Alaminos, Editoriales, Humor Gráfico, Número 61
Deje un comentario

Editorial: Los monstruos de la trama Gurtel y algunos señores ‘black’

Ilustración: Jorge Alaminos. Viernes, 7 de octubre de 2016

Deportes

   Editorial

Los juicios contra los implicados en el caso Gurtel y el escándalo de las tarjetas black han puesto de manifiesto lo que ya sabíamos todos: que este país ha estado dirigido por la mafia durante demasiado tiempo. Pero lejos de admitir con valentía su culpabilidad, lejos de confesar que se equivocaron, que se perdieron por la senda del latrocinio y la corrupción, los encausados están manteniendo posiciones de defensa aún más bochornosas que los delitos que supuestamente cometieron, tratando de buscar vericuetos y rendijas legales para tumbar la causa que durante años han instruido los magistrados de la Audiencia Nacional. Ver al ex presidente del FMI y todopoderoso ministro de Aznar, Rodrigo Rato, sostener con insolencia, y hasta con chulería, que el dinero que se gastó en asuntos personales formaba parte de sus “gastos de representación”, produce vergüenza ajena y sonrojo. Ver a Miguel Blesa, el banquero que se daba la gran vida a costa de los preferentistas y jubilados estafados, alegar con descaro que no tiene dinero para pagarse una asistenta que le limpie su chalé de 800 metros cuadrados, revuelve las tripas de cualquier persona honrada y decente. Los españoles jamás olvidarán a ese tipo execrable del pañuelo dandi anudado al cuello y pelo engominado que viajaba por todo el mundo matando elefantes, leones, osos e hipopótamos solo por puro placer y para completar su museo de horrores.

El juicio por las tarjetas black es el juicio a la cúpula financiera que ha llevado a este país a la bancarrota. En Estados Unidos ya pasaron por el exorcismo de hacer justicia contra todos aquellos que como el magnate Bernard Madoff condujeron al mundo al crack del 2008 mediante el lanzamiento de hipotecas basura y la especulación inmobiliaria y bursátil. El fraude alcanzó los 52.000 millones de dólares, lo que lo convirtió en la mayor estafa llevada a cabo por una sola persona. El 29 de junio de 2009 Madoff fue sentenciado a 150 años de prisión. Aquí, como Spain is different y su administración de Justicia lenta, escasa de recursos y a veces mediatizada políticamente aún más different, hemos tardado otros siete años en sentar en el banquillo a nuestros particulares Madoffs ibéricos. Pero al final, más tarde que pronto, más tortuosa que eficazmente, los jueces y fiscales han hablado y por la Audiencia Nacional empiezan a desfilar estos días los culpables de que España se viera abocada a la Gran Depresión del 2008, que tanto sufrimiento y daño ha ocasionado a millones de españoles. Han sido tantos los implicados en estos dos sumarios que cada mañana, a primera hora, se agolpaban ante el escáner de seguridad de la Audiencia, formando verdaderos atascos, como en los aeropuertos, ante los gritos e insultos de ciudadanos estafados.

Por su parte, tras las primeras sesiones de la vista oral, ha quedado claro que la estrategia de los inculpados en el macrojuicio por la Gurtel será hundir la instrucción por defectos formales. Pero no parece que las coartadas de los abogados vayan a persuadir al juez. Como tampoco convencerán, a buen seguro, las peticiones pueriles de los implicados en la trama corrupta para que se anule el juicio por los defectos de forma más inverosímiles. Los letrados de Alvaro Pérez ‘El Bigotes’, Francisco Correa, Pablo Crespo y otros pretenden convencer a los magistrados de la Audiencia Nacional de que las 17 horas de grabaciones de José Luis Peñas, el testigo protegido que destapó la red de tráfico de influencias y cobro de comisiones, no son válidas en un juicio penal, lo que invalidaría todas las actuaciones. Esa misma táctica la utilizaron hace ya algunos años los gerifaltes del PP valenciano para escaparse del Caso Naseiro. En aquella ocasión tuvieron suerte y lo lograron. Pero los tiempos ya no son los mismos, afortunadamente. Ahora existe abundante jurisprudencia del Tribunal Supremo que admite las grabaciones como prueba de cargo en juicio cuando las obtiene una persona que participa en una conversación directa, cara a cara, con otra. Otra cuestión es que sea un tercero quien intercepte un diálogo privado entre dos interlocutores, algo que sí está prohibido. Tampoco parece que la vía que pretenden abrir los abogados defensores para tumbar la causa porque el juez que la instruyó, Baltasar Garzón, entró en política de lado del PSOE, sea un argumento sostenible. Garzón nunca tuvo relación con los procesados, que es la causa principal de recusación, como ya han sentenciado los tribunales en los diferentes recursos de apelación que se han ido solventando uno tras otro, todos en contra de los sospechosos, durante estos años de instrucción.

No hay acusado que se siente en un banquillo que no haga cualquier cosa para exculparse, mentir, falsear pruebas, echar la culpa a otros, decir que todo es un montaje o una conspiración judeomasónica, y esa es la única y gran estrategia que los procesados intentarán colar para escapar a condenas que pueden llegar a ser históricas. Ninguno puede demostrar que es inocente porque todos participaron en esta gran conjura de necios que fueron los años locos de la burbuja inmobilaria en España. Por eso los vamos a seguir viendo desfilar, uno a uno, por la Audiencia Nacional. Todos con sus trajes impecables y sus cabellos de peluquería cara, todos con sus fachadas de hombres decentes, todos con sus máscaras caídas de grandes personajes de la vida pública. Y por supuesto todos con el miedo metido en el cuerpo, todos con la ansiedad que produce no saber cuántos años tendrán que pasar en la cárcel y hasta con el remordimiento de caer en la cuenta de que mientras el pueblo sufría y pasaba hambre, mientras la gente era desahuciada de sus casas y hasta se suicidaba por ello, mientras millones de familias se quedaban en el paro sin más cobertura que la beneficencia de Cáritas, ellos tiraban a la basura miles de millones de euros en regalos de lujo y coches de alta gama, en mariscadas y angulas, en los mejores vinos y en putas de lujo, en grandes mansiones y en yates infames donde tostaban sus traseros ridículos al sol. Podrán poner todas las excusas judiciales del mundo, podrán tirar de sarcasmo, ironía, insolencia y bravuconería durante sus declaraciones. Pero la verdad solo tiene un camino. La verdad es lo que es y sigue siendo verdad aunque se piense al revés, decía nuestro gran maestro Antonio Machado. En este caso la verdad negra, la verdad black. La cruda realidad de mirarse al espejo y ver cómo, de la noche a la mañana, uno se ha convertido en un monstruo feo y horrible: eso es lo que no pueden soportar. Pero para eso está la Justicia. Para reflejar sus rostros obscenos en el cristal purificante y enseñarles la diferencia entre el bien y el mal.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Jorge Alaminos

Jorge Alaminos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *