Editoriales, Humor Gráfico, L'Avi, Número 61
Deje un comentario

Editorial: El PSOE se sigue desangrando

Ilustración: L’Avi. Viernes, 7 de octubre de 2016

Deportes

   Editorial

El PSOE sigue con su suicidio televisado, retransmitido y a plazos. Tras el esperpéntico espectáculo dado en el último comité federal, que terminó con la súbita liquidación del secretario general, Pedro Sánchez, el partido sigue sumido en la desorganización, la falta de liderazgo y la parálisis. Todo en el PSOE parece haberse convertido en algo dramático, cuando no en un sainete lleno de gestos esperpénticos, histriónicos, exagerados o ridículos, que van restando los últimos gramos de seriedad y credibilidad que le quedaban al partido de los 137 años de historia fundado por Pablo Iglesias. Los socialistas se levantan cada mañana preguntándose cuál va a ser el espectáculo de opereta del día, quizá una pelea en un plató de televisión entre un sanchista y un susanista, un cruce de descalificaciones entre compañeros de partido o una declaración absurda del último iluminado de la última baronía de España dispuesto a convertirse en el nuevo Felipe González del siglo XXI.

Los socialistas se levantan cada mañana preguntándose cuál va a ser el espectáculo de opereta del día

A estas horas ya puede decirse que la gestora que se ha montado, deprisa y corriendo, no convence a la mitad del partido, ya que no es más que un grupo de caras provisionales, hombres y mujeres de paja cuya única finalidad es tapar a la boca a los partidarios de Sánchez para que parezca que alguien manda en el PSOE. Esta especie de gallinero y falta de coherencia interna en la que se encuentra sumido el partido explicaría declaraciones como las realizadas en las últimas horas por el presidente de la gestora, Javier Fernández, quien sorprendentemente ha llegado a afirmar que “el PSOE se estaba podemizando”, razón por la cual los críticos hostiles a Sánchez decidieron dar el definitivo golpe de mano. ¿No será al contrario, que el PSOE se está peperizando, señor Fernández? O las lágrimas de Susana Díaz, a quien de repente le han entrado las prisas por coser un costurón que ella misma ha abierto y que quizá ya no tenga remiendo posible, ni siquiera con la mejor máquina de coser Singer. O el gesto del diputado del PSOE por Madrid Eduardo Madina, quien tras participar en la conjura de los necios contra su secretario general ahora ha decidido renunciar a sentarse en el Congreso de los Diputados por delante de él, y le ha cedido su asiento, como tratando de dar una imagen de caballerosidad, fair play y respeto con el enemigo derrocado y vilipendiado. Por mucho que se esfuerce Madina en teatralizar gestos grandilocuentes, esa unidad ya no existe.

La cordura parece haberse perdido definitivamente en las filas socialistas y hasta Ximo Puig, un hombre habitualmente cartesiano y comedido en sus opiniones, acaba de decir algo tan pueril y fuera de lugar como que “si el PP piensa que tiene al PSOE arrodillado, se equivoca”. Evidentemente que el PP tiene al PSOE, no ya de rodillas, sino boca abajo, maniatado, amordazado y a su merced. Jamás a lo largo de su historia se ha visto el PSOE tan humillado, tan vencido y tan debilitado por la derecha y eso ha sido gracias a los conspiradores del ala liberal que decidieron acabar de un plumazo con el rojo y bolivariano Sánchez, gracias a esos que se hacen llamar “los críticos” que no midieron bien las consecuencias que tendría su acción irreflexiva y fatal. Pero parece que en Ferraz, en los últimos días, se ha impuesto la estrategia del avestruz, mirar para otro lado, cerrar los ojos a la evidencia, apelar a las palabras vacías y huecas, recordar los viejos tiempos de esplendor en la hierba y esperar a que escampe la tormenta. Nada de eso evitará que las aguas del socialismo sigan revueltas, ya que los dos sectores enfrentados se han jurado odio eterno. Todos en el partido saben a estas alturas de la película que el daño al partido es irreparable y que la reconciliación entre ambos bandos, a corto y medio plazo, resultará imposible. El golpe de mano contra el líder nombrado por la militancia ha sido demasiado cruento, demasiado violento y humillante, y muchos simpatizantes y votantes se preguntan ahora si esa operación quirúrgica era realmente necesaria por el bien del PSOE o fue orquestada en realidad por el bien de algunos y de sus intereses personales.

No hay un discurso claro en el PSOE, todo son bandazos, ambigüedades, tacticismo y una clara sensación de debilidad

Mientras las horas avanzan y cada vez queda menos tiempo para que se agote el plazo constitucional e ir a terceras elecciones, los dirigentes del partido guardan silencio sobre la estrategia que van a seguir en las próximas semanas. Como si el silencio no fuera, en esta situación crítica, tan letal como la cicuta. Unos barones apuestan abiertamente por la abstención para que Rajoy pueda gobernar de una vez, desbloqueando la situación en la que se encuentra el país desde hace casi un año, mientras el ala más progresista y leal a los fundamentos históricos del PSOE, representada por José Antonio Pérez Tapias, cree que el partido no encontrará una salida al callejón en el que se ha metido él solito mientras no mire hacia las fuerzas de izquierda, sobre todo a Podemos, y pacte con ellas una unidad de acción que siga diciéndole a Rajoy aquello de que “no es no”. El dilema sigue abierto y la ejecución de Sánchez no ha servido para cerrar filas ni para pactar una línea única de actuación frente a la investidura de Rajoy, pese a que ya ha transcurrido casi una semana desde el dramático comité federal. Todo sigue en el aire, no hay un criterio único respecto a lo que se debe hacer, ni agilidad en la toma de decisiones, ni coincidencia en las medidas que se deben adoptar hoy mismo sin más dilaciones ni delaciones. No hay coherencia, ni cohesión, ni sensación, no ya de partido fuerte dispuesto a acceder al Gobierno, sino de partido preparado para llevar a cabo una mínima labor de oposición al PP. El PSOE, envuelto en una guerra absurda y kafkiana, una riña de patio de colegio entre niños malcriados de familias bien que no han sabido afrontar sus problemas, atajarlos y crecer con madurez, está ahora mismo tan paralizado como el propio país. Ha sido una guerra que no ha hecho sino desangrar al partido un poco más de lo que ya lo estaba. El PSOE ha claudicado de todo y ya solo espera el momento de que alguien le ponga el papel delante para firmar el armisticio total sin concesiones. Es cuestión de días que Rajoy anuncie que irá a terceras elecciones para lograr, esta vez sí, su ansiada mayoría que le permita gobernar. Ya no necesita al PSOE para nada y en los comicios del 18D le dará la puntilla histórica. Pero todavía hay barones nostálgicos que, en su delirio, dicen que el partido se levantará, cicatrizará sus heridas y volverá a ser fuerte, como antaño, como siempre. Vanas ensoñaciones. Aún no se han dado cuenta de dónde se han metido. Ellos y el partido.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

L'Avi

@AviNinotaire

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *