Artsenal, Humor Gráfico, Número 49, Opinión, Sergio Rodríguez
Comentarios 2

Todo es de traca

Por Sergio Rodríguez / Ilustración: Artsenal

SERGIO RODRIGUEZ

Sergio Rodríguez

En su origen, la paella se hacía con rata de agua o rata de marjal. Los campesinos de la Albufera le echaban de todo, lo que podían. Y aquello no era rapìña; era economía de supervivencia. Luego la paella se puso de moda con lo de “Spain is different”. Y no era cuestión de incorporarle ese ingrediente roedor que pudiera ahuyentar al turismo.

Sin embargo, fue surgiendo otro tipo de ratas de despacho en manada. Allí donde había un cargo público, allí iba la rata a por él, al despacho amplio cual madriguera de lujo en la que aposentarse. Allí se hacia fuerte, tomaba posesión y llamaba a otras ratas. Y engordaba y engordaba tragándolo todo. Esa fue la verdadera rapiña que lo fue devorando todo.

Nada de arroz y tartana. Comida de lujo y Ferraris. Nada de barracas: edificios faraónicos. Nada de cañas y barro: mamotretos de Calatrava, a la postre más endebles que el barro. Y de aquellos barros y aquellas ratas…

Conflicto de atribuciones. Ahora hay que dilucidar si un Gobierno en funciones debe someterse a control parlamentario. Es una situación inédita. Y así llevamos una temporada. En realidad, vivimos en un país inédito. Lo de inédito siempre conllevaba una acepción como positiva, de hallazgo y esperanza. Alguien encontraba un manuscrito inédito de alguien, por ejemplo, y hacía méritos de por vida.

Sin embargo, para un inane non grato, no hay situación mejor que la provisionalidad ésta. Agarrarse a eso de no tener que dar explicaciones conlleva un ahorro implícito de saliva y seseo baboso, un ejercicio de encogimiento de hombros continuado como una gimnasia de mantenimiento mínima, y otro escueto hoy-no-toca… Todo son ventajas. Puede incluso dejar para otro día el tinte del pelo, seguir tomándonos el ídem y fumarse todos lo puros que quiera. Felipe, en su etapa final, hacía algo parecido. Tampoco iba al Congreso. Se metía en La Bodeguiya a echarse un puro o un billar solitario. O se iba a retocar los bonsais.

También dicen que una vez fueron a ver a Franco “los Laines” (como llamaba Umbral a aquellos intelectuales tibios y civilizados, encabezados por Laín Entralgo) para pedirle algo de apertura al Generalísimo. El edecán, o lo que fuera, le decía: “Excelencia, están aquí los intelectuales esperando…”. A lo que el dictador respondía: “Esperando están bien”. Pues lo mismo, señor Rajoy. Usted tranquilo. Llueva mucho o no llueva nada.

En la RAE. Me dice una persona que estuvo presente en lo del ingreso del Azúa en la Academia  que aquello estaba petao… Normalmente no va mucho público. Pero esta vez, al discurso de Azúa le respondía Vargas Llosa…. Y también estaba la Preysler. Pues lo dicho: el salón petao y con asientos añadidos fuera. ¿Quién ha dicho que la Real Academia de la Lengua es aburrida..?

Mister puerta giratoria. Don Felipe González creo que anda intentando crear una nueva colonia masculina a base de pedo de Carlos Slim.

Fuerzas represoras del arte. Me pongo yo a pintar arbolitos o piedras en el campo, viene el Seprona y me fríe. A Ibarrola no. Me pongo yo a pintarrajear un cuadro en el Prado y me enchironan. A la vieja de Borja la convierten en atracción turística. Esperpento es poco…

Increíble, increíble: Calificar de “rehabilitación” el destrozo que hizo una anciana a una pintura en una iglesia y montar una falsa apología artística y una peregrinación al lugar, a Borja, con buenos resultados comerciales a costa del papanatismo mediático. Exaltación de la chapuza nacional. La chapucera convertida en heroína popular. El mundo al revés.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Artsenal

Artsenal

2 Kommentare

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *