Aitana Castaño, Número 49, Opinión
Deje un comentario

Las Sin Sombrero

La pintora Maruja Mallo, una de las Sin Sombrero, junto a su obra Anto de fósiles.

Por Aitana Castaño 

AITANA CASTAÑO

Aitana Castaño

Refugiados. Siempre pensé que era imposible que el pueblo alemán supiera lo que estaban haciendo los nazis en los campos de exterminio y no hiciera nada para pararlo. Pero…

Las mujeres de la Generación del 27. Maruja Mallo y Margarita Manso decidieron ir con dos amigos a la Puerta del Sol y los cuatro se quitaron el sombrero. Eran los años veinte en Madrid y los que pasaron por la plaza los insultaron. Ahora ese “gesto”, el de “Las Sin Sombrero”, da nombre a un proyecto que reivindica el arte, la literatura y el pensamiento de las mujeres que formaron parte de la Generación del 27. Por cierto, los compañeros que acompañaban a Mallo y Manso en aquel acto de rebeldía en la Puerta del Sol eran Federico García Lorca y Salvador Dalí. A ellos sí los conocemos… Recordándolas a ellas también recordamos a cientos de mujeres, nuestras abuelas, cuyos arte, literatura y pensamiento fueron olvidados… Y también nos recordamos a nosotras mismas.

Campaña 8 de marzo. Como lleva coleta y besa a hombres se “liaron” y también lo pusieron a ÉL en los carteles para celebrar el Día de la Mujer. Ya era hora de que alguien inventara el feminismo en este país, rediós, que andábamos perdidas…

Sin Gobierno. ¿Este año votan gallegos y vascos, no? Pues mira, les dejamos a ellos el marrón del tema general y en sus manos encomendamos nuestro espíritu. Malo será. Y no me vengáis con que si los gallegos son conservadores y los vascos independentistas, que tampoco es que vosotros seáis gloria bendita votando. Y a los hechos me repito.

Caso Nóos. Yo entiendo perfectamente a Urdangarin, mi padre también confía todos los movimientos económicos de su negocio a su asesor fiscal. Se llama Flora y lleva casau con ella 36 años.

Maltrato animal. Menta y Mística tenían el destino marcado desde que el dueño de su madre las abandonó de madrugada en un contenedor de la basura en Langreo con otros cinco hermanos cachorros (de apenas veinte días). Pero el destino no contaba con una cuadrilla de barrenderos nocturnos del Ayuntamiento de Langreo que se dio cuenta de su presencia antes de que el camión de la basura los triturara; ni con otra cuadrilla de trabajadores municipales que los atendió durante toda la mañana y les dio de comer. El destino tampoco contaba con Laura, una de esas barrenderas de la mañana, que se enamoró de uno de ellos “porque no dejaba de perseguirme”. Ni con Lola, Vero y Fer, de la asociación Amigos del Perro de Langreo que ahora les buscan casa a todos. Menta y Mística son dos de la “camada de la letra M”. Pero en la perrera hay más, antes vinieron Lola y Lolita –la camada de la letra L–, y también Ghana y Guinea –la camada de la letra G–. Menta, Mística, Lola, Lolita, Ghana y Guinea son seis de los doce cachorros que han entrado en la perrera langreana en los últimos diez días. “Un mal récord”, dice Lola. Y sí, lo es. Contra ese récord no podemos jugar. ¿Pero, y si jugamos contra su destino?

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *