El Koko Parrilla, Humor Gráfico, Número 55, Opinión, Tonino Guitián
Comentarios 2

Lámparas venecianas

Por Tonino Guitián / Viñeta: El Koko Parrilla

Tonino Guitián

Tonino Guitián

Había fallecido un conocido cardenal valenciano y sus sobrinas acometían la triste tarea de poner los objetos de la enorme casa en la céntrica calle Colón a la venta. Un familiar que se dedicaba a las antigüedades me llevó siendo entonces yo muy joven a que le ayudara y de paso viera aquel lugar. La vivienda era enorme, amplia, y la luz de los ventanales estaba velada por espesas cortinas de terciopelo. El salón estaba iluminado por multitud de bombillas antiguas que tamizaban su luz a través de pequeñas cuentas de cristal de Murano en forma de hojas, plantas y frutas, hasta concentrarse en una lámpara central de araña donde esta decoración transparente se amontonaba dando reflejos de color verde, azulados, granates y amarillos. Compramos un montón de telas riquísimas: damasquinadas, bordados ingleses, brocados, lamés, satenes, tafetanes, puntillas y morarés. Yo pensé que serían de las sobrinas pero no: eran retales con los que el Cardenal se hacía confeccionar sus ropas talares y que seguramente compraba a algún amigo o durante sus viajes por el mundo.

Comprendan pues que pueda entender a Monseñor Cañizares como a un hermano, porque hay cosas que si no las ves en primera persona no se pueden articular en la mente. Y no tomen por frívolo este acercamiento, porque mucho tiene que ver con lo que se tiene que con lo que se hace: si uno rinde culto a los bienes materiales, todo tendrá en mayor o menor medida un tinte materialista. Por eso supongo que su atención hacia el acoso que entiende don Antonio está sufriendo la enseñanza concertada en la Comunidad Valenciana, donde el grito de “libertad” ha sido puesto para poder seguir imponiendo la catequesis a menores de edad que luego no podrán asumir una sexualidad libre si acatan estas normas, no tiene nada que ver con la fe, sino con el mazo dando. Y no hay mejor mazo que sostener que la ideología de género ataca a las libertades, la familia y el futuro de la civilización. Como si la libertad de ser esclavo de unas doctrinas fuera un paraíso para las mujeres y para los hombres.

Pero ya hubo voces clamando contra el divorcio en los años ochenta, antes de que todos los grandes personajes de nuestro país, políticos, nobles y católicos de mucho poder llevaran a sus amantes a casa y aquí Dios y allá gloria. Para comprender mejor el argumentario que tienen los ideólogos católicos de nuestro país, tenemos que citar a Antonio Velázquez Cavazos, que asegura en un artículo que “una encolerizada izquierda, con sus huestes mediáticas oliendo sangre, se han abalanzado contra el prelado como una plaga de langostas para obligarle a retractarse (…)” Para que esto suceda, para que todos los derechos humanos universales concurran en un único derecho multicolor y a la familia no la conozca ni la madre que la parió, los ingenieros de la diversidad sexual y de género deben antes asegurarse de que ningún Cañizares de turno les tosa en un púlpito; y por supuesto, llenar las escuelas europeas de Titos y Ottos recién casados. ¿Les suena?: lo que la ideología de género ha unido, que no lo separe el hombre. Lo de Tito y Otto se refiere a un matrimonio ficticio entre niños homosexuales en Bélgica, hermoso país donde la tasa de abusos a menores se multiplica como en la muy católica Irlanda. No nos vamos a andar con detalles, pero yo jamás me opondría a que ningún prelado español tenga el tiempo suficiente para dedicarlo a la confección y corte de ricas telas, ni llamaría a la rebelión de los sacerdotes contra la obligada abstinencia ficticia a la que son sometidos. Cada cual que haga lo que la cacareada libertad le permita, con su dinero y con su cuerpo. Que cada cual haga lo que crea conveniente pero nunca por la fuerza ni con la credulidad de los demás, que no conocen los entresijos ni las lámparas de araña venecianas que se siguen ocultando en muchas oscuridades de nuestras iglesias.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

PEDRO EL KOKO PARRILLA

El Koko Parrilla

2 Kommentare

  1. Luis Alberto Fuentes dicen

    Muy buen artículo, los suscribo palabra por palabra.

  2. Parvez dicen

    Pues eso, respetemos la libertad, la de los que quieran ir a colegios concertados o no, los que quieran aprender religión y los que no …….
    Algunos estamos hartos de los que quieren acabar con otras ideas, religiones, creencias ….. con la “honrada” intencion de imponer “las suyas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *