Humor Gráfico, Joaquim Bosch, Luis Sánchez, Número 60, Opinión
Deje un comentario

Rescataron bancos, no personas

Por Joaquim Bosch / Ilustración: Luis Sánchez

JOAQUIM BOSCH 2

@JoaquimBoschGra

A fondo perdido. Nos aseguraron que serían devueltos los miles de millones de euros que el Gobierno aportó para ayudar a las entidades bancarias. Hoy ya sabemos que eso no ha sido cierto. Ese dinero era de toda la sociedad y salió de recortes muy intensos de los derechos sociales. De recortes en sanidad, educación, justicia, prestaciones públicas, lucha contra la violencia de género. Con esas enormes aportaciones económicas se tapó un agujero bancario originado en iniciativas privadas irresponsables, que hemos tenido que pagar entre todas y todos, mientras hay minorías que se han enriquecido ilegítimamente. Hemos rescatado a quienes no lo merecían, a cambio de vaciar de contenido nuestro sistema de derechos sociales. Ese trato de favor tan exagerado hacia las entidades bancarias contrasta con la dureza hacia quienes no pueden pagar sus hipotecas, con una legislación injusta y constantemente cuestionada por los tribunales europeos. Los 23.600 millones euros ya se dan por perdidos seguro. Pero parece claro que la cifra será mucho mayor y superará los 50.000 milones. Da miedo pensar todo lo que se podría hacer con ese dinero para mejorar la sociedad. Los jueces podemos tener la culpa de algunas cosas, pero seguro que no tenemos la culpa de la situación política. Islandia es el camino que no tomamos. Y que nos hubiera llevado a lugares diferentes. Y a que los causantes del desastre económico asumieran responsabilidades. Pero, claro, estamos en un país nada acostumbrado a que haya responsables de los desastres. Parece que el dinero sea abstracto y las personas también. Pero no lo son. Sobre todo las personas. Son personas de carne y hueso quienes se han enriquecido con el desastre bancario, a costa de la gestión del dinero público. Y también son de carne y hueso las víctimas de esta situación.

Pactos insuficientes. En un reciente artículo que publiqué en El Diario, como magistrado y miembro de Jueces para la Democracia, abordé el pacto contra la corrupción alcanzado en los acuerdos de investidura. No se puede actuar con rigor contra las tramas corruptas con iniciativas que no recogen todas las modalidades de estos delitos. Y que dejan fuera infracciones tan graves como la prevaricación, la malversación, el tráfico de influencias o determinadas formas de cohecho. Este pacto se centra en cuestiones periféricas y no ataca los problemas centrales. Contra la corrupción se debe actuar con enorme firmeza. Y no con acuerdos de mera oportunidad política.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Luis Sánchez

Luis Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *