Editoriales, Humor Gráfico, Iñaki y Frenchy, Número 58
Deje un comentario

Editorial: El presidente es el gran responsable del bloqueo

Viñeta: Iñaki y Frenchy. Sábado, 3 de septiembre de 2016

Deportes

   Editorial

Como era de prever, Mariano Rajoy perdió el debate de investidura y salió del Congreso sin hacer declaraciones, escabulléndose entre los periodistas. Ninguna fuerza política del arco parlamentario, salvo PP y Ciudadanos (con el apoyo del único diputado de Coalición Canaria) quiso dar su confianza al candidato popular y finalmente el “no” al presidente en funciones ganó al sí por 180 votos frente a 170. Al final la negativa del PSOE a abstenerse para que Rajoy pudiera salir elegido (una postura en la que el líder socialista Pedro Sánchez ha empeñado todos sus esfuerzos y hasta su futuro político) resultó clave para evitar la reelección del presidente del Gobierno.

La primera conclusión es que Rajoy sale quemado del Parlamento, donde ha recibido duras críticas de todas las fuerzas políticas por las drásticas medidas de ajuste económico contra la crisis que el presidente ha adoptado en los últimos años y también por su tibieza a la hora de combatir los numerosos escándalos de corrupción que han salpicado a su partido. Por tanto, a estas horas todo parece abocado a unas terceras elecciones, que en principio se celebrarían el día 25 de diciembre, si antes no se reforma la ley electoral para evitar el escarnio y el ridículo de que los españoles tengan que ir a votar el mismo día de Navidad.

El PP culpa a Pedro Sánchez del bloqueo institucional pero el gran responsable es Mariano Rajoy

La segunda consecuencia fundamental de la investidura fallida es que, tras el fracaso de Rajoy, España sigue sumida en el bloqueo institucional después de nueve meses sin Gobierno, una situación inédita en la Historia de nuestro país que está provocando estupor en la comunidad internacional. No obstante, y pese al bloqueo, se abre un nuevo escenario de dos meses en el que todavía podría saltar alguna que otra sorpresa. Durante ese tiempo, y hasta el 1 de noviembre, cuando el Rey Felipe VI disolverá las Cortes, parece más que seguro que las fuerzas de izquierda impulsarán una negociación en un último intento por sumar los escaños suficientes para formar un Gobierno de progreso y cambio, evitando unas terceras elecciones que, según han coincidido todos los partidos, supondría una imagen negativa, cuando no esperpéntica, para la democracia española. En ese sentido solo una opción alternativa parece posible: un Gobierno de Pedro Sánchez con el apoyo de Unidos Podemos y Ciudadanos, una especie de Gobierno Frankenstein en el que participarían desde socialistas a comunistas pasando por independentistas y el centro derecha. Esta hipótesis, con ser la única que daría los números necesarios para gobernar, se antoja poco menos que ciencia ficción, ya que ello significaría la renuncia de Pablo Iglesias a su famosa línea roja de proponer un referéndum para la autodeterminación de Cataluña, un punto irrenunciable en las confluencias catalanas de Podemos. Por si fuera poco, tanto Iglesias como el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se han declarado socios “incompatibles” en un mismo Gobierno de coalición, ya que las políticas económicas que proponen ambos partidos son radicalmente antagónicas. De poco servirán las esperanzadoras declaraciones que Sánchez realizó anoche apelando a las “fuerzas del cambio” para buscar una solución al “atasco político” en España y garantizando que si percibe “altura de miras y generosidad” por parte de los demás partidos de izquierda “el PSOE formará parte de esa solución”.

Posibilidades de futuro al margen, la investidura fallida de Rajoy ha sido la crónica de una derrota anunciada. Se sabía de antemano que su pacto con Albert Rivera solo le daba para alcanzar 170 escaños, insuficiente para lograr los 176 que otorga la mayoría absoluta para gobernar. La consecuencia inmediata es que ha quedado liquidado el acuerdo con las 150 medidas para la regeneración política, la lucha contra la corrupción y la reforma institucional en España que Ciudadanos impuso al PP como condición indispensable para apoyar la investidura de Rajoy y que éste tuvo que firmar por necesidad, como tragándose un sapo.

Los populares hablan en clave de elecciones pero cuidado porque las elecciones las carga el diablo

Finiquitado el pacto PP/Ciudadanos queda claro que todos los partidos se mueven ya en clave electoral. Rafael Hernando, portavoz del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, en un ejercicio de malabarismo político, aprovechó su intervención para endosar a Pedro Sánchez toda la responsabilidad de que España siga a estas horas sin un Gobierno, mientras que los socialistas respondieron señalando a Mariano Rajoy como único culpable de la situación, al no haber sido capaz de lograr los apoyos necesarios para lograr la investidura. Firme en sus posiciones, Hernando confirmó que el candidato del PP a las terceras elecciones no será otro que Mariano Rajoy. Y llegados a este punto debemos preguntarnos: ¿es Rajoy parte de la solución o más bien parte del problema? Felipe González recordó ayer que “el partido más votado en España tiene al candidato más vetado”, insinuando que el presidente popular debería dimitir, arrojar la toalla, dando paso a otro aspirante libre de sospechas que pueda aglutinar los apoyos suficientes. Si este debate ha dejado algo claro es que nadie, salvo sus correligionarios, quiere que Rajoy siga siendo el presidente de España. El líder gallego es el símbolo de las políticas de austeridad y recortes que tanto sufrimiento han ocasionado a millones de españoles en los últimos tiempos y por si fuera poco es el presidente que envió un SMS de apoyo incondicional a su tesorero, Luis Bárcenas, cuando ya se sabía que éste figuraba como implicado en un monumental caso de financiación ilegal. Por su nefasta gestión de estos años, está moral y políticamente incapacitado para dirigir un nuevo Ejecutivo. Sería bochornoso, y hasta una vergüenza para la democracia, que un dirigente que ha propiciado la instalación de redes mafiosas en el Gobierno, como los casos Gurtel, Púnica, Rato y Blesa, tenga otra oportunidad de ser presidente. Por eso, quizá en estos momentos no haya un mayor lastre ni un mayor tapón de bloqueo institucional que Mariano Rajoy. Quizá si él ya no estuviera en la política española el PP lo tendría mucho más fácil para lograr apoyos de Gobierno. Pero todo son conjeturas. Lo único cierto es que a esta hora, tras el fracaso de Rajoy en la investidura, los españoles ya se están concienciando de que tendrán que ir a votar por tercera vez y para colmo en fechas navideñas. Las encuestas auguran que los comicios beneficiarán al bipartidismo tradicional PP/PSOE, perjudicando a los dos partidos de la nueva política: Podemos y Ciudadanos. Además, la abstención podría aumentar debido al hartazgo de la población, lo que redundaría en beneficio del partido en el Gobierno. Será precisamente por eso que los populares se mostraban tan tranquilos ayer tras la derrota de Rajoy. No tienen miedo a unas terceras elecciones porque ya ganaron las primeras el 20D y mejoraron en número de votos y escaños el 26J. Pero ojo, porque jugar con las urnas puede resultar peligroso, ya que las elecciones las carga el diablo.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

IÑAKI Y FRENCHY

@inakiyfrenchy76

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *