Aitana Castaño, Número 58, Opinión
Deje un comentario

Incoherencias populares

El presidente del Gobierno en funciones, durante su discurso de investidura. Foto: Efe

Por Aitana Castaño

AITANA CASTAÑO

@Sairutsa

Rajoy, la calculadora humana. “De cada 100 euros que gasta el Estado, 63 se dedican a gasto social, 26 a pensiones, 14 a sanidad, 9 educación, 8 a otros gastos sociales y 6 en prestaciones de desempleo”. Y ojo que esto lo dice el presidente del partido que se supone que es “bueno” en la materia de economía, eh.

Lo de la investidura. Dice Mariano Rajoy: “Difícilmente se me ocurre mayor daño a la democracia española que ir a unas terceras elecciones”. Vamos a echarle una mano. Por cinco céntimos de euro: “Mayores daños a la democracia española”. Como por ejemplo: “Destrucción de pruebas que evidencian la corrupción en tu partido político”.

Una nostalgia cualquiera. ¿Os acordáis cuando éramos jóvenes y había Gobierno?

Verano y música. La gente del PP de Oviedo ya podría haber avisado antes, rediós. Pienso que me he jugado la vida por ir a ver a Melendi a la plaza de la Catedral de Oviedo y me respigo entera. “Morir porque te quiero como el mar quiere a un pez que nada dentro” no me apetecía nada. No te lo perdonaré jamás, Caunedo. Jamás.

Los mundos del arte. En el santuario de Bendueños, en Lena, hay un “camerín” en la parte de atrás donde los nobles de la zona le rezaban a la Virgen alejados del pueblo llano. La Virgen les daba la espalda y para compensar decidieron pintar las paredes y la cúpula del templo con vivos colores. Era el año 1710. Se lo encargaron todo a Toribio Fernández Vaquero, maestro en el arte de dorar y pintar. Se cree que una de las familias nobles que acudían a los oficios religiosos a este pueblo fue la de los Bernaldo de Quirós, que tenía a alguno de sus miembros en la “corte” del Virreinato de Perú. Porque sólo así se puede explicar por qué las paredes de un santuario lenense están plagadas de mujeres y hombres de piel oscura con plumas en su cabeza, plantas exóticas y aves del paraíso. Toribio no se quedó en el exotismo del Nuevo Mundo, también pintó animales mitológicos, como un hipocampo. Un ser medio caballo medio pez que según cuenta la leyenda rescata del mar a los pescadores que naufragan en sus aguas. También es el vehículo de las sirenitas, como sabemos de toda la vida de nuestro señor las generaciones educadas por Walt Disney.

Hilda y Omran. Hilda Farfante tenía cinco años cuando asesinaron a sus padres, Balbina Gayo y Ceferino Farfante, maestros republicanos de Cangas de Narcea. Apenas se acuerda de ellos. Mientras hoy me hablaba no dejó de pasarme por la cabeza ni un segundo la imagen del niño sirio ensangrentado dentro de una ambulancia. Aunque hoy, en realidad, no me dejó de pasar por la cabeza en todo el día. Se llama Omran. No voy a colgar ni el vídeo ni la foto de Omran por diversas razones. Una de ellas es que quiero enseñaros los ojos de Hilda Farfante que tenía cinco años cuando fusilaron a sus padres, Balbina Gayo y Ceferino Farfante, maestros republicanos de Cangas de Narcea…

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *