Editoriales, Humor Gráfico, Número 49, Zumbador
Deje un comentario

Editorial: Cuba, un paso más hacia el deshielo y la economía de mercado

Ilustración: Zumbador. Lunes, 21 de marzo de 2016

Deportes

   Editorial

Barack Obama llegó el domingo a la Habana en lo que es el primer viaje de un presidente norteamericano a la isla comunista en 88 años. “¿Qué bolá, Cuba?”, escribió Obama en su cuenta de Twitter, ya en suelo cubano, recurriendo al popular saludo isleño que se ha interpretado como un gesto de buena voluntad y una invitación a iniciar un tiempo nuevo basado en el entendimiento mutuo y la apertura a las relaciones comerciales entre ambos países. “Apenas aterrizo, quiero encontrar y escuchar de primera mano al pueblo cubano”, agregó el mandatario estadounidense, que realizará una visita de tres días a la isla.

La visita de Obama pretende acelerar la transición de Cuba hacia la democracia y sentar las bases de la apertura al capitalismo

La llegada de Obama, acompañado de su esposa Michelle y sus hijas, fue retransmitida por la televisión cubana, otro hecho histórico pues la cadena no suele informar sobre el vecino imperialista. La mayoría de la población ve con buenos ojos la visita del líder norteamericano, pero algunos grupos disidentes ya han mostrado sus primeras discrepancias con movilizaciones en la calle, al considerar que el régimen de Castro no ha acometido las reformas necesarias en materia de derechos humanos que necesita el país. La visita de Obama busca no solo acelerar la transición de Cuba hacia la democracia, sino consolidar los lazos políticos y las alianzas en la zona con su mandatario, Raúl Castro, tras el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana iniciado en diciembre de 2014.

Tras la llegada al aeropuerto y los saludos protocolarios, el plato fuerte de la visita empieza hoy lunes. El presidente estadounidense se reunirá con Castro y participará en un foro de negocios entre líderes empresariales de EE.UU y emprendedores cubanos del incipiente sector privado de la isla. La razón primordial del viaje de Obama hay que buscarla en la necesidad de ambos países de restablecer las relaciones económicas y financieras, rotas desde que se inició el embargo comercial impuesto por el Gobierno norteamericano en octubre de 1960, como respuesta a las expropiaciones que los revolucionarios castristas llevaron a cabo en propiedades privadas y multinacionales estadounidenses. Aunque inicialmente el bloqueo excluía la alimentación y las medicinas, en febrero de 1962 Estados Unidos endureció las medidas y el embargo llegó a ser casi total tras la crisis de los misiles, generada a raíz del descubrimiento por parte de Estados Unidos de bases secretas y armas nucleares soviéticas en territorio cubano. Los sucesivos gobiernos de Washington, tanto republicanos como demócratas, mantuvieron el bloqueo con mayor o menor intensidad, una medida que con el paso de los años ha sumido a la isla en un progresivo empobrecimiento y deterioro social.

Ahora, Barack Obama ha creído oportuno poner punto final a las hostilidades y sin duda ésta es una gran noticia para el mundo, ya que durante los años de la guerra fría entre USA y la URSS, Cuba fue un foco de desestabilización mundial que incluso estuvo a punto de desencadenar una guera atómica entre las dos superpotencias. Con el deshielo que empezamos a constatar, el presidente americano sin duda ha dado un gran paso hacia la paz global. Tras la caída del muro, no tenía ningún sentido seguir manteniendo a la pequeña isla caribeña bajo el yugo de un embargo comercial que estaba sumiéndola en la más absoluta pobreza. ¿Qué pasará a partir de ahora? Algunos analistas políticos, sin duda del ala liberal, consideran que los cubanos se abrirán al libre mercado, y que esto les ayudará a salir de la carestía. De hecho, en 2015 aterrizaron en Cuba unos 160.000 turistas norteamericanos, un 77 por ciento más que en 2014, proporcionando una importante fuente de divisas. Sin embargo, otros economistas más escépticos, en la línea socialista, no lo tienen tan claro. Que las grandes multinacionales estadounidenses como McDonald’s y otras desembarquen en la isla y la conviertan en algo así como en un parque temático para las vacaciones de los norteamericanos no es necesariamente sinónimo de que la riqueza vaya a fluir hacia las capas sociales más desfavorecidas. Durante décadas el modelo socialista cubano priorizó la plena ocupación laboral sobre la productividad y mantuvo la tasa de desempleo más baja de América Latina, pese al bloqueo. Logros tan importantes como la sanidad gratuita, que se situó a la vanguardia de los países de la zona, y la educación pública universal que logró que cientos de miles de cubanos salieran del analfabetismo y accedieran a carreras universitarias, no han sido suficientes para mantener un proyecto comunista sostenible en la isla para los próximos años. El modelo socialista terminó entrando en crisis, pese a las reformas impulsadas por Raúl Castro, y el crecimiento económico del país ha caído de forma alarmante, así como la tasa de empleo, ya que el paro se ha situado en el 20 por ciento, una de las cifras más altas de sudamérica. Cuba no podía seguir resistiendo por ese camino que exigía enormes sufrimientos y sacrificios a la población. Miles de familias malvivían gracias a los escasos ingresos que llegaban del trueque, de la debilitada agricultura o del turismo occidental y las estructuras políticas y económicas habían quedado demasiado obsoletas. Los servicios públicos estaban paralizados, la economía prácticamente muerta. La vía hacia la transición democrática era la única salida, y eso lo han entendido bien los jerarcas comunistas. Obama era la solución menos mala. Restablecer las relaciones diplomáticas con un presidente negro, demócrata y partidario de la paz, es visto por la mayoría de los cubanos, no como una rendición o claudicación ante el imperialismo yanqui, sino como un pacto en pie de igualdad entre ambos países de cara al futuro. Era la solución más honorable y pragmática para el pueblo cubano.

Quedan por despejar importantes incógnitas, como qué pasará con los presos disidentes y si el gobierno cubano convocará elecciones libres

Pero aún quedan muchos interrogantes por resolver, entre otros qué pasará con los presos disidentes que siguen en las cárceles cubanas. La apertura económica no será suficiente si el país no se suma al proceso democrático, garantizando el pleno respeto a los derechos humanos, con todas las de la ley. El primer paso hacia el deshielo ya se ha dado. Antes de dejar la presidencia, a inicios de 2017, Barack Obama debe asegurarse de que sus avances en Cuba serán irreversibles, sea quien sea su sucesor en la Casa Blanca. Pero sus intenciones en este viaje pueden verse empañadas por los hechos que van aconteciendo en las últimas horas, como la detención, poco antes de su llegada, de decenas de opositores del grupo Damas de Blanco, que aglutina a esposas y familiares de represaliados que continúan en prisión por manifestar sus ideas políticas contra el régimen castrista. Los manifestantes se habían concentrado cerca de una iglesia para gritar a favor de los derechos humanos, como suelen hacer cada domingo. Danilo Maldonado y Berta Soler, líderes de las Damas de Blanco, están entre los detenidos que fueron acorralados por agentes de seguridad y grupos a favor del Gobierno comunista y llevados en vehículos fuera del lugar. “Obama está siendo cómplice de un Gobierno, de una dictadura”, había dicho Maldonado a la agencia AFP apenas una hora antes de ser arrestado. Hoy lunes, Obama se encontrará cara a cara con Raúl Castro para abordar éste y otros asuntos, como el sensible tema de los derechos humanos, y al día siguiente tiene previsto conversar con disidentes del país, donde están prohibidos los partidos políticos. Estados Unidos y Cuba están de acuerdo en restablecer las relaciones comerciales, pero sigue existiendo la duda de qué pasará con el régimen comunista. ¿Seguirán los jerarcas en el poder en una especie de Gobierno a la china? ¿Hacia dónde se dirige en realidad Cuba? Solo el tiempo lo dirá.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

ZUMBADOR

Zumbador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *