Actualidad, Jose Antequera
1 comentario

De nuevo el terror yihadista

Estado en que quedó el aeropuerto de Zaventem tras la explosión.

Por José Antequera / Ilustración: Plantu. Martes, 22 de marzo de 2016

Deportes

  Actualidad

Al menos 34 personas han muerto y alrededor de doscientas han resultado heridas (algunas de ellas en estado crítico) en un ataque suicida coordinado contra el aeropuerto internacional de Bruselas-Zaventem y una estación de metro de la ciudad. Dos explosiones golpeaban la terminal aeroportuaria hacia las 07:00 de la mañana hora local, matando a 11 personas e hiriendo a 81, según informaron fuentes gubernamentales. Todo apunta a que el ataque es obra de un terrorista suicida provisto de un fusil y probablemente un chaleco de explosivos adosado al cuerpo que hizo detonar. “Un señor gritó en árabe. Gritó algunas palabras y después escuché una gran explosión”, relata Alphonse Lyoura, empleado de la seguridad del aeropuerto de Zaventem. “He ayudado al menos a siete heridos. Hemos sacado cinco cuerpos que no se movían”, afirma.

Poco después, apenas una hora más tarde, otra deflagración sacudía la estación de metro de Maelbeek. Al menos 20 personas murieron en este ataque, según diversos medios de comunicación. El túnel se convirtió en una ratonera de la que decenas de personas trataron de escapar mientras los bomberos desalojaban la zona.

Los terroristas pretendían dar un golpe de efecto atentando cerca de la sede de la Unión Europea, demostrando su fortaleza

Bélgica ha elevado su amenaza terrorista a su nivel más alto. Las primeras hipótesis de la Policía sospechan que se trata de un ataque perfectamente planeado y sincronizado por una célula durmiente de ISIS/Daesh. Los atentados se producen cuatro días después de la detención de Salah Abdeslam, el terrorista que permanecía huido y oculto tras los ataques de París del pasado 13 de noviembre, en los que murieron 137 personas y otras 415 resultaron heridas. Por esta razón, algunas fuentes de la lucha antiterrorista creen que la masacre puede tratarse de una venganza de ISIS por el arresto de su cabecilla. El primer ministro de Bélgica, Charles Michel, calificó la masacre como “ciega, violenta y cobarde”, y agregó: “Este es un día de tragedia, un día negro… Me gustaría hacer un llamamiento a todos para demostrar serenidad y la solidaridad”.

14586422942571

La agencia estatal de noticias belga ha informado de que antes de las explosiones se produjeron algunos disparos y gritos en árabe en el interior de la terminal del aeropuerto. La cadena pública de televisión VRT aseguró que se ha encontrado un rifle de asalto kalashnikov junto a uno de los atacantes abatidos. Además, se podría haber hallado otro cinturón-bomba sin detonar, aunque estas informaciones son provisionales a la espera de que la Fiscalía facilite los datos de última hora sobre el atentado, que ha conmocionado a toda Europa.

Zach Mouzoun, uno de los pasajeros que se vieron sorprendidos por el ataque, acababa de llegar en un vuelo procedente de Ginebra cuando aseguró a la cadena de televisión BFM de Francia: “Fue atroz. Los techos colapsaron el aeropuerto. Había sangre por todas partes, personas heridas, las maletas por todos lados y la gente caminando entre los escombros. Era una escena de guerra.”

Todos los vuelos han sido desviados. Eurostar ha cancelado los trenes hacia y desde Bruselas. Por su parte, el operador ferroviario Thalys Francia-Benelux ha asegurado que toda la red está cerrada al tráfico. El corazón de Europa está ahora mismo blindado y aislado del resto del mundo.

La explosión en el Metro se produjo poco después de las 08:00, en la estación Maelbeek, una línea que circula en dirección d’Arts-Loi. A esa hora punta los trenes van cargados de ciudadanos que se dirigen a sus trabajos y también de turistas, lo que da una idea de la crueldad de los autores de la matanza, que pretendían causar la mayor cantidad posible de muertos. Alexandre Brans, un testigo de la explosión, aseguró a la agencia AP: “El metro abandonaba la estación de Maelbeek cuando hubo una explosión muy fuerte. El pánico estalló por todas partes, había una gran cantidad de personas allí abajo”. La estación se encuentra cerca de la sede institucional de la UE, por lo que parece que los terroristas pretendían dar un golpe de efecto golpeando el centro neurálgico de la política y las finanzas del viejo continente. La Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, pidió a los empleados y funcionarios que permanecieran en el interior del edificio a la espera de noticias. Todas las reuniones en las instituciones de la UE han sido canceladas hasta nueva orden.

La Fiscalía de Bélgica teme que algunos terroristas hayan huido tras el atentado, tal como sucedió con los ataques perpetrados en París, cuando los asesinos que no fueron abatidos escaparon y atravesaron media Europa hasta refugiarse en Bruselas. El Gobierno ha enviado a 225 militares para reforzar la seguridad en la capital belga y en estos momentos se están llevando a cabo registros en el interior de varias viviendas de los alrededores de la ciudad, según informa la televisión pública.

El Ejército refuerza las medidas de seguridad en centrales nucleares, plantas energéticas y de suministro de agua en todo el país

El primer ministro belga se mostró consternado: “Temíamos un ataque terrorista y finalmente ha ocurrido”. Por su parte, el alcalde de Bruselas, Yvan Mayeur, dijo que más de 100 personas resultaron heridas, 17 de ellas de gravedad, informó VRT. La seguridad se ha intensificado en los aeropuertos de Gatwick y Heathrow y la Oficina de Asuntos Exteriores del Reino Unido ha aconsejado a los ciudadanos británicos que eviten frecuentar zonas en las que haya grandes aglomeraciones. En España también se ha activado el nivel de alerta máxima antiterrorista y el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, aseguró que la Audiencia Nacional está en permanente contacto con las autoridades y la Policía belga para colaborar en la transmisión de información sobre presuntos terroristas. Los aeropuertos holandeses han reforzado la seguridad y Francia ha aumentado la vigilancia en zonas especialmente sensibles, como centrales nucleares y plantas de suministro de agua, mientras el Gobierno celebra una reunión de emergencia. “Los terroristas han golpeado a Bélgica, pero el ataque se dirige contra Europa. Es todo el mundo el que se ve afectado por el ataque”, dijo el presidente francés, Francois Hollande. “Éste es el día más negro de la Historia de nuestro país desde la Segunda Guerra Mundial”, añade Bart De Weber, presidente de la Nueva Alianza Flamenca antes de dirigirse al cuartel general de la Policía Local de Amberes para analizar la situación y coordinar las medidas que se llevarán a cabo.

Ryan McGhee, un trabajador de catering de un colegio de Bruselas, dijo a la BBC: “La ciudad entera está confinada. Las personas están en calma de momento, pero el ambiente es tenso”.

Todo el país se encontraba en el más alto nivel de alerta terrorista ante posibles ataques en venganza tras la captura de Salah Abdeslam. Europa, una vez más, vive la pesadilla yihadista.

14586527976426

Dos mujeres heridas en el atentado perpetrado por el grupo terrorista Daesh.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

1 Kommentare

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *