Aitana Castaño, Número 55, Opinión
Deje un comentario

Héroes anónimos

Fotograma de Still the enemy within, película sobre las huelgas mineras en Inglaterra. 

Por Aitana Castaño 

AITANA CASTAÑO

Aitana Castaño

Aquellas minas de la infancia. En los primeros dosmiles, cuando empecé a hacer prácticas en esto de la prensa, me quedaba sola durante los veranos en la casa familiar de La Barraca. Todos los demás “se fugaban” (o para el Sur del todo o para el Oriente de Asturias). A veces, desde las profundidades del Valle Oscuru, recibía la visita de mi primo Juanma, que venía a pasar unos días conmigo. Nos reíamos mucho. A mi me divertía la forma en que Juanín miraba la cuenca minera. Todo lo que yo veía normal a él le extrañaba o le fascinaba o le sorprendía. Desde los castilletes metálicos en medio de los pueblos hasta las voces en los chigre. (Porque aunque en aquellos veranos de los primeros dosmiles éramos muy pocos los que quedábamos en agosto cuidando del Fuerte Apache, el ruido de los bares apenas disminuía con respecto al invierno. Era algo de lo que nos ocupábamos ardorosamente los “resistentes”) . Un día, tomando una cerveza en la Plaza de La Iglesia de El Entrego, Juanma miró para el Castillete del Pozu Entrego, después para unos chavales que gritaban a nuestro lado y después para mí: “Esto me encanta. Todo es tan british”. Después confesó que hasta nos veía más rubios. Si podéis, ved la película Still the enemy within sobre las huelgas mineras contra el Gobierno de Margaret Thatcher, de las que se cumplen treinta años. Y ya veréis como tiene razón Juanma, y en estas cuenconas somos más british que diola.

Movida en Francia. Las reuniones entre Manuel Valls y Phillipe Martínez por la huelga contra la reforma laboral en Francia terminan con un “pa chulo, chulo, mi pirulo” (sic), ante la mirada de incomprensión del resto de franchutes participantes en la negociación. Tiene que ser así. Por narices.

Divinos errores. Acabo de escuchar en una radio gallega que es “ano electoral”. Estos gallegonos sí que saben llamar a las cosas por su nombre, rediós.

Ilustrados. Ya lo dijo Voltaire: “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo, inclusive si eres Jaime Poncela”. (Nota: Fuentes próximas a Poncela me confirman que hizo el PREU con Voltaire, de ahí la relación entre ambos).

Sentencia. Que a lo mejor la petición de tres años y ocho meses de cárcel para Marcos Moro por publicar una información cierta sobre el diputado del PP David González Medina es justa eh. Porque todos sabemos que es muy grave mantener informada a la sociedad sobre sus cargos públicos. No como el tráfico de drogas, que es algo que ayuda mucho a la sociedad de hoy en día…

Gimnasia pasiva. Calculo que mis estornudos de esta tarde cuentan como cien abdominales. Si esto no es aprovechar las sinergias alergéticas en el proceso de confluencia de la operación bikini, que baje dios y lo vea.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *