Becs, Humor Gráfico, Javier Montón, Número 54, Opinión
1 comentario

Follamigos y corruptos

Por Javier Montón / Ilustración: Becs

Javier Montón

Javier Montón

Señores miembros de la Real Academia Española. Aparquen la pompa, aunque sea difícil con ese nombre tan suntuoso, y cíñanse a las circunstancias. Dejen de marear la perdiz con follamigos, amigovios, papichulos y nocauts y dediquen sus esfuerzos a ampliar el vocabulario sin dirigir sus miradas a América, ya tú sabes. La ocasión lo pide a gritos: en nuestra casa hay un infinito caladero de oportunidades, sólo necesitamos manos expertas para pescarlas. La crisis trae hambre pero nos han dicho que también abre nuevas opciones, y ésta se la han puesto a ustedes a huevo.

A  comportamientos nuevos, nuevas palabras. Corrupción, desfalco, estafa, apropiación indebida, chantaje, engaño, trama criminal y una inacabable retahíla han perdido parte de su fuerza desgastadas por el uso hasta quedar superadas por la realidad. Cualquier pelagatos es capaz de llevarlas a la práctica casi sin darse cuenta, como quien no quiere la cosa. Todos sabemos de algún estafador de poca monta en nuestro vecindario; de jetas está el barrio lleno; quien quiere robar no suele encontrar demasiados obstáculos… Pero los nuevos comportamientos con que los diarios nos golpean cada mañana merecen algo más, bastante más. ¿Cómo podríamos calificar el comportamiento de Rodrigo Rato, pongamos por caso? Incluso su bañador amarillo, que es lo que se lleva ahora. Un tipejo de ese calibre no cabe en una palabra por más sobreesdrújula que sea, hay que fabricarla a medida. ¿Con qué términos tenemos que explicar a nuestros hijos la actitud de la Unión Europea en el desastre de los refugiados? ¿Vergüenza? ¿Les parece que vergüenza es suficiente? Vergüenza es lo que sentimos cuando nos descubren los niños comiéndonos las uñas, por ejemplo. ¿Crimen, quizá? Poco me parece, esto es más que un genocidio. ¿Basta con la palabra mafia para referirnos a la refinada práctica de aquellos altos cargos del PP valenciano que inflaban los presupuestos de construcción de colegios hasta elevar los sobrecostes a 1.000 millones de euros que se repartían como hermanos miembros de una Iglesia? ¿En qué categoría englobamos el reparto de Gürtel, Taula, Acuamed, Púnica, Papa, RTVV, Vaersa, Isabel II, Noos, Imelsa, Palma Arena, ya en las mejores pantallas? ¿Corruptos, golfos, ladrones, inmorales? Sí, claro, todo eso pero mucho más. ¡Manos a la obra, catedráticos!, tenemos que ampliar el fondo de armario.

La campaña electoral asoma a la vuelta de la esquina como una plaga bíblica y las rebajas, los saldos y los chollos de todos los colores, sabores y medidas nos retumbarán en la cabeza. Urgen vocablos poderosos, amplios y sufridos en los que introducir toda esta verborrea indigesta, nociva, ponzoñosa. Si es necesario, señores académicos, editen un apéndice, una separata, un carpesano, una adenda, un nuevo volumen. Si me lo prometen soy capaz hasta de votarles. Aunque no se presenten.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

BECS

Becs

 

1 Kommentare

  1. Parvez dicen

    Otra vez la burra al trigo.
    ¡Que interés por América!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *