Humor Gráfico, José L. Castro Lombilla, Lombilla, Número 49, Opinión
Comentarios 4

Carta a Gurb

Por J. L. Castro Lombilla

J. L. Castro Lombilla

J. L. Castro Lombilla

Estimado Gurb:
Todo ocurió de la manera más tonta. Yo estaba viendo tan ricamente la adaptación cinematográfica del programa político del PP, El pepero siempre llama dos veces, y justo en el mejor momento, cuando Nacho Vidal interpretando a Rajoy tumbaba en la mesa de la cocina a un trabajador por cuenta ajena, vi pasar corriendo a un ornitorrinco blanco vestido con una levita que llevaba un reloj en la mano y gritaba: “¡Que llego tarde! ¡Que llego tarde…!”. Entonces hice lógicamente lo que cualquier celentéreo hubiera hecho en mi lugar: salí corriendo tras él. A ver si no.

El caso es que perseguí al ornitorrinco hasta su madriguera donde me esperaba agazapado el conocido empresario Javier López Madrid de la Pomme de Terre, que, como yo iba sin vacunar, al instante se me incrustó en la pared intestinal. Y claro, de la gastroenteritis que esta circunstancia me provocó, tuve que salir corriendo otra vez para evacuar el vientre una barbaridad. Y tanto evacué, Gurb, que entonces no tuvo más remedio que pasar lo que suele ocurrir cuando se evacúa el vientre una barbaridad dentro de la madriguera de un ornitorrinco a consecuencia de una incrustación de consejero bancario guaperas en la pared intestinal: que escoltada por un ejército de tarjetas “black” antropomorfas, algo así como un asquerosito remedo de los naipes de Alicia en el país de las maravillas, apareció la mismísima reina de España, doña Letizia Ortiz Rocasolano de Borbón y Bofarull, cantando esta bonita coplilla:

♫ Cañones de artillería,
aunque pongan los periodistas
cañones de artillería,
no me quitarán el gusto
de wasapear por alegríaaaas.

Con las bombas (informativas) que tiraaan
los fanfarroneees
se hacen las compis yoguiiis
tirabuzoneees.

Que las reinas cabaleees
en esta tierraaa
cuando nacen ya vieneeen
pidiendo mierda.
¡Mierda! ¡Mierda…! ♫

Tras lo cual me cortaron la cabeza. Cosa, por otro lado, la mar de comprensible.

I miss you, Gurb.

José Luis Castro Lombilla

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

4 Kommentare

  1. Lombilla dicen

    Querida María Josefa,
    como el niño de los 400 golpes de Truffaut a Balzac, yo le tengo puesto un altarcito a Tip en el salón de casa y todos los días le enciendo una vela… Y le llevo también una gamba, claro. Muchas gracias

  2. María Josefa García Elbal dicen

    Espero no molestar, pero leyendo el artículo, creí ver la santa faz, del santo varón que fue, el genial Luis Sánchez Polack “Tip” y al final, te hacía una reverencia sombrero de copa en mano. Me ha parecido genial.
    María Josefa.

  3. Paco Cisterna dicen

    Al botarate que ose ponerte la cuchilla en el gaznate
    seguro que le meto, por lo menos, cuarenta cates.
    Y, además, a compás lento y arrastrao, por soleres.
    ¡Mu grande José Luis, mu grande!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *