Alfredo Piermattei, Humor Gráfico, Número 49, Opinión, Tonino Guitián
Deje un comentario

La cultura y la incultura

Por Tonino Guitián / Ilustración: Alfredo Piermattei

Tonino Guitián

Tonino Guitián

Desnudos integristas. A esto se le llama dignidad. Los franceses se han negado a las exigencias arbitrarias del personaje éste que viene de Irán a tapar estatuas de desnudos como si fueran pecado y a prohibir el vino y la carne en la mesa, como si alguien fuera a ir al infierno por ello. Todos estos censores disfrazados de cura con turbante, que se dedican a sentirse bien prohibiendo el sexo y la diversión, lo que tienen es un cacao mental que no distingue el discurso lógico con sus propios deseos de trascendencia. Lo de ofenderse por cualquier cosa y llorar porque no puedes tolerar su existencia es muy de haber asumido mal algo de tu sexualidad, vamos, casi seguro. Y de follar fatal. Por cierto, que el jamón ibérico no es cerdo. Una vez separado del animal, la pata cobra entidad propia y deja de ser rollo halal para convertirse en manjar de Dioses.

Ars. Desde el momento en que se prohíbe la cultura, el arte y la crítica, se pone en valor su energía constructiva del cambio de la sociedad. La cultura no es cosa de unos señores pagados para discutir en un debate. Y el arte, la cultura y la crítica no son la misma cosa. Otra cuestión es crear para el público, que viene siendo el colchón de espuma social.

Lo de Rita. La Guardia Civil investiga a la hermana de Rita Barberá por la financiación ilegal del PP. Esto, en una novela, toma como mínimo cuatro capítulos para explicar lo de la una, la hermana, y la otra. Con paseos a caballo, recepciones, bailar el vals, tomar ponche, saludar en misa a los lords más interesantes del condado. Esto de los lords es porque me imagino el escenario en la campiña londinense, todo muy de gentlemen, sombreros de copa, miriñaques y coches de caballos.

Ciudadanos indolentes. Me parece poca la reacción de la sociedad valenciana tras conocerse la trama de años con favores recibidos de los empresarios a cambio de dar dinero al Partido Popular. Me parece también que la complicidad con la deshonestidad es mucho peor “Marca Valencia” que el propio delito. Llama más la atención la pasividad total de la gente ante el latrocinio y los abusos que todo el mundo sospechaba pero nadie se atrevía a admitir.

Exorcismos. Debe haber una explicación para esto de los concejales del Ayuntamiento de Valencia… ¡¡¡tal vez estén endemoniados!!!

Redes. Me encanta el emoticono de la paella con pollo e ingredientes auténticos. Ahora bien, ¿para cuándo un emoticono de “gracias”?

Trols. Hace unos días borré a un idiota del Facebook que decía algo sobre la visión infantiloide europea ante el asunto iraní de exigir que no haya vino en las mesas de recepción francesas ni carne que no sea halal. Luego todo era una manipulación que hacemos aquí en Europa por maldad… Y él era un perroflauta de lo más instruido.

Lecturas. Vanagloriarse de haber leído a Galeano y a Escohotado no te hace siempre mejor persona ni más inteligente.

El eterno dilema. Dani Rovira: “Hacemos cine para el público y no para la crítica”. Mariano Ozores: “He sido un esclavo del público, pero un esclavo feliz.” El esclavismo, en el arte, es sinónimo de éxito. Sólo falta saber si realmente merece la pena el arte para alguna cosa.

Show victim. Soy un esclavo del público. Como dijo cualquier esclavo: “Vive la liberté!

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Alfredo Piermattei

Alfredo Piermattei

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *