Opinión, Viajes
Deje un comentario

Ocho motivos para seguir descubriendo Andalucía

Una vista panorámica de Isla Cristina, en Huelva.

Por Jesús Benabat. Sábado, 19 de marzo de 2016

Deportes

Viajes

Andalucía es uno de los destinos turísticos más importantes de España, y razones no le faltan. Millones de turistas de todo el mundo visitan cada año los Alcázares de Sevilla, la Mezquita de Córdoba, la Alhambra de Granada o las playas de la Costa del Sol, sin embargo el abanico de posibilidades para los visitantes es prácticamente infinito fruto de la conjunción de gastronomía, cultura, patrimonio y entorno natural. Con motivo del Día de Andalucía, proponemos 8 experiencias únicas en cada una de las provincias de la comunidad.

Vivir el trasiego de la Lonja de Isla Cristina, Huelva

Las bandadas de gaviotas agitadas nos conducen al puerto. Allí, la actividad bulle la mayor parte del día. Una flota de casi 400 embarcaciones descargan cada jornada sus capturas entre el trajín de empleados, pescadores, compradores y transportistas en la lonja más importante de Andalucía y una de las de mayor facturación de España. Desde por la mañana, los primeros barcos de cerco, dedicados a la captura de sardinas, caballas y boquerones, avivan la subasta de lotes para pescaderías y restaurantes, sin embargo, no es hasta por la tarde cuando el puerto alcanza su mayor ocupación con la llegada de las embarcaciones de arrastre y trasmallo, con grandes cajas repletas de chocos, langostinos, lenguados o acedías que viajan desde las bodegas de los barcos hasta la lonja para ser vendidas. La atmósfera del puerto destila tradición y autenticidad. Los graznidos de las gaviotas se confunden con los gritos y risas de los pescadores que van y vienen tras un duro día de trabajo en la mar, muchos de ellos pertenecientes a generaciones que siempre han vivido pendientes de las mareas y las corrientes, vecinos de un pueblo con un pasado marinero que se remonta muchos siglos atrás. Visitar la lonja y el puerto de Isla Cristina no es sólo una experiencia única `por su carácter pintoresco, sino un modo de conocer parte de nuestra cultura, aquella unidad indefectiblemente a la mar.

Recorrer la ruta del nacimiento del río Borosa, Jaén

No es fácil llegar, pero la recompensa hace que valga la pena todo esfuerzo. Desde el Centro de Interpretación Torre del Vinagre, en plena sierra de Cazorla y muy cerca del pueblo de Cotorríos, se inicia un camino a ratos tortuoso que transcurre por paisajes sobrecogedores, como la Cerrada de Elías, un cañón natural horadado por el río Borosa que se recorre mediante pasarelas de madera. Unos 10 kilómetros más tarde, y tras cruzar un túnel para el que es preciso llevar iluminación, llegamos al nacimiento de un río que hemos venido siguiendo desde el comienzo y que brota de una pequeña abertura en la roca. Ahora sólo queda desandar el camino y quizás refrescarse en alguna de las pozas naturales que se suceden al final de la ruta.

Descubrir los pueblos del Valle del Genal, Málaga

A apenas unos kilómetros de Ronda, el río Genal dota de personalidad a uno de los paisajes más espectaculares del interior de Andalucía. La ausencia de grandes vías de comunicación ha permitido que los pueblos que componen la comarca hayan permanecido en una suerte de letargo que otorga un encanto especial a la visita. Recorrer las calles empinadas de Benadalid, Benalauría, Júzcar o Alpandeire, todos ellos con una evidente influencia árabe en su arquitectura y enclave, en lo alto de los montes que enclaustran desde el sur y el norte al valle, es como regresar a un pasado no tan lejano, con una gastronomía y unas costumbres típicas que merecen ser descubiertas. Una visita a la comarca nos permitirá, además recorrer una carretera, la que conecta Ronda con el campo de Gibraltar, con un valor paisajístico indudable en la que será difícil no pararse en cada mirador habilitado para contemplar el verdor intenso que contrasta con el azul del mar en el horizonte.

Bañarse en la playa de los muertos, Almería

Que el Cabo de Gata es un paraíso natural no es ninguna novedad, sin embargo son muchos los rincones que hacen de este lugar un destino que seguir descubriendo visita tras visita. Un buen ejemplo de ello es la Playa de los Muertos, una franja de arena de algo más de un kilómetro de longitud situada a varios kilómetros de Carboneras famosa por sus aguas cristalinas de tonalidades turquesas. Su difícil acceso, con un camino de unos 700 metros con un desnivel importante, no la hace apta para todos los públicos, pero aquellos que logren no quedarán defraudados por una de las playas más bellas del litoral andaluz.

2

Llegar a lo más alto de la Sierra de Rute, Córdoba

Dominando desde las alturas el pintoresco pueblo de Rute, caracterizado por tener una de las mayores concentraciones de museos de Andalucía, en especial en Navidad, cuando abren el famoso belén de chocolate o el museo del turrón, la sierra de Rute y Horconera es una especie de oasis verde nutrido de una amplia franja de pinar en medio del paisaje árido del sur de Córdoba. Este contraste se puede apreciar con mayor claridad desde alguna de las cimas de la estribación caliza, alcanzando con la vista Lucena y el santuario de la virgen de Araceli, o los brazos del embalse de Iznájar.

Vivir una experiencia gourmet en Riofrío, Granada

En la parte occidental de Granada, muy cerca de Loja, hay una pequeña pedanía en la que es posible ver coches deportivos con parejas haciendo un improvisado picnic de categoría consistente en champagne y caviar. Y es que en Riofrío se produce un caviar de la variedad beluga que se exporta a países de todo el mundo con el sello ecológico, lo que lo hace único. La culpa la tiene la piscifactoría que alberga el pueblo y que cría esturiones de una calidad reconocida. Si el presupuesto es un problema (los 100 gramos de caviar rondan los 250 euros), también es posible degustar las truchas de la misma piscifactoría en alguno de los muchos restaurantes que se ubican en la población, de apenas 300 habitantes.

3

Otear el horizonte desde Zahara de la Sierra, Cádiz

Enclavada en pleno parque natural Sierra de Grazalema, en las faldas de la sierra del Jaral, una mole rocosa que surge de forma abrupta entre terrenos de perfiles suaves, Zahara de la Sierra reproduce las características típicas de todo pueblo andaluz de herencia árabe; sus callejuelas empinadas, casas encaladas, un castillo elevado y una posición privilegiada para otear el horizonte. La fisonomía de este, sin embargo, ha cambiado considerablemente, ya que ahora el paisaje está dominado por el embalse de Zahara-El Gastor, una obra de ingeniería civil que también ha repercutido en el desarrollo turístico de la zona al ofrecer innumerables actividades acuáticas y deportivas, incluyendo la posibilidad de darse un chapuzón en una de las playas habilitadas.

Hacer turismo rural en la Sierra Norte de Sevilla

A pesar de no contar con la popularidad de la vecina sierra de Aracena y Picos de Aroche, en la provincia de Huelva, la Sierra Norte de Sevilla forma parte desde 2011 de la Red Europea de Geoparques, una de las distinciones medioambientales más importantes que existen, lo que ha permitido mantener en un excelente estado de conservación el rico patrimonio geológico, minero, arqueológico y natural de la zona. A esto se une el atractivo de los pueblos que integran la región, entre los que destaca Cazalla de la Sierra, Alanís o Constantina, y el amplio abanico de actividades al aire libre que pueden realizarse en el entorno, como pasear por la ribera del Huezna o refrescarse en verano en la piscina natural de San Nicolás del Puerto. Con el aliciente añadido de ser aún una zona tranquila idónea para el turismo rural.

4

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *