Ada Colau, Artsenal, Humor Gráfico, Número 56, Opinión
Deje un comentario

La corrupción como forma de vida

Por Ada Colau / Ilustración: Artsenal

ADA COLAU

Ada Colau

Una corrupción normal. Ayer supimos por la prensa que un ministro había conspirado contra sus adversarios políticos. Hoy un presidente en funciones nos dice que eso es “normal”. Conspirar es, para el partido que gobierna el Estado, una actividad “normal”. Es decir, encargar al erario público investigaciones fantasma, que apestan a cloaca, para cargarte a tus enemigos políticos entra, según este Gobierno, dentro de las competencias y atribuciones del Ministerio de Interior… Todo sea “por el interés nacional”, que en su idioma significa “nuestro propio interés”, lo que en idioma de la mafia vendría a ser “en interés de la familia”. Señor Fernández Díaz y señor Rajoy, en interés de la democracia, o sea, por el bien de todos y todas, empiecen a recoger sus bártulos y váyanse. Nunca conseguirán que nos parezca normal la corrupción, los privilegios, las conspiraciones ni el abuso de poder. Váyanse por decencia. O les echaremos por las urnas.

Privilegios o derechos. Rajoy dijo en un mitin que Carmena y yo somos un peligro porque nuestras políticas económicas “ahuyentan la inversión”. Señor presidente, tendrá que buscar otros peligros, porque los datos confirman que la inversión extranjera ha subido tanto en Barcelona como en Madrid. Un índice que sí ha bajado, por si necesita ejemplos, es el absentismo escolar en los barrios más castigados por la crisis. Eso me cuentan las maestras, y lo relacionan directamente con las becas comedor, que hemos triplicado. Vaya, parece que sí se podía incentivar la economía y al tiempo proteger a la gente. Quizás los gobiernos del cambio estemos demostrando que haciendo frente a la austeridad y protegiendo los derechos básicos, también se reactiva la economía. Y eso sí es peligroso… peligroso para el PP, porque demuestra que SÍ hay alternativa. Susana Díaz también salió al ataque: dijo que el voto andaluz no servirá para pagar “los privilegios de Colau”. No sé a qué privilegios se refiere, pero sí me gustaría contestarle que ni aquí ni en Andalucía queremos privilegios sino derechos. Que el caciquismo de buena parte del PSOE andaluz sí tiene un largo historial de “privilegios”, incluidos gravísimos casos de corrupción como el de los ERE, y eso lo hemos pagado todos y todas. El 26J el voto andaluz, como el catalán, el valenciano, el gallego, el extremeño, etcétera, tienen la oportunidad de unirse para echar al PP. Para acabar con recortes, corrupción y austeridad. Ojalá echar al PP fuera un objetivo compartido con Susana Díaz. Pero cuando se apunta al discurso del miedo y a las difamaciones de la derecha, parece olvidar quién es realmente el adversario político. ¿O no es el PP? Sería honesto que el PSOE empezara la campaña aclarando ese detalle, porque habrá un 27J, y sólo dos opciones de formar gobierno: o gran coalición con el PP, o gobierno de cambio. Nosotros trabajamos inequívocamente por el segundo.

Igualdad. Unos hablan de celebrar el “Día del Machote”. Otras hablamos de poner la vida y los cuidados en el centro de la política, para mejorar la vida de hombres y mujeres. El 26J, tú eliges.

Solidaridad con los que huyen de la guerra. Las ciudades nos estamos organizando para tejer alianzas y ofrecernos como lugar de acogida para refugiados ante el vergonzoso inmovilismo de los estados europeos, cuyas políticas están siendo cómplices de miles de muertes en el Mediterráneo. Las ciudades queremos y podemos acoger. Naciones Unidas ha alabado nuestro ofrecimiento ¿Qué más hace falta para que se nos escuche?

Por una vez. Hay una cosa en la que estoy de acuerdo con Rajoy: “Gobernar no es fácil”. Ahora bien, eso no puede ser una excusa para quien gobierna. Poner a las personas en el centro no es una cuestión de “dificultad” sino de “voluntad política” y de tener claras las prioridades.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Artsenal

Artsenal

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *