Joaquim Bosch, Número 58, Opinión
Deje un comentario

Delitos de avaricia

Por Joaquim Bosch* / Ilustración: Artsenal

JOAQUIM BOSCH 2

@JoaquimBoschGra

Es evidente lo que es la corrupción: un uso desviado e ilegítimo de las instituciones en beneficio de determinados cargos públicos. Cualquier intento de excluir conductas vinculadas a las prácticas corruptas acabará privando de credibilidad a posibles pactos en la línea del que estos días han firmado PP y Ciudadanos. Los delitos de corrupción son lo que yo llamo delitos de avaricia. No son infracciones de gente desesperada o marginada socialmente. Son conductas de personas que suelen tener gran cantidad de bienes y patrimonio, pero que todavía quieren más. Por eso las instituciones estatales pueden y deben actuar mucho más eficazmente contra esta lacra que socava los cimientos del Estado de Derecho. Ahí la amenaza disuasoria del castigo puede generar bastante intimidación, si es creíble. Sin embargo, esa presión punitiva, a veces, suele ser mayor en los delitos cometidos por quienes apenas tienen para comer, y eso es injusto.

Cuando se firma un pacto contra la corrupción no se puede regatear para excluir conductas que dañan muy seriamente a toda la sociedad. Al contrario, un acuerdo político que sea riguroso contra la corrupción debería esforzarse en incluir el máximo posible de conductas lesivas tipificadas en el Código Penal. En realidad sería suficiente con que se aplicara la ley y con que los juzgados tuviéramos medios suficientes para hacerla cumplir en plazos razonables, lo cual a menudo no sucede. Este tipo de pactos, como el que han firmado PP y Ciudadanos, tienen su sentido en el ámbito político, para acordar qué responsabilidades se asumen antes de que se dicte una sentencia. Pero excluir delitos que están descritos en el Código Penal supone  minimizar conductas gravemente perjudiciales para la sociedad. No tiene razón de ser que en un pacto contra la corrupción se intente minimizar todo lo posible el ámbito de las infracciones penales. Desde las asociaciones de jueces y fiscales hemos hecho numerosas propuestas al Gobierno y a los grupos parlamentarios, sin importarnos para nada el color político de la formación que está en el poder. Si se quiere de verdad actuar contra la corrupción, existen muchas medidas que no cuesta demasiado aplicar. Pero para eso hace falta una voluntad política muy clara, eso sin ningua duda.

Posdata. Se ha celebrado el Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada sin que nuestro Estado cumpla con sus compromisos en la materia. Por suerte, hay organizaciones y personas que se encargan de mantener viva la esperanza de que algún día las fosas comunes formen parte del pasado y no del presente.

*Joaquim Bosch es exportavoz de Jueces para la Democracia

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Artsenal

@ARTSENALJH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *