Humor Gráfico, José L. Castro Lombilla, Lombilla, Número 53, Opinión
Deje un comentario

Carta a Gurb

Por J.L. Castro Lombilla

J. L. Castro Lombilla

J. L. Castro Lombilla

Estimado Gurb:

No faltarán quienes nieguen sus méritos a los candidatos a presidente del Gobierno llamándolos tontos; pero todo aquel que tenga un sentido de la compasión y de la belleza (que es de lo que se compone el verdadero sentido artístico), no podrá dejar de reconocer los méritos que su condición revela. Lejos de criticarlos, yo me siento orgulloso de ellos. No negaré que sean como son; mas no se trata aquí de analizar sus capacidades desde un punto de vista moral sino estético. El valor de sus conductas no radica en la falta de neuronas sino en el grado de perfección que muestra su incapacidad cerebral. Por más reprobable que sea per se, un candidato alelado puede tener infinitos grados de mérito en relación con otros individuos de su misma clase. En verdad la idiocia es una imperfección, pero como su esencia es ser imperfecta la grandeza misma de su imperfección se vuelve una perfección. Un sandio perfecto puede considerarse tan ideal en su clase como la más impecable sinfonía musical. Y nuestros candidatos, digámoslo ya, son tan perfectos en su cualidad, que resultan simplemente geniales. Nada hay en sus comportamientos, una nota discordante, algún rasgo de lucidez o inteligencia, que pueda afear el conjunto.

Sus sonrisas babeantes cuando piden el voto alcanzan tal grado de excelencia que, al verlos, de igual forma que cuando admiramos una escultura de Miguel Ángel o leemos un soneto de Garcilaso, sentimos cómo se nos refinan los sentimientos y se nos humaniza el corazón. Sin rubor creo poder afirmar que han conseguido la proporción áurea de la bobería. Dudo mucho que en la Europa de los pueblos haya un “tonto del pueblo” capaz de competir con ellos.

Puede que nuestros presidenciables sean tontos, no diré yo que no, pero son ciertamente unos tontos conspicuos…

Sinceramente, creo que si Thomas de Quincey viviera hoy en España seguro que escribía algo así como De la estulticia considerada como una de las bellas artes, chispa más o menos.

Tuyo afectísimo:

José Luis Castro Lombilla

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *