Artsenal, Humor Gráfico, Número 54, Opinión, Xavier Latorre
Deje un comentario

Rivera ya está maduro

Por Xavier Latorre / Ilustración: Artsenal

XAVIER LATORRE

Xavier Latorre

Albert Rivera ha madurado. Ha regresado sano y salvo, ¡milagro! Acaba de obtener el título de estadista mundial al viajar a Venezuela para denunciar la pobreza, para dar limosna ideológica a una oposición que ha ganado las elecciones legislativas, que ha iniciado un procedimiento revocatorio a su presidente y que deslegitima “patriotamente” a su gobierno por todo el mundo. ¡Qué raro que siendo una “dictadura” sucedan esas cosas tan extrañas! El líder de Ciudadanos ha tenido varios contratiempos: lo han dejado entrar en ese país crucificado por la prensa española. Segundo: lo han dejado hablar en el Parlamento de la nación. Tercero: no lo han metido preso. Y cuarto contratiempo: han transmitido su alocución por televisión. Pobre hombre, vaya viaje poco rentable se ha pegado.

El ciudadano-misionero Rivera lloró desconsoladamente por los pobres y por la miseria de allá. En España no se ha dignado a denunciar y menos a sollozar por las enormes bolsas de pobreza existentes. Según el Instituto Nacional de Estadística correspondiente al pasado año, el 22 por ciento de la población española estaba en riesgo de pobreza. Al ciudadano Albert le van los muertos de hambre caribeños que son más rentables en los medios de comunicación. A él se la suda que los parados españoles, que son una legión comparados con Europa, no puedan encender la luz a su antojo, no lleguen dignamente a fin de mes, no puedan afrontar imprevistos o desistan a la fuerza de comer carne o pescado regularmente. Para él, los que las están pasando canutas son los tercos bolivarianos que hacen cola para pillar papel higiénico porque no han votado lo que deben. Rivera, que igual plagia a Suárez que a Felipe González en su periplo venezolano, ha denunciado la corrupción en Venezuela, como si aquí, en el suelo patrio, no tuviéramos sobornos, chanchullos o vertederos incontrolados de dinero negro. O como si los nuevos jerifaltes de Brasil o de Argentina tuvieran la intención de atajar la corrupción que les corroe sus frágiles instituciones democráticas. Esos líderes son más dóciles. Con esos, por supuesto, todos harán la vista gorda.

Este candidato bisagra español habla de la inseguridad de Caracas, como si Bogotá, Sao Paulo o México DF fueran lugares donde poder ir por la calle sin ningún sobresalto. Ese viaje, como antes el de Felipe González, es, sin duda alguna, un contundente indicador de que a la marca Unidos Podemos le van los sondeos viento en popa. Sus expectativas electorales son directamente proporcionales a las fotografías de los políticos españoles con opositores venezolanos. ¡Qué saturación! Maduro, como su antecesor, es un lunático lleno de despropósitos. Su país está realmente colapsado económicamente (algunos disfrutan con ello), pero ello no es excusa para visitarlos tan a menudo. Nadie peregrina a Arabia Saudita o a Guinea Ecuatorial para exigir respeto a los derechos humanos, elecciones limpias sin amañar o para que dejen de asesinar opositores impunemente. Allí se va a trapichear con trenes, armas o petróleo. ¡Hipócritas! Rivera, nuevo titulado en relaciones internacionales, ha querido colarnos un gol disfrazado de político oportunista con los nativos de otra latitud social, económica y política. Rivera y Felipe no pueden arreglar lo nuestro, pero se ofrecen a solucionar aquello. ¡Ilusos! ¿Qué reciben a cambio? El miedo atroz a Podemos ha llevado a Venezuela a ocupar las portadas de los periódicos. Lo suyo sería, durante la campaña electoral, llevar directamente lo que acontezca en Venezuela a las páginas de nacional. ¡Qué hastío! Rivera lo ha conseguido: ya está maduro para alcanzar la cartera de Exteriores si Rajoy revalida el cargo. ¡Vaya numerito!

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Artsenal

Artsenal

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *