El Koko Parrilla, El Petardo, Francisco Cisterna, Humor Gráfico, Número 53, Opinión
Comentarios 2

La conjura de los necios

Por Francisco Cisterna  / Viñeta: El Koko Parrilla y El Petardo       

Francisco Cisterna

Paco Cisterna

A pesar de los pocos países comunistas que ruedan por el mundo, la mayoría en vías de transición o transacción hacia regímenes tutelados por Wall Street, ciertos sectores de la sociedad española han empezado a ver rojos por todas partes en una evocadora visión de 1936. El sexto sentido de la derecha patria podría resumirse en la famosa frase: “En ocasiones, veo rojos a porrillo”.

Pero ¿qué clase de rojos? Pues de los peores, de los que tienen cuernos y rabo. O sea, barba y coleta e incluso rastas. ¿Y cuándo los ven, si han estado ahí de toda la vida? Por lo general, en épocas de crisis y siempre que peligren sus privilegios y martingalas. Tanto especulan, ordeñan tanto la vaca, que acaban convirtiendo en roja a la que ellos preferirían centrada clase media. En el pecado va la penitencia y la pérdida de escaños.

Además de recortes y corrupción, los conjurados ofrecen miedo. El miedo es barato y eficaz porque apela a los sentidos más primarios y conservadores de la especie. El miedo a las hordas rojas, a los Caminantes Blancos de Juego de Tronos y al guerracivilismo rancio y tenebroso que nos persigue como una peste endémica de nuestra historia. La Guardia de la Noche, los caballeros del muro, han invocado el miedo para salvaguardar Occidente. Además de recortes, corrupción y miedo, también ofrecen medallas a la Virgen, que no parece estar de su parte, dada la sufrida pérdida de escaños.

Pero no debemos alarmarnos, el conjurado miedo se combate con la confianza en las garantías constitucionales y con la esperanza en un futuro más justo. La Transición tampoco fue fácil. Y aquellos que hoy son denostados como los cocos de la madre Rusia contribuyeron entonces, eficazmente, a la culminación de aquel proceso. Al parecer, estos doctos políticos han olvidado el importante papel del PCE en los albores de la democracia, la caída del muro de Berlín, la recíproca y pública admiración entre Santiago Carrillo y el rey Juan Carlos o que Anguita, en contra de lo que vaticinaban los agoreros, gobernara muchos años en Córdoba, felizmente, sin que se quemaran iglesias ni conventos. Entonces, no sé a qué viene tanto miedo. Aunque sí sé que además de recortes, corrupción, miedo y medallas a la Virgen, también ofrecen amnistías fiscales a los defraudadores.

El principal canal de los caballeros del muro para inocular el virus del miedo son los medios de comunicación, que, en general, conspiran descaradamente para perpetuar el sospechoso compadreo entre los poderes fácticos y el bipartidismo. Los juramentados manipulan titulares, noticias y hasta sondeos. Recuerdo uno muy curioso, de hace pocos días: “El 30% huye de Podemos”. Todo un ejemplo de objetividad periodística para el mundo. Un titular que pasará a los anales de la propaganda política porque aporta información y ofrece miedo. Solo se huye de aquello que se teme. Ese titular expresa, además, el miedo del que titula. Pero no corráis que es peor, decía el cojo. Y, claro, ya sabemos a quién se coge antes.

La Guardia de la Noche es dueña y conocedora experimentada de los resortes que abren y cierran las puertas del muro: poleas, torniquetes, palancas, rotativas, micrófonos. Toda la maquinaria se despliega para impedir que nadie, excepto ellos, pueda disfrutar de su particular y privado coto de caza. “Hoy he abatido tres consejos de administración, dos secretarías y cuatro direcciones generales. Y luego dice mi presidente que tengo mala puntería”. Además de miedo, corrupción, recortes, amnistías fiscales, chanchullos, y medallas a la Virgen, también ofrecen papeletas para que les votemos y vuelvan a recortarnos el pelo mientras ellos se dejan crecer la melena al sol de cualquier paraíso fiscal.

Los culpables de la multiplicación de los panes y los peces en famélica legión, y los que deberían darnos miedo, son ellos y sus políticas austericidas, y no los parias de la tierra. O qué esperaban.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

PEDRO EL KOKO PARRILLA

El Koko Parrilla

El Petardo

El Petardo

 

 

2 Kommentare

  1. Casandra Suárez dicen

    Has dado en el blanco, Paco Cisterna. A muchos les metieron en la mollera a base de golpes que los rojos tenían cuernos y un aliento que apestaba a azufre. Les inocularon un odio que aún hoy es el motor de su existencia, porque negar ese odio sería para ellos reconocer que se ha estado toda la vida en el lado equivocado. Supongo que cuando a palos se aprende antes el “Cara al sol” y el “Padrenuestro” que la ortografía o la poesía pasan estas cosas, que puede más el miedo. Y el miedo mal asimilado lleva a la rabia, la rabia al odio y el odio al insulto. Hoy en día, y gracias a la democracia solo se quedan las cosas en eso, en el insulto. Quizás sea eso lo que más les fastidie, que quienes piensan diferente puedan decirlo bien alto sin que vayan a apresarlos a sus casas por “agitadores”.

  2. parvez dicen

    ¡El que si tiene color es el artículo y seguramente el articulista!
    Por cierto, Anguita, Carrillo y otros estuvieron en la transición. A Iglesias y sus acólitos no los vi. Aunque si oigo sus comentarios al respecto y no son favorables a la misma TODOS hemos sido unos incompetentes y la mayoría corruptos o algo peor. ¡Menos mal que vienen a salvarnos!
    Al autor, aficionado a Juego de Tronos, si a los “antiguos” los identifica con la Guardia de la Noche, ¿Con quien identificaría a sus “puros”? ¿Con los Caminantes? Estoy pensando en lo rancio de sus ideas, no en su situación física.
    ¡Ya está bien de gilipolleces!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *