El Koko Parrilla, Humor Gráfico, Número 58, Opinión, Xavier Latorre
Deje un comentario

Pokémon presidente

Por Xavier Latorre / Ilustración: El Koko Parrilla

XAVIER LATORRE

Xavier Latorre

Un presidente en España y otro, claro, en los Estados Unidos. Daría igual. Todo el mundo se ha dejado abducir por ese muñequito virtual. La caza y captura de pokémons ha movilizado a muchos seres insípidos del planeta. El icono con forma de marciano ha aterrizado en todas partes. Con un smartphone en la mano rastrean por GPS todos los rincones para pillar un botín de guerra de juguete, una prenda para mostrar ufanos a los vecinos de sombrilla o a los compañeros del curro.

En Ankara y Estambul salieron militares por tierra, mar y aire a pillar a los pokémons del gobierno. Lo que ocurrió es que eran unos golpistas inofensivos, unos militares descafeinados, de sainete. Un  desastre, una chapuza. Esto a Pinochet en Chile no le pasó. Lo primero que hizo fue bombardear el Palacio de la Moneda; lo segundo, disparar contra personas indefensas, luego concentrarlos en un campo de fútbol y, por último, activar una matanza indiscriminada. Estos de Turquía, en cambio, fueron azotados por la muchedumbre, golpeados por periodistas furiosos en una pausa publicitaria y rodeados sus tanques por personas iracundas. ¡Pobres! Unos trozos de pan a los que han zarandeado y torturado a las bravas. ¡Militares de pacotilla! El que sí ha pillado más pokémons de la cuenta ha sido Erdogan. Aprovechando el fracaso estrepitoso del golpe ha despoblado las escuelas de maestros y ha vaciado los tribunales de magistrados. El presidente turco sí que ha capturado pokemon-rehenes, con pinta de funcionarios, y aún no se ha acabado la partida.

En el Congreso de los Diputados, Rajoy activó su no-plan, como siempre, para captar votos descarriados en plan pokémons, abandonados de forma distraída por el hemiciclo por sus antiguos rivales independentistas y hoy dóciles compañeros de viaje. Su valida, Ana Pastor, pilló más que nadie y consiguió erigirse en la dueña del cotarro parlamentario. Todos los pokémons diputados valen lo mismo excepto los anónimos, cuyo voto en la urna vale un bonus extra (los llaman pokeballs) para la próxima investidura de SúperMariano Bros, el líder espiritual de los picachus españoles.

En la sede de la Presidencia del Gobierno valenciano, alguien, vete a saber quién, ha soltado un par de monstruos de esos con pinta de animales raros de colorines. El más rápido en cazarlos con su App de última generación puede que sea el líder valenciano de Podemos que se muere de ganas por entrar en el Gobierno y dirigir, como si se tratara de un videojuego, una consellería de peso en el gabinete de Ximo Puig. Marcaría un hito: el primer podemita en un gobierno autónomo. Después de rozar el cielo con las encuestas no está mal dormir a la serena, bajo el influjo de la luna de Valencia. Menos da una piedra.

En la realidad palpable, no en la aumentada de forma artificial, se puede aventurar que si lo de Niza o lo de Turquía ocurre antes del 26-J, Mariano Rajoy gana por goleada. El miedo está invadiendo nuestras pantallas y la gente, acosada por la desigualdad creciente, no quiere un político que tome medidas redistributivas, quiere joder al vecino negro, al inmigrante o al parado. Se exalta y aplaude a rabiar a un contradictorio, mentiroso y xenófobo Donald Trump. El más tonto de la clase es seguido por unos pokémons-zoquetes que añoran tiempos pasados. Sus penurias no desaparecerán pero les hacen creer que sí. ¡Infelices! Son ciberadictos a un tipo que no aprovecha ni para servir copas animadas a Homer Simpson en un bar de Springfield.

Hay que ver la que montó el pokemon de Aznar. Tres estadistas de mentiras fueron a hacer un negocio disfrazados de superhéroes y la cagaron. Por su culpa, entre otras razones, ahora subir en tren por Baviera es una temeridad y salir a comprar una baguette por París, una lotería macabra. A este paso en las próximas elecciones nos pedirá el voto un pokemon, como si lo viera. También son entretenidos y enredan lo suyo.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

PEDRO EL KOKO PARRILLA

@Elkokoparrilla

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *