Jose Antequera, Literatura
Deje un comentario

El retorno de Gorgonio Llaneza

El escritor A.M.Gallo, en una imagen de archivo. Foto: David B. Méndez

Por José Antequera. Sábado, 18 de junio de 2016

Deportes

   Literatura

Señoras y señores, el subinspector de Policía Gorgonio Llaneza ha vuelto. Y lo ha hecho para ajustarle las cuentas a los siniestros agentes franquistas de la temida Brigada Político Social, “los de la puta Social”, como él los define. El héroe novelesco creado por el escritor Alejandro Martínez Gallo (León, 1962) se ve involucrado en una nueva y apasionante aventura, La muerte abrió la leyenda (Editorial Reino de Cordelia) una historia ambientada en el Castellón de 1972, el primer destino de Gorgonio como policía novato tras salir de la academia. Allí, en la ciudad levantina donde “nunca pasa nada” y donde abundan fachas y caciques, el protagonista de la novela investigará un extraño suceso: la muerte de Amado Granell, el militar de Burriana que fue condecorado como héroe de la Segunda Guerra Mundial al haber participado en la liberación de París. El primer caso en la vida del policía parece de mero trámite, certificar el fallecimiento de un ingeniero chileno en un accidente de tráfico ocurrido en Sueca, a treinta kilómetros de Valencia. Pero cuando Gorgonio llega al lugar del siniestro todo se complica: en la guantera del vehículo accidentado descubre la verdadera identidad de la víctima, Amado Granell, y una serie de balazos en la cubierta del coche le dan que pensar que aquello no ha sido un simple accidente.

Con La muerte abrió la leyenda, Gallo rubrica una de sus obras más redondas, con la que ha recibido el premio Letras del Mediterráneo, un certamen que busca potenciar el turismo en la provincia a través de la literatura. A Gallo, que compagina su carrera literaria con la de comisario-jefe de la Policía Local de Gijón, las peripecias de Gorgonio en Castellón le sirven para recuperar la historia reciente de España y hablar del oficial burrianense que fue teniente de La Nueve, la mítica compañía de la División Leclerc, la primera en penetrar en las líneas alemanas y entrar victoriosa en la capital de Francia. “Granell fue un héroe al que el Gobierno francés le concedió la distinción de Oficial de la Legión de Honor. Sin embargo, no me interesaba tanto su gesta −que ya había narrado Basilio Trilles en El español de la foto de París y yo había investigado para mi obra Morir bajo dos banderas− como su enigmática muerte. Aparentemente falleció en un accidente de tráfico cerca de Sueca, pero el coronel Raymond Dronne, a la sazón diputado de la Asamblea Nacional francesa en esos años, defendió siempre que en la chapa del coche había trazadas de bala”. Ese enigma es el que sirve de excusa para construir una trama al más puro estilo de las novelas de A. M. Gallo, es decir, un argumento negro o policial, un interés explícito por la recuperación de la memoria histórica y un ardid literario que domina a la perfección: el sentido del humor.

alejandro m gallo

Pero no será un caso fácil para el solitario y abnegado Gorgonio, aficionado del Sporting y azote de culturetas posmodernos. A su bisoñez como policía y a la falta de medios para investigar lo que es casi un crimen de Estado se unirán las oscuras fuerzas del franquismo que tratarán de taparlo todo y de enterrar la memoria del republicano Granell. Por la novela pasan personajes peculiares, como el locutor de radio pelirrojo y gigantón de una emisora de Vallecas que entrevista al policía en la actualidad y que sirve de pretexto para que el protagonista vaya narrando su primer caso a base de magníficos flashbacks, o un universitario experto en Max Aub al que Gorgonio se encuentra en la carretera haciendo autoestop y que hará las veces de Cicerone, llevando al subinspector por todos los rincones de un Castellón en el que el lector podrá encontrar los bares, las tiendas, las calles y hasta las gentes de aquella época. No en vano, Gallo ha realizado una auténtica labor de recuperación de la memoria histórica de la ciudad en los tiempos del tardofranquismo, un trabajo que pocos escritores valencianos habían abordado hasta ahora, y en la que han participado activamente algunos colaboradores desinteresados, como el imperecedero cronista de la ciudad Ferrán Sanchis, el dibujante y escritor Joan Montañés Xipell, y los historiadores Francesc y Pasqual Mezquita, a quienes Gallo agradece en el libro tan inestimable colaboración.

Gorgonio se encontrará una ciudad amodorrada por años de franquismo, retozona y tranquila, una villa bañada por el voluptuoso Mediterráneo donde el sol, la playa y la paella parecen ser las únicas razones de su existencia. En el Castellón de 1972 aparentemente nunca pasa nada interesante, pero a poco que rasca el investigador Gorgonio afloran tramas ocultas, intrigas políticas, policiales y sociales que la convierten en un microcosmos apasionante. Resistentes antifranquistas, policías del régimen, cónsules franceses, caciques y todo el paisanaje de una pequeña ciudad de provincias en los años anteriores a la muerte del dictador van pasando por las páginas de la vibrátil novela de Gallo, que gracias a un montaje narrativo trepidante que atrapa desde el principio se lee casi del tirón. “Tenía que sumergirme en la historia de la ciudad, sus calles, sus gentes, sus costumbres. Para ello tuve la suerte de contar con el asesoramiento de los historiadores y hermanos Francesc y Pasqual Mezquita, así como la inestimable aportación de Joan Xipell y Ferrán Sanchis. La novela representa el primer caso de uno de mis personajes fetiches, el comisario Gorgonio”. Casi toda la obra de Gallo gira en torno a dos héroes contemporáneos, dos personajes fundamentales: el subinspector Gorgonio y el inspector Ramalho da Costa.  El primero transita entre dos tiempos, el franquismo y la Transición; el segundo, más joven, vive en nuestros días. Un equipo perfecto para lo que de verdad le interesa a A.M. Gallo: hablar del pasado y del futuro de un país tan enrevesado y complicado de entender como es España.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *