinados sectores o personas que por sus connotaciones o sus relaciones podemos entender que tienen que ver con las presiones a las que aludía anteriormente. Aquí lo que hay que hacer es recuperar esa capacidad de movimiento que un partido de izquierdas tiene que tener para ejercer su papel transformador. Se ha dicho muchas veces que el partido socialista es un partido de Gobierno, con aspiraciones a gobernar, pero la pregunta debe ser: ¿gobernar para qué? Si la gente percibe que es partido de Gobierno pero para apuntalar un sistema que nos está machando a todos a la gente no le interesa esa perspectiva de Gobierno. Un partido con perspectiva de gobierno debe ser capaz de ofrecer alternativas a los ciudadanos en un gobierno consecuente.

¿Se ha planteado optar en unas primarias a la Secretaria General del partido?

No, no, qué va, no estoy yo en ese camino. Estuvimos las personas y los colectivos que me apoyaron en aquella ocasión, y con los que compartí todo el recorrido de aquellas primarias, en un contexto determinado y tratando de hacer oír la voz de un sector del partido, para abrir paso a lo que pudiera ser un planteamiento que orientara al partido hacia la izquierda de una manera más decidida. Ahora mismo la situación es otra. Por lo tanto, no estoy planteándome esa posibilidad.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

José Antequera

@jantequera8

 

3 Kommentare

  1. Mati dicen

    el PSOE tiene que volver a ser un partido de izquierdas y que siga diciendo NO al Sr. Rajoy.
    Solo nosotros, los que vamos a ser militantes y los que ya lo son, seremos los que consigamos sacar a este partido de donde le han metido unos cuantos por intereses que yo no puedo entender. Eso si tengo claro que yo no quiero ni a una Susana Diaz ni a ninguno de su clan. Clan si porque no son otra cosa. Ánimo nosotros podemos.

  2. JManuel Luiña Bobis dicen

    ¿Por qué sigue Pérez Tapias en el PSOE? (Hubiese sido una buena pregunta a realizarle, después de haber leído toda la entrevista). De verdad que encuentro muy loable el hecho de que siga dentro, porque solo desde dentro se pueden cambiar o reformar las organizaciones, asociaciones, partidos políticos, etc… …pero si ante la pregunta de presentarse en las primarias, no solamente niega que vaya a presentarse, si no que además expone que sería un sin sentido, porque el (y los suyos) promueven un leve giro del PSOE hacia la izquierda, para ser capaces a pactar con Unidos Podemos u otras fuerzas de izquierda y ahora el partido parece que va a ir por un camino completamente diferente.

    Pérez Tapias y Josep Borrell me parecen hombres íntegros que si fuesen secretarios generales del PSOE, sabrían poner al PSOE en donde le corresponde en su historia, muy lejos del rumbo en el que lo dejó Felipe González, el cual, cualquiera diría que sigue gobernando el partido bajo la sombra, porque el hecho de que dijera públicamente que se sentía engañado por Sánchez y las 17 dimisiones que han provocado el comienzo de la pasokizacion del PSOE, no es muy normal. Han tratado a Sánchez como si fuese un traidor del ideario socialista y los únicos traidores han sido los que le han hechado a destiempo (recordar que acababa de convocar un congreso federal para convocar unas primarias en las que fuesen los militantes, los que decidiesen el futuro del secretario general). Pocos recuerdan o pocos quieren recordar que el PSOE de Felipe González, no es el PSOE de más de 100 años de historia que nos intentan vender ahora. El PSOE del primer Pablo Iglesias, se lo cargaron con jueguecitos ¿Porque en los libros de historia no se estudia eso? Porque que en las primeras elecciones democráticas se podía votar al ‘PSOE histórico’ y al ‘PSOE ‘ que se había hecho con el nombre, gracias a los acuerdos de la transición…. donde se decidió que era preferible hacer promoción de un PCE dirigido por Carrillo, que estaba controlado (porque estaban acojonados) que hacer la promoción al PSOE formado por Pablo Iglesias que defendía la democracia real, la vuelta a la República y otras muchas cosas que parece que se quieren borrar de nuestra historia….

  3. Juan ignacio marcos lekuona dicen

    Buenas practicas siempre generan buenas ideas y programas.
    Buenas ideas y programas no siempre generan buenas practicas.
    Las buenas/malas practicas producen mejores/peores resultados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *