Artsenal, Humor Gráfico, Juanma Velasco, Número 62, Opinión
Deje un comentario

Con un par de frases

Por Juanma Velasco / Viñeta: Artsenal

Juanma Velasco

Juanma Velasco

Carlos horrores. Esta mañana, por un mal azar del dial, he escuchado a Carlos Herrera en la COPE. Un ser despreciativo hacia quienes no son de su estirpe ideológica y social, aludiendo continuamente a los podemitas pero sin mencionar su equivalente de peperos. Un tipo chulesco, sobrado, jactancioso y en lo que a mí concierne, despreciable. Ese, el que ensalza el cínico, es el país que nos sigue esperando tras la investidura de Rajoy, pero el “no es no” no supone ninguna alternativa, a mi pesar. Confiemos en que la aritmética de la moción de censura sea una realidad a medio plazo y que el PSOE se deje de sí mismo para atender a ese progresismo que postula o postulaba. Mi vómito hacia Herrera, no hacia su cabeza sino hacia lo que defiende.

La popularidad es el objetivo de los ególatras, la fama la ambición de los idiotas, la notoriedad, en cambio, es la manifestación pública de algunas inteligencias.

Persona con la que no has de beber, déjala correr.

No esperes libertad de quien pueda ver comprometida la suya si te la concede. No esperes pues a que te permitan decidir y decide.

Antes de catalogar en Face a alguien como grande por cualquier nadería, piensa en Siberia, en Stephen Hawking, en el cosmos. Grande es uno de esos términos que el abuso ha empequeñecido.

La impaciencia es el arma que provoca más bajas en una guerra.

Un avión de papel no puede derribar a un dinosaurio. Conocedor, el dinosaurio explota su condición de invulnerable para seguir amedrentando. Pero lo que desconoce el animal es el refrán de que a cada dinosaurio le llega su asteroide. En ello estamos, sustituyendo los aviones de papel por asteroides. Pero pasa el tiempo, y también los asteroides se vuelven de papel.

Cuando entiendes que el cuadrado de la velocidad de la luz no es una magnitud sino una ventana abierta, no sigas buscando afuera, ya has conseguido dar contigo.

El sujeto debería ser más a menudo la parte de una oración que un gobernante.

Prefiero siempre un físico a un político, un agricultor a un político, un beso a un discurso, un telescopio a unas elecciones, un político a un…

Uno de los mayores estrépitos es el que resulta de la caída de un hombre que se anunciaba a sí mismo como un mito porque al sonido del derrumbe lo acompaña una salva colectiva de carcajadas crueles.

Cuando tus ideas se convierten en tus frustraciones, deja de pensar.

La verdad a menudo suele ser ese rumor tímido que termina por acallar la propaganda.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Artsenal

@ARTSENALJH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *