Humor Gráfico, Luis Sánchez, Marjo Garel, Número 61, Opinión
Deje un comentario

¿Por el bien del país?

Por Marjo Garel / Viñeta: Luis Sánchez

MARJO GAREL

@Marjo_Garel

Este es el triste análisis de lo ocurrido en el PSOE, el golpe de mano  del que ahora los satélites jubilados de la política avanzan el motivo: Pedro Sánchez, abducido por Podemos y por Pablo Iglesias, es el diablo, un diablo sin testas ni corona, pero pontífice de Ciencias Ocultas, y entre todos ellos pretenden destruir al partido socialista para su beneficio.

En su maniqueísmo por llevar la razón, los críticos acusan a Podemos de ser los únicos que se manifestaron aquel día aciago a las puertas de Ferraz, o sea, que es Podemos quien escribe y abjura de ellos en las redes sociales y en las manifestaciones contra sus dirigentes.

¡O yo o el caos!, han dicho Felipe González y sus mariachis, con Susana de testaferro. Si no ponemos fin a esto, Podemos nos fagocitará. Bien pronto ha colocado Susana a sus amigos en puestos que redundarán en suculentas pensiones en un futuro próximo. Porque pretender que los críticos han dado este golpe por el bien del país no resulta creíble. Más bien ha sido para  conseguir que sigan gobernando los compañeros como esos que estos días se sientan en los macrojuicios de la Audiencia Nacional por la Gurtel y por Bankia, ¡manda bemoles! Y así nos seguirá mandando la corrupción. No sabemos si en algo afectarán a los ERES andaluces estas decisiones drásticas que se han tomado en Ferraz.

Ya tenemos esa edición bananera de golpe encubierto a la democracia interna, donde no se respeta al afiliado que eligió en su día al secretario general del partido, que era quien tenía que haberlo desbancado en caso de que lo creyera oportuno.  A estas horas no se sabe bien cuál será la decisión que tomará la gestora para disfrazar las elecciones a nuevo secretario de “democráticas” con elección del mismo por las bases. Lo cierto es que dejarán pasar el tiempo suficiente para que el Señor de los Hilillos, con su Niña, tome la capa azul y se entronice, para ser aclamado en el Congreso por sus seguidores –¿cuantos aforados?– entre aplausos color naranja, un desvaído rosáceo, como agua de lavar carne, y alguno que otro que se sumará sin duda, en espera de beneficios económicos, y lo que se tercie.  Mientras, por los bancos se pasan los catálogos de las empresas a las que pueden ir a aconsejar una vez acabe su misión en el Congreso, haciendo pertinente cumplido a las puertas giratorias y a los sueldos astronómicos.

Aquí, los ciudadanos volveremos a apretarnos el cinturón, mientras ellos “graciosamente” nos sortearán unas papeletas para que les den de comer gratis, algún día, a los que no les llega la pensión, el paro o simplemente no ganan nada. Generosos que son.

Pero las cañas se pueden volver lanzas contra ellos. Ahora el “aspirante” del Marca y la Pantalla Plana “exige” que no se abstengan los socialistas sino que se comprometan a aprobar los presupuestos de 2018 y todo documento que sirva para defenestrar al pueblo, que incluirá  probablemente los recortes solicitados por Europa y que están deseando aplicar.

¿Se terminará ahorcando el pseudo PSOE y darán su bendición a todo lo que les pidan en el PP? O como todo apunta, ¿se celebrarán las terceras elecciones? Creo firmemente que será esto último, y todo porque cuanta más corrupción aflora –y como vemos, es el pan de ellos de cada día–, más votos se aseguran. Esto es lo que pretende el PP: conseguir esa mayoría absoluta que acabaría esclavizando al ciudadano, recortar aún más los derechos sociales y dejar campo libre  para practicar el tijeretazo nuevamente. Ya se sabe que la caja de las pensiones (esquilmadas) bajarán a la mitad y sin depender de ningún partido que se la juegue durante la legislatura.

Con ciertos medios de comunicación siempre ¡a sus órdenes!, ahora este Patio de Monipodio, a falta de figurantes, nos colocará a nosotros con la mano extendida y solicitando unas monedas para ir tirando. Aumentarán las “jardineras” y pasearán a los turistas para que puedan hacer fotos de la colas de quienes van a comedores sociales, como “typical Spanish”. ¡Ay! ¡Mi querida España, esta España mía, esta España muerta! Tan comparable a una imagen de postguerra y sin juventud que llevarnos a los ojos, pues en cuanto pueden, los jóvenes salen a buscarse la vida allende las fronteras. ¡Gracias PSOE por vuestra traición y por entregarnos, como si fuésemos prisioneros de guerra, a este partido que nos va aniquilando! Que la Historia os lo demande.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Luis Sánchez

Luis Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *